Tabasco: se deslinda Arturo Núñez de megacrédito solicitado por Granier

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador electo, el perredista Arturo Núñez Jiménez, se deslindó de la decisión adoptada por el mandatario en funciones, el priista Andrés Granier Melo, de solicitar al Congreso local la autorización para solicitar un crédito por 4 mil 130 millones de pesos.

De antemano, advirtió que si hubo mal destino de las finanzas, y eso le cuesta a los tabasqueños, los responsables “tendrán que pagar por ese pésimo manejo”.

Reiteró que no entiende la alternancia como “ajuste de cuentas” partidistas o personales, pero aclaró que tampoco habrá “amnistía o amnesia”.

El hecho de que se le haya informado la víspera sobre la solicitud del préstamo, aclaró, en ningún modo lo vincula o compromete con esa decisión, aunque agradece “la cortesía de hacerlo”.

“Esta no es responsabilidad mía, no conozco ni las razones de fondo”, atajó Núñez Jiménez, quien reveló que el pasado lunes por la noche, los secretarios de Gobierno, Rafael González Lastra, y de Finanzas, José Manuel Saiz Pineda, acudieron a su oficina para informarle sobre la solicitud del crédito.

El gobernador electo, quien asumirá su cargo el 1 de enero próximo, refirió que en el encuentro se dio una explicación “esencial” y “escueta” del préstamo que horas más tarde solicitaría Granier Melo al Congreso local.

Los funcionarios informaron a Arturo Núñez que básicamente se trataba de un préstamo para pagar deudas, con el propósito de cambiar las fechas de vencimientos de corto a largo plazo, y para que el gobierno del estado dispusiera de liquidez.

Sin embargo, el gobernador electo lamentó que, pese a haber iniciado los acercamientos y reuniones directas con Andrés Granier desde hace 55 días, se le informara del tema de la “megadeuda” pocas horas antes de la presentación de esta solicitud.

El mandatario perredista adelantó que luego de una primera revisión al documento advirtió que la solicitud del empréstito no es sólo para refinanciar deudas, sino que también se utilizará para realizar obras en materia de salud y educación.

Núñez Jiménez explicó que de los 4 mil 130 millones de pesos, cerca de 2 mil 116 millones se utilizarían para refinanciar adeudos y los otros 2 mil 14 millones se destinarán a financiar proyectos nuevos o que están en desarrollo, “por lo que resulta extraño que a estas alturas de la administración saliente se piense que se pueden iniciar obras nuevas”.

El gobernador electo consideró que no se aprecian razones para que Tabasco presente esos niveles de endeudamiento y adelantó que su equipo de especialistas en finanzas analizará este asunto para pronunciarse “más profundamente sobre el sentido y los alcances de este empréstito”.

Más aún, anticipó que se revisará a fondo el manejo de los créditos contratado durante el gobierno de Granier Melo y, si en términos de ley hay responsables del mal uso de los mismos, “se aplicarán las sanciones necesarias”.

Arturo Núñez recordó el caso del préstamo por 4 mil millones de pesos contratado a finales de 2007, luego de la histórica inundación de ese año, de los que se devolvieron en breve tiempo unos 2 mil 500 millones, cuando ya se había causado un “daño patrimonial” a las finanzas estatales por la apertura de crédito y pagos de comisiones e intereses.

En ese caso, puntualizó, “hubo negligencia administrativa que desde luego vamos a investigar, y en todo aquello que nos encontremos en términos de ley, habremos de proceder”, afirmó.

También alertó que, a partir del 1 de enero de 2013, Tabasco dispondrá de menores recursos, pues la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) podrá tomar participaciones fiscales destinadas a la entidad y enviarlas a un fideicomiso para pagar los créditos.

Por último, el gobernador electo manifestó que en la administración saliente le dijeron que la deuda del estado ronda actualmente los 10 mil 150 millones de pesos.

Comentarios

Load More