EPN en París: protocolo presidencial y repudio en las calles

PARÍS (apro).- Querían darle la bienvenida a Enrique Peña Nieto durante su primer viaje a Francia. Lograron su objetivo: entre 100 y 150 mexicanos radicados en el país galo manifestaron esta tarde, en la explanada del Trocadero, su repudio a la visita del presidente electo mexicano.

“¡Fuera Peña, fuera!”, gritaron. Luego cantaron la famosa canción de Molotov, grupo de rock mexicano, Gimme the power, y leyeron una carta abierta dirigida al presidente francés François Hollande.

“Entendemos que por imperativos diplomáticos tenga que recibirle, pero que sepa que esa persona violó los derechos humanos. Recibiéndole, está usted en la misma situación que Nicolas Sarkozy, acogiendo dictadores como Ben Ali o Gadafi”.

La misiva, del movimiento #YoSoy132 Académicos, fue ovacionada por los manifestantes.

De pronto, una activista gritó una consigna: “¡Gaviota… tu esposo es un idiota!”. Entonces estallaron las risas en el mitin.

Y es que a las primeras damas también les reservaron sorpresas:

“Mandamos otra carta a Valérie, la primera dama de Francia”, añadió Georgina, integrante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Francia.

“Para que sepa ella también”.

Las esposas de ambos políticos tenían previsto en su agenda un almuerzo. En el menú del encuentro, infaltable, el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez, quien cumple en México una condena de 60 años en la cárcel.

Pero sin duda Valérie Trierweiler y Angélica Rivera también abordarán el caso de Maude Versini, la exesposa del exgobernador mexiquense Arturo Montiel, tío de Peña Nieto.

En este punto, Versini reclama una intervención política por parte de François Hollande para solucionar el “secuestro” de sus tres hijos.

Pese a todo, los manifestantes eran hoy muy conscientes de que esos temas de la realpolitik, que podrían convertirse en batallas diplomáticas en los próximos meses, se encuentran lejos del debate sobre el “fraude” y la “imposición” electoral denunciados por #YoSoy132.

“Pero es una manifestación simbólica”, señaló Julio, un ingeniero físico residente en París. “No cambiará nada, pero es un mensaje a México para que la gente continúe luchando”, acotó.

Dispositivo de seguridad

A unos metros de Roberto se encuentra Azucena, una estudiante de doctorado originaria del Distrito Federal. Vino desde Dijon, a unos 300 kilómetros de la capital francesa, donde estudia, especialmente “para saludar a Peña Nieto”.

Lleva una máscara que le cubre la boca y porta una pancarta donde se puede leer: “Televisa, incubador de presidentes”.

“Me hubiera gustado que la viera Peña Nieto”, confió.

Esta mañana, la estudiante intentó sacar su pancarta enfrente del Palacio del Elíseo, en una “manifestación relámpago” planeada por los integrantes de Morena en Francia.

Sin embargo, no se bromea con la seguridad de un futuro presidente de la República. “Meter los pequeños platos en los grandes”, como dice una expresión francesa… y hasta mencionada en un comunicado de prensa emitido por el equipo de transición del priista mexiquense:

“El presidente electo fue recibido por François Hollande en una ceremonia protocolaria que se dedica a los jefes de Estado, en la que la Guardia Republicana forma una valla para la recepción”.

Afuera, bajo una lluvia torrencial, los inconformes ni siquiera tuvieron tiempo para sacar sus pancartas.

Los policías, que ocupaban todo el barrio, alertados sobre la “presencia de oponentes” –figura con la que los uniformados se referían a los manifestantes por la radio–, decidieron cerrar la plaza Beauvau, ubicada al costado del Elíseo, e impedir el paso de los peatones, al tiempo de evacuar a los “oponentes” de la zona.

“Nos llevaron hasta el metro, y se aseguraron de que no íbamos a regresar”, denunció Ana.

Cinco estrellas

Al caer la noche, con la Torre Eiffel de fondo, los activistas desplegaron una sábana blanca sobre la cual proyectaron fotos de los dos mandatarios:

Hollande y Peña Nieto dándose la mano en la escalera del Palacio del Elíseo, con una leyenda: “Hollande, vergüenza”. Y la palabra “asesino” escrita al lado del exgobernador mexiquense.

La exhibición llamó la atención de decenas de turistas, muchos intrigados y otros sacando fotos, como Stephan, un alemán de viaje a París:

“Está muy bien lo que hacen. En Alemania también se manifestaron contra la visita de Enrique Peña Nieto. Estoy de acuerdo con ellos”, aseguró.

“Llevo 13 años en Francia y nunca había visto una movilización tan fuerte”, comentó otro participante entre sonrisas.

“Y no se va a terminar así. Nosotros también en Francia vamos a crear un Frente Amplio contra la Imposición. La imposición electoral del PRI y de Peña Nieto, pero también de su política asesina y neoliberal”, remató.

La jornada de movilización se terminó enfrente del lujoso hotel Meurice, situado a unas cuadras del Museo del Louvre, donde supuestamente se aloja el presidente electo mexicano.

Los activistas gritaron “¡Peña, entiende, la patria no se vende!”.

Y en la fachada del inmueble de cinco estrellas proyectaron un mensaje:

“Aquí duerme un asesino: EPN”.

Y la movilización llegó a su fin con la llegada de un camión de la Gendarmerie Nationale. Ironías del día: la famosa institución de seguridad pública con formación militar ha captado la atención del mexiquense.

En un comunicado de prensa publicado hoy, el político priista solicita la cooperación de Francia para la creación de una Gendarmería Nacional… en México.

Comentarios