Exigen campesinos de Chiapas cancelar minas que operan a cielo abierto

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Unos dos mil campesinos e indígenas de la Sierra Madre de Chiapas marcharon en Frontera Comalapa para exigir los gobiernos estatal y federal poner fin a las autorizaciones y cancelar las concesiones de empresas mineras que extraen a cielo abierto en la entidad.
Convocados por la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema) al “Encuentro Chiapaneco en Unidad contra el Modelo Extractivo Minero 2012”, terminaron su evento con una marcha que empezó en las afueras del pueblo hasta llegar a la plaza central, donde realizaron un mitin para exigir el esclarecimiento del crimen de Mariano Abarca Roblero, asesinado en Chicomuselo el 27 de noviembre de 2009 por oponerse a las actividades de la empresa canadiense Blackfire.
Exigieron al gobierno de Chiapas y el gobierno Federal cancelar más de 120 concesiones a empresas mineras otorgados desde el año 2000 a la fecha.
En el mitin, los manifestantes explicaron que por esa vía se han entregado más de un millón y medio de hectáreas de bosques, montañas, ejidos y comunidades a las empresas mineras que extraen barita, oro, plata, titanio, mercurio, plomo, uranio y grava, entre otros minerales.

Luego de tres días de jornadas informativas, de formación e intercambio de experiencias, los distintos grupos interesados en la defensa de sus tierras y sus recursos naturales, se dieron a la tarea de buscar estrategias para organizarse, crear lazos de unidad. Al final de estas actividades cerraron con una marcha de más de dos mil personas en la cabecera municipal de Frontera Comalapa.
Con consignas “¡No a la minería, sí a la vida!”, “¡Queremos frijoles, queremos maíz, fuera mineras de nuestro país!”, “¡Chiapanecos en unidad, la minería no permitirán!” y “Mariano Vive!”, los más de dos mil campesinos tomaron la plaza y recordaron ahí el tercer aniversario luctuoso de Mariano Abarca.
Al encuentro y a la marcha acudieron cientos de delegados de organizaciones sociales y campesinas, iglesias, redes y movimientos, representantes de 20 municipios en la entidad, así también activistas de movimientos de resistencia contra la minería de Veracruz y Guerrero; de igual forma activistas extranjeros como de Guatemala, Colombia y observadores de Canadá, Suecia y Alemania.
Ahí dijeron que las empresas mineras han llegado a sus territorios y sembrado la división, la mentira, la corrupción entre alcaldes, autoridades ejidales y funcionarios de todos los niveles.
“Han deforestado, contaminado las aguas y suelos; afectado caminos y la salud de la población. Hace tres años Mariano Abarca fue asesinado por su lucha contra la empresa canadiense Blackfire que devastaba la región y violaba los derechos humanos de la población en Chicomuselo. Desde entonces, la resistencia sigue y se fortalece con su presencia que mantiene vivo el espíritu de lucha por la defensa de la tierra y el territorio por todo Chiapas”, dijo Gustavo Castro, de la Rema y Otros Mundos.
En el mitin hicieron un llamado para fortalecer la unidad entre los movimientos y organizaciones contra el modelo extractivo minero:
“La minería es un problema que nos afecta a todos los pueblos, sobre consideraciones partidistas, ideológicas, de organización o religiosas.
“Convocamos también a generar procesos de prevención por medio de encuentros, consultas, talleres, procesos de formación, movilización, educación, acuerdos comunitarios para impedir el paso de las empresas mineras.
“Tenemos que fortalecer nuestros vínculos y luchas contra el modelo extractivo minero en este capitalismo depredador. Por lo que debemos exigir la cancelación definitiva de la mina La Revancha, y del ejido Santa María en Chicomuselo, así como las concesiones de toda la región Sierra y Soconusco”, dijo otro orador.
También exigieron justicia por los asesinatos de Mariano Abarca, Bety Cariño, Bernardo Vásquez, Bernardo Méndez, Ismael Solorio, Manuela Solís y Eustacio Vásquez, luchadores y luchadoras contra las mineras canadienses Fortuna Silver, Blackfire y MagSilver.
Alertaron de la situación de violencia en el estado donde hay presencia de concesiones y grandes intereses mineros, como en los municipios de Venustiano Carranza.

Comentarios