El gobernador de Aguascalientes: del fut al beis, para lucimiento político

Como en materia deportiva Aguascalientes simplemente no brilla, el gobernador Carlos Lozano de la Torre intenta colgarse de los méritos del equipo de beisbol Rieleros, que en la pasada temporada quedó como subcampeón. Dirigentes de la oposición critican este “manoseo” político del mandatario y recuerdan la recurrente política de sus antecesores, quienes durante años impulsaron al club de futbol Necaxa, del consorcio Televisa, al que ahora desdeñan tras su descenso a segunda división.

AGUASCALIENTES, AGS. (Proceso).- Luego de que el Necaxa salió del máximo circuito, el gobierno estatal cambió la cancha de futbol por el diamante. En contraste con el equipo de Televisa, que desde su llegada a esta capital en 2003 acumula dos descensos de categoría y una notoria falta de arraigo entre la afición, el equipo de beisbol Rieleros de Aguascalientes alcanzó el subcampeonato en su temporada de regreso en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

No obstante que el equipo perdió la final de la temporada 2012 ante los Rojos del Águila de Veracruz, su éxito deportivo es innegable, aunque ahora está siendo manoseado por Carlos Lozano de la Torre, quien recuperó la gubernatura para el PRI en julio de 2010, luego de dos sexenios de administración panista.

El Ejecutivo estatal promovió abiertamente su imagen a costillas del llamado “rey de los deportes” con un despliegue de espectaculares en el estadio Alberto Romo Chávez, convivió con jugadores, recurrió a la señal de Aguascalientes TV –del estado– para transmitir los partidos de finales del equipo de beisbol, y de paso aprovechó para difundir sus “logros” de gobierno.

El gobernador organizó también un desfile para los jugadores de la plantilla que pertenece a empresarios de Monterrey. A la cargada deportiva se sumó incluso la dirigencia local priista, que pagó desplegados para felicitar al mandatario “por traer de nuevo el beisbol” a la entidad.

Lo cierto es que esos apapachos sólo son de temporal, pues contrastan con el desdén gubernamental hacia el deporte. La alberca olímpica, por ejemplo, está abandonada luego de que varios usuarios se enfermaron por la mala calidad del agua, mientras el gimnasio de usos múltiples tiene goteras que las autoridades se niegan a reparar. Lo peor: a escala nacional el estado no figura en materia deportiva.

Dirigentes de la oposición critican a Lozano porque, dicen, intenta promover su imagen a través del beisbol, como en su momento lo hizo su correligionario Luis Armando Reynoso Femat mediante el Necaxa. Aun así, comentan, los aguascalentenses están en pañales en cuestión deportiva.

El beisbol profesional regresa a la entidad tras cuatro años de ausencia con un representativo que retoma el nombre de Rieleros, apelativo tradicional en esta plaza que celebró su único título en 1978.

Para este 2012 la franquicia quedó bajo la tutela del empresario regiomontano José Maíz, dueño también de Los Sultanes de Monterrey. El 14 de marzo, tres días antes de empezar el campeonato de la LMB, jugadores, cuerpo técnico y directivos fueron recibidos en el Palacio de Gobierno por Lozano, quien desde su campaña se comprometió a traer de nueva cuenta un equipo profesional.

“La raza pedía beisbol y por eso hicimos un gran esfuerzo”, declaró ese día el mandatario a sus huéspedes. Ellos, a su vez, le obsequiaron una chamarra oficial de la novena.

No obstante, en su primer encuentro con el equipo Lozano cometió una pifia: Se dirigió a Armando Medina, presidente del club, y lo felicitó por los éxitos de su progenitor Raúl Medina, quien ocupó ese cargo en el campeonato de 1978: “Tu padre allá arriba debe estar contento”, dijo el mandatario. Todos se sorprendieron, pues Raúl Medina estaba vivo. Falleció meses después, el 25 de agosto pasado.

A pesar del ridículo que hizo, siguió empeñado en robar reflectores. Dos días después encabezó la ceremonia de apertura de la temporada de la LMB 2012 y lanzó la primera bola antes del partido, una tradición beisbolera. Al día siguiente, el 17 de marzo, sus declaraciones acapararon las páginas de la mayoría de los diarios, pese a que Rieleros perdió el juego.

 

Las controversias

 

Tras un inicio discreto Rieleros mejoró en la segunda vuelta del campeonato; incluso durante algunas semanas fue líder de la Zona Norte. En los playoffs eliminó a sus similares de Saltillo y Monterrey. Alcanzó la final que perdió ante Veracruz en el tope máximo de partidos, ya que el título de la LMB define al ganador de cuatro de siete desafíos posibles.

Y aunque la novena sumó al receptor Carlos Rodríguez, campeón de cuadrangulares, y al pitcher Humberto Montemayor, colíder en partidos ganados, no estuvo ajena a controversias: a media temporada fue contratado el lanzador colombiano Javier Ortiz, quien participó en tres partidos, luego de dar positivo a la sustancia nandrolona en un control antidopaje. El pelotero fue suspendido.

Pero la mayor polémica se desató por el hecho de que los equipos de Aguascalientes y Monterrey pertenecen al mismo propietario, lo que dio pie a suspicacias cuando ambos conjuntos se encontraron en la final de la Zona Norte.

Rieleros ganó los tres primeros juegos, y cuando sólo le faltaba una victoria para llegar a la final del campeonato perdió dos partidos consecutivos como local. Esto causó molestia en un sector de aficionados en Aguascalientes, quienes al consumarse la segunda derrota les gritaron “vendidos” a los peloteros.

La novena aguascalentense ganó el cuarto partido en Monterrey para clasificar a la final de la LMB. A lo largo de los tres juegos de la final en el estadio Romo Chávez, el palco del mandatario tuvo gran cantidad de invitados, desde magistrados del Poder Judicial, la nadadora olímpica Rita Medrano, el obispo José María de la Torre y hasta el director de la encuestadora Consulta Mitofsky, Roy Campos.

Los encuentros fueron transmitidos en vivo por Aguascalientes TV. Cuando finalizaba una entrada y la señal se iba a comerciales, los locutores del canal oficial aprovecharon para anunciar supuestos logros del gobierno, entre ellos los del DIF estatal.

Aunque se perdió el título, la oficina de prensa del gobierno emitió un boletín con declaraciones atribuidas al mandatario en las que celebró el subcampeonato: “Rieleros supo identificarse con la mentalidad luchadora de los aguascalentenses y por eso han podido recorrer un arduo camino para llegar merecidamente a la final”.

La dirigencia estatal del PRI pagó un desplegado dedicado al mandatario, al que elogió como “digno priista que cumplió su palabra empeñada: ¡Felicidades, gobernador!” La propaganda retomó la foto de Lozano durante la inauguración de la temporada beisbolera.

Cuando los peloteros regresaron de Veracruz, la administración estatal les organizó un recorrido por el centro de esta capital. Para ello puso a su disposición vehículos de la Secretaría de Turismo, con un cierre en la plaza principal, donde los jugadores subieron a un templete para mostrar el trofeo como ganadores de la Zona Norte de la Liga. De nueva cuenta el acto fue transmitido en vivo por Aguascalientes TV.

Los homenajes culminaron con una cena que el gobernador encabezó en la Cava Domecq, en el perímetro donde se realiza la Feria Nacional de San Marcos. En el acto hubo mariachis y el recinto fue adornado con grandes fotos de Lozano vestido con la chamarra y la gorra de los Rieleros, además de la frase “Gracias Campeones Zona Norte”.

 

Goteras, moluscos, maleza…

 

El pasado 23 de marzo la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) entregó el Premio Gobernador 2012 al priista Carlos Lozano de la Torre por considerarlo el mandatario estatal “con mayor impulso hacia el deporte”.

Entre los méritos que le hallaron al Ejecutivo aguascalentense, la Codeme citó: “Seguimiento a programas operativos anuales de las asociaciones deportivas, impulso a atletas con capacidades diferentes, certificación de entrenadores, construcción de infraestructura de calidad”, entre otros tópicos.

El propio Bernardo de la Garza, director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), y el presidente de la Codeme, Alonso Pérez, entregaron el reconocimiento al mandatario.

Pero lo cierto es que las instalaciones deportivas en esta capital, administradas por el Instituto del Deporte del Estado (IDEA), apenas funcionan. Por ejemplo, la tarde del pasado 11 de febrero un aguacero evidenció las goteras en el Gimnasio Olímpico, donde entrenan los atletas locales y se imparten diversas disciplinas. Ese día se inauguró la temporada de una liga local de beisbol infantil; los jovencitos debieron caminar en un piso encharcado esquivando las cubetas llenas del agua de lluvia.

Por lo que atañe a la Alberca Olímpica, el pasado 23 de agosto un grupo de padres de familia denunció la existencia de moluscos en el agua de la piscina. La señora Martha Patricia Salado reveló que a su hijo le diagnosticaron una infección cutánea producida por las malas condiciones del agua.

Incluso, el Colegio de Dermatólogos de Aguascalientes recomendó a los directivos de la alberca hacer una revisión clínica a los usuarios para evitar una epidemia.

Otro inmueble abandonado es el Velódromo Olímpico, construido en 2001, que en últimas fechas no ha sido sede de ninguna competencia relevante. Hoy, por ejemplo, la maleza invade el área central y en el cemento de la pista se ven algunas roturas por falta de mantenimiento.

En el Centro Deportivo Ferrocarrilero, cuyos campos de futbol están empastados, y en la Unidad Deportiva IV Centenario, la única con canchas de tenis en la entidad, el acceso cuesta cinco pesos. El IDEA, por su parte, da preferencia a los reporteros que cubren los encuentros de Rieleros; incluso les pagó el pasaje cuando el equipo viajó a Monterrey.

Durante la Olimpiada Nacional Infantil y Juvenil de 2012, máximo certamen deportivo del país, Aguascalientes ratificó su medianía deportiva: terminó en el lugar 24 del medallero con 62 preseas, 19 de oro.

Para Osvaldo Rodríguez García, coordinador estatal del Partido Movimiento Ciudadano, la política deportiva en Aguascalientes está “en pañales: Hay una gran cerrazón del Instituto del Deporte del Estado para atender oficios, brindarle patrocinios a los jóvenes deportistas y no hay seguimiento. El ejemplo son las competencias nacionales, donde Aguascalientes no figura en los primeros lugares”.

E ironiza: “Hasta para conseguir una pelota de beisbol es complicado. El Instituto del Deporte se ha convertido en un brazo electorero: tienes que ser parte de la estructura o amigo de un líder de colonia para encontrar facilidades. No solamente no se abren las instalaciones de forma libre a la gente, sino que tampoco hay torneos de relevancia. Se desperdician, cuando deberían utilizarse para preparar a los futuros atletas”.

En torno a la autopromoción realizada por el gobernador con el equipo Rieleros, Rodríguez censura sobre todo el aspecto mediático: “Tenemos un gobernador que ha impulsado su imagen, pero no un desarrollo real para el estado. No es malo que el deporte sea un escaparate para la gente, pero los políticos de cualquier nivel no debemos tomar esas banderas”.

Recuerda cuando el Necaxa se convirtió en la imagen de gobierno del panista Reynoso Femat, y aconseja a los aficionados no repetir la historia con Rieleros. “Los felicitamos por las facilidades en apoyar al beisbol, pero hasta ahí. El gobernador no debe ser la imagen de un equipo”, sostiene.

Por su parte, el presidente estatal del PRD, Cuauhtémoc Escobedo Tejada, advierte que sería lamentable que la política pública de promoción del deporte se realice aun a través de “estrellas profesionales”, cuando lo deseable es impulsar las escuelas de iniciación para formar nuevos atletas.

Pone como ejemplo la estadística de suicidios en Aguascalientes: Más de 80 en lo que va del año y expone: “Si tuviéramos una adecuada promoción del deporte, esa tasa se reduciría”.

El 11 de septiembre el reportero solicitó una entrevista con Jesús García, director del IDEA, que fue agendada para el día siguiente hasta que, de plano, se pospuso. Hasta el cierre de esta edición el Instituto no había propuesto fecha para el encuentro.

En lo que respecta al futbol, el gobernador no ha perdido interés en el Necaxa, sólo que no le da la misma relevancia que su antecesor, quien promovió al equipo de Televisa con recursos públicos sólo para ver su descenso de categoría.

Lozano ha sostenido fugaces encuentros con el plantel rojiblanco, y al parecer olvidó el adeudo del Patronato de Fomento al Futbol –administrador del Estadio Victoria, donde juega Necaxa– con la administración estatal desde 2008.

Ese año el patronato recibió un préstamo de 90 millones de pesos a través del Fideicomiso de Inversión para la Administración y el Desarrollo Económico, que debió liquidarse a finales de 2010. En abril de 2011 Lozano aseguró que el empréstito ya se estaba pagando, pero a la fecha el Patronato de Futbol todavía debe 34.8 millones.

Comentarios

Load More