OPMA y Canal 30 (II y última)

El sistema de contenidos que funciona paralelamente al desarrollo de la infraestructura de Canal 30 que ofrece OPMA está organizado, señala su director Omar Chanona, bajo los principios de “formación ciudadana plena y amplitud temática para la convivencia social”.

A partir de los objetivos centrales se establecieron líneas de trabajo que serán convertidas en programas y series específicas. El proyecto es que Canal 30 sea el vehículo a través del cual se difundan los paquetes informativos sin que se haya creado una enorme productora con instalaciones costosas y realizadores contratados de fijo por la emisora. El equipo de planta con que cuenta es de 15 personas y las instalaciones se reducen a un estudio, cabinas de grabación de audio, máquinas de edición en línea, cuatro sistemas portátiles para grabar en exteriores. Toda imagen que se capta va a una biblioteca digital a la cual podrán tener acceso realizadores, directores, productoras y el público general.

Las producciones corren por cuenta de 21 empresas, cada una de las cuales tiene a su cargo una serie y excepcionalmente dos. Estas alcanzan muy distinta duración, entre 1’03 la menor hasta 45 minutos la más extensa. La idea es eludir los estándares comerciales y dejar que el tema o el tratamiento impongan ritmo y tiempos. Ningún corte va a trocear los programas, no están hechos para dar cabida a anuncios o identificaciones de canal. Se transmiten en unidad, al menos así será en Canal 30, si otras estaciones toman el material y lo interrumpen será cuestión de esas emisoras.

Entre las compañías productoras están algunas famosas, como Palmera, cuyas obras hemos visto en otros canales culturales, y Producciones Corazón de Fernando Sariñana, nombrada en su división cinematográfica como Corazón Films. El resto son escasamente conocidas.

La oferta se complementa con productos de otras emisoras, entre las que destacan TV-Unam, Canal Once, Canal 22.

Hasta la fecha se ha firmado contrato para la realización de 22 series.  Éstas no tienen un número igual de capítulos, algunas llegan a sólo dos episodios, otras se alargan hasta constituir 30. En octubre comenzó la segunda etapa, pues Canal 30 está al aire desde principios de 2012. Y dentro de un mes podrá ser sintonizado en internet.

Detrás de toda la línea programática hay investigación, “no se gestiona un canal, sino un organismo generador de contenidos”, y a pesar de que Canal 30 pertenece a OPMA, Omar Chanona asegura que la Secretaría de Gobernación no interviene en lo que se dice.

La señal, que únicamente puede captarse en las nuevas pantallas digitales de alta definición, es muy nítida. Canal 30 se identifica con una figura de serpiente emplumada que recorre el paisaje urbano. La animación resulta original y atractiva. La calidad de la imagen es notable.

Comentarios

Load More