Exhorta arzobispo a fieles unirse para derrotar al mal en Nuevo León

MONTERREY, N.L. (apro).- El recién nombrado arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, invitó a la sociedad local a sumar voluntades para revertir la situación de violencia que priva en la entidad y lograr que lleguen tiempos mejores para todos.

Durante su presentación ante los medios locales, esta mañana en la casa sacerdotal de esta ciudad, el religioso guanajuatense dijo que una de sus misiones al llegar a la ciudad es la de motivar a las personas que actúen de manera correcta.

“Hay situaciones dolorosas para muchas familias y me uno al dolor de los que han sufrido por la violencia, y me uno a la preocupación de muchos ciudadanos por el estado actual en el norte del país, pero mi deber no es sólo mirar esta dimensión de la sociedad, sino a cerciorarme, junto con los fieles, de lo que nos dijo el Papa Benedicto XVI: el mal no lo puede todo”, explicó.

“Es decir, los creyentes, los discípulos de Jesús, podemos vencer el mal a fuerza de bien y esto es lo que nos compete a nosotros, es parte de nuestra misión eclesial: mover los corazones al bien de la sociedad y por nuestra fe en Jesucristo”, afirmó.

Momentos antes de participar en la misa en la catedral de Monterrey, donde se celebró el acto canónico de su toma de posesión de la Arquidiócesis regia, el exobispo de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, afirmó que tiene experiencia en escenarios de inseguridad, como en el que ahora le toca vivir.

“Sé de lo que se sufre cuando hay violencia. Fui obispo seis años en Michoacán, cuando comenzaba esta nueva etapa de violencia y veo cómo todo esto lastima a las familias, a las instituciones e incluso la red eclesial puede ser también afectada cuando no hay paz y tranquilidad en una ciudad o en una región”, afirmó.

En la conferencia en la que estuvo acompañado del nuncio apostólico en México Christoher Pierre y del obispo auxiliar Jorge Alberto Cavazos Arizpe, Cabrera confió en que “pronto regrese la paz” a la localidad si los católicos deciden que el orden sea restaurado.

“Mi deber está ahí y procuraré, con el auxilio de Dios y desde luego con el apoyo del obispo auxiliar y los sacerdotes, responder a este momento por el que atravesamos. Veo con mucha esperanza que vendrán tiempos mejores porque la gente así lo piensa y lo desea. Sumando nuestras voluntades podemos poner un alto a lo que nos hace sufrir y que lastima a los demás”, dijo.

Monseñor Cabrera dijo que estará cerca de los feligreses y que oficiará misa los domingos a las 8:30 horas y después se reunirá con los medios de comunicación para dialogar con ellos sobre temas de actualidad.

Al terminar la conferencia de prensa, el recién nombrado arzobispo acudió a la catedral de Monterrey para asumir la encomienda eclesiástica y por la tarde participaría en una misa de bienvenida en la Arena Monterrey, donde se esperaba la presencia de más de 10 mil fieles católicos.

Comentarios

Load More