Definirán la próxima semana el futuro de monumentos de Azerbaiyán en el DF

MÉXICO, D.F. (apro).- El futuro de los polémicos monumentos financiados por el gobierno de Azerbaiyán, uno de los cuales se encuentra en la colonia Polanco, dentro de la primera sección del Bosque Chapultepec, y el otro en la Plaza de Tlaxcoaque, está por definirse en unos días más, luego de que la comisión de expertos concluyó el proceso de entrevistas y análisis de documentos con las partes en conflicto.

En un comunicado, los integrantes de la Comisión de Análisis creada por el gobierno capitalino e integrada por Gerardo Estrada Rodríguez, Gabriel Guerra Castellanos y Guillermo Osorno Covarrubias, anunció que la próxima semana a más tardar entregará los resultados de sus observaciones a Marcelo Ebrard Casaubón.

Los dos cuestionados monumentos fueron financiados por el gobierno de Azerbaiyán, cuyas autoridades entregaron al GDF 65 millones para su construcción.

En el espacio bautizado como Parque de la Amistad, el GDF colocó la estatua del expresidente de Azerbaiyán, Heydar Aliyev, lo que motivo airadas protestas de un importante núcleo de vecinos de la colonia Polanco e intelectuales, encabezados por el exrector de la UNAM, José Sarukhán Kermez y el poeta y ambientalista Homero Aridjis.

Los opositores censuraron la decisión de las autoridades del GDF porque consideran al expresidente de Azerbaiyan un dictador, violador de derechos humanos que gobernó con “puño de hierro”.

La presión llegó a tal grado que el gobierno de Ebrard se vio obligado a instalar una comisión de expertos para tratar de zanjar diferencias entre las partes involucradas.

Para la rehabilitación del jardín De la Amistad México-Azerbaiyán y la rehabilitación de la Plaza Tlaxcoaque, en el Centro, la embajada de ese país invirtió 65 millones de pesos. En este último sitio, fue colocado un monumento para conmemorar lo que Azerbaiyán llama el “genocidio de Jodyali”, ocurrido en 1992, y una placa en la que la Arquidiócesis de México agradece a la embajada de Azerbaiyán la donación de tres campanas para el Templo de la Inmaculada Concepción de Tlaxcoaque.

La obra se realizó como parte de un convenio firmado en julio de 2011 entre el gobierno capitalino y la embajada de Azerbaiyán en México, con la finalidad de recuperar espacios públicos en esta ciudad, y por la “estrecha relación” entre ambos gobiernos, según lo anunció en su momento el mandatario capitalino, Marcelo Ebrard.

Además de la oposición vecinal, el Consejo Rector Ciudadano del Bosque de Chapultepec, en junio pasado se retractó del “visto bueno” que habían dado a la obra del Parque de la Amistad por considerar que cometen violaciones a los derechos humanos en la nación asiática.

Sin embargo, para entonces la obra tenía un 90% de avance y las autoridades capitalinas no pudieron cancelar el proyecto, por lo que se instaló la comisión de Análisis para la Plaza Tlaxcoaque y Parque de la Amistad.

En las últimas semanas, la comisión ha recibido diversas opiniones sobre la escultura del Parque de la Amistad, el monumento y la placa de la Plaza de Tlaxcoaque y este viernes anunció que se encuentra en la etapa de deliberación y que en los próximos días emitirá una recomendación al GDF que ponga fin a la polémica.

La comisión afirmó que en todo momento ha mantenido “una postura abierta y libre de prejuicios o preconcepciones al valorar las posturas sobre este tema”.

Y señaló que la participación de sus integrantes ha sido totalmente voluntaria y sin ninguna clase de remuneración por parte del gobierno local y que todos los gastos han corrido por cuenta de los comisionados.

Comentarios