Sin concluir, Calderón inaugura la Cineteca Nacional

MÉXICO, D.F. (apro).- Consuelo Sáizar, presidenta del Conaculta, en su discurso en una supuesta inauguración de la Cineteca Nacional –ya que la obra no está al 100%–, dijo ante Felipe Calderón que el suyo habìa sido “el sexenio del cine”.

A su vez, durante su intervención, Calderón le devolvió el singular cumplido (el trabajo de las legislaturas camerales fue fundamental en el impulso a la industria cinematográfica, básicamente, como lo recordó hace dos semanas el presidente de la asociación de directores de cine, Víctor Ugalde, en un artículo en la revista Proceso), al señalar que, “como definió alguna vez” Sáizar a la Cineteca, “este foro se constituye en el sueño colectivo”.

La Cineteca estuvo cerrada durante 11 meses, y el 7 de noviembre pasado se citó a la inauguración, que sólo fue parcial, una primera etapa. En la segunda, la de esta tarde, queda pendiente, por ejemplo, el Museo del Cine, aunque Calderón habló como si ya estuviera:

“Esta, finalemente, es Cineteca, y me refiero a que su archivo que tiene, está ahora mucho más visible, mucho más disponible. Hay una Cineteca bellísima, además, en su concepto arquitectónico. Hay un museo específico interactivo, muy dinámico, que la Cineteca sea, no sólo un conjunto de salas de exhibición…”

Museo que fue cuestionado por quien iba a ser su director, el fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio, para quien más bien se tratará de una gran galería pues carece de acervo.

Tampoco se ha concluido la estructura metálica aérea que separa los bloques del inmueble nuevo con el remodelado donde están las oficinas, al que le falta el mobiliario, y faltan cuatro salas de ese grupo.

El mismo Calderón dio la cifra final del costo: 540 millones de pesos. Y realizó un recorrido por las instalaciones, acompañado por su esposa, Margarita Zavala, el secretario de Educación Pública, José Ángel Córdoba Villalobos. Hubo un concierto con el estreno de la obra “Devotion”, del compositor Michael Nyman, quien estuvo ausente, ejecutada por la Orquesta Juvenil Carlos Chávez, conducida por Enrique Barrios, y se develó una placa alusiva.

Acerca del autor

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Comentarios