Conatos de enfrentamiento, petardos y gases lacrimógenos en San Lázaro

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Integrantes del movimiento #YoSoy132 se enfrentaron esta mañana con elementos de la Policía Federal y del Estado Mayor Presidencial en las inmediaciones de San Lázaro con un saldo perliminar de cinco heridos y decenas de intoxicados.

Los alrededor de 500 estudiantes, que se manifiestan en contra de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, derribaron vallas metálicas, lanzaron petardos caseros y fueron repelidos por los uniformados con gases lacrimógenos.

Un primer incidente ocurrió pasadas las 5 horas y un segundo después de las 7.

Los manifestantes secuestraron un camión tipo Torton para intentar derribar las vallas instaladas alrededor de San Lázaro e incendiarion el vehículo.

Elementos de la Policía Federal dispararon balas de gomas y gas lacrimógeno contra los manifestantes, resultando una fotógrafa con heridas en el rostro. En total, hay cinco manifestantes lesionados.

Los jóvenes llevaban palos y piedras y derribaron a patadas y empujones algunas de las vallas con las que el EMP blindó los accesos al recinto legislativo.

El punto más alto de protesta se registró en la esquina de Eduardo Molina y Zaragoza. Los manifestantes portan una larga manta con la leyenda “Enrique Peña Nieto no es nuestro Presidente” y otra con “Estamos manifestándonos para hacerles saber que no tenemos miedo y que no estamos vencidos, México, se levanta”.

De acuerdo con los primeros reportes, al menos siete policías fueron trasladados a un hospital por el gas lacrimógeno, mientras que otros dos resultaron heridos por piedras.

La protesta estudiantil, a la que se han adherido maestros de la Coordinadora Nacional de la Trabajadores de la Educación (CNTE) inició alrededor de las 4:30 de la mañana, cuando, después de pernoctar toda la noche iniciaron una marcha hacia San Lázaro.

Los jóvenes han realizado pintas con las palabras “Asesino”, “No somos guerrilleros, pero pronto lo seremos”, “Peña, el pueblo no te eligió”, “RIP”, “México no es su cochinero”.

Poco después de las 9:00 de la mañana el ambiente alrededor de San Lázaro, sobre la avenida Eduardo Molina, es de confusión y caos. Aproximadamente unas 3 mil personas protestan afuera del recinto legislativo.

Los manifestantes preparan barricadas y bombas “molotov”. También utilizan piedras contra los federales.

Poco despúes de las 10 de la mañana, la Policía Federal no había logrado replegar a los manifestantes, que se colocaron atrás de un camión que secuestraron y desde ahí lanzaron petardos contra los agentes.

Hasta esa hora había 10 lesionados por balas de goma.

Uno de los manifestantes, el joven Carlos Valdivia, resultó herido de gravedad. En tribuna, el diputado Ricardo Monreal lo dio por muerto, pero las autoridades no confirmaron su deceso.

Comentarios

Load More