Vecinos impiden bendición de obras de parroquia dedicada a Juan Pablo II

COLIMA, Col. (apro).- Una manifestación de protesta de vecinos del parque del fraccionamiento Lomas Verdes impidió esta tarde el acto de bendición de la primera piedra del centro parroquial “Juan Pablo II y María Reina de la Paz”, por parte del nuncio apostólico Christophe Pierre.

Acompañado del obispo de Colima, José Luis Amezcua Melgoza, el representante del Vaticano en México llegó al lugar poco después de las 17:00 horas a bordo de una camioneta Suburban propiedad del gobierno del estado, escoltada por patrullas de la Policía Estatal y de la Dirección de Tránsito y Vialidad.

De inmediato, la camioneta fue rodeada por cientos de personas que coreaban consignas, unas a favor y otras en contra de la construcción del inmueble religioso, por lo que luego de dialogar unos minutos a través de la ventanilla del vehículo con el sacerdote Pedro Ruelas —coordinador del proyecto— el obispo y el nuncio decidieron retirarse y el acto no se llevó a cabo.

El centro parroquial, que tendría un costo de 22 millones de pesos, conlleva la construcción de un templo, un edificio administrativo, salones de evangelización, un auditorio, un estacionamiento y una casa para los sacerdotes, sobre una superficie de 4 mil 50 metros cuadrados donada por el gobierno estatal.

No obstante, desde que fue anunciado formalmente el proyecto, surgió la inconformidad de un sector de los vecinos que a través de la recientemente creada asociación “Vida Lomas Verdes” se oponen a la obra, con el argumento de que se les privará del parque más grande de esa área de la ciudad y plantean que se construya en un lugar donde no cause daño ecológico.

Esta tarde, los vecinos inconformes pretendieron, sin éxito, entregar un escrito al nuncio apostólico en el que le pedían su intervención para que el Obispado de Colima desistiese de su intención de construir el centro parroquial en el parque de Lomas Verdes. “Perderíamos más del 80% de nuestra única área verde, de recreación, ejercitación y convivencia familiar, así como la tranquilidad de que disfrutamos actualmente”, señalaron.
Firmado entre otros por el presidente y el vicepresidente de la asociación, Daniel González y Gerardo Barba, el texto añade:

“Estamos mayoritariamente en contra de la destrucción de nuestro jardín, no de la edificación del complejo parroquial, aún más, tenemos plena disposición para cooperar en su construcción, pero no en nuestra única área verde.”

Asimismo, en el documento que no pudieron entregarle, los inconformes solicitaban a Pierre que pidiera a las autoridades eclesiásticas de Colima “que le informen con veracidad la razón de nuestra postura y sin soberbia reconozcan que se equivocaron en la selección del terreno para la obra, que también ellos fueron engañados por personas a quienes no interesan la paz, la tranquilidad, la armonía y el bienestar de los vecinos”.

En entrevista, el sacerdote Pedro Ruelas negó que el templo vaya a ocupar el 80% del jardín, que tiene una superficie total de 14 mil metros cuadrados, pero el proyecto sólo ocupará cuatro mil.

En cuanto al impacto sobre los árboles, Ruelas aseguró que sólo serán trasplantados 46 de ellos, y no habrá afectación a la totalidad, como han denunciado los vecinos inconformes.

Este viernes, desde temprano se vivió un ambiente tenso en el parque Lomas Verdes, luego de que tanto simpatizantes como opositores de la construcción del centro parroquial en ese lugar colocaron módulos para recibir firmas en pro de su causa.

Antes de la llegada del nuncio, los integrantes de la asociación “Vida Lomas Verdes” marcharon hacia el sitio en que estaba previsto el acto y tuvieron un encuentro acalorado con el sacerdote Pedro Ruelas, a quien le solicitaron un diálogo público, pero éste se negó a hacerlo de esa manera y les propuso formar una comisión para platicar en una fecha posterior.

Sin embargo, en medio de reclamos se empezaron a caldear los ánimos y el clérigo fue conducido por sus seguidores hacia una casa ubicada frente al parque. La presencia de presuntos agentes vestidos de civil entre los asistentes y la llegada de un grupo de individuos con actitud amenazante hizo replegar a los inconformes, cuyos líderes llamaron a la prudencia, mientras que los simpatizantes del proyecto empezaron a rezar el Rosario concentrados a la mitad de la calle.

Momentos antes del arribo del vehículo del nuncio y el obispo, un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública del estado estuvo sobrevolando la zona. Mientras estuvieron presentes los jerarcas religiosos, se generó una guerra de consignas entre ambos bandos: unos coreaban “Juan Pablo II, te quiere todo el mundo” y otros “Sí al jardín, no a la destrucción”, o bien: “Sí al templo” unos y “En otro lado”, los otros.

Después de que se retiró la camioneta de Christophe Pierre y José Luis Amezcua, el sacerdote Ruelas aclaró que “no es que se haya cancelado” el acto, sino que “no hubo las condiciones para que se celebrara, eso es todo”.

Cuestionado si el centro parroquial se va a construir, dijo que es difícil dar una respuesta en este momento, aunque representantes de la Diócesis realizarán visitas casa por casa a los vecinos de la colonia para escuchar sus argumentos, e hizo notar que uno de los habitantes que están a favor del proyecto refirió haber comprado su casa hace doce años y ya desde entonces estaba considerado el terreno para una iglesia.

En relación con las manifestaciones a favor y en contra que se realizaron esta tarde, el clérigo las calificó como “muy interesantes, porque hoy también vimos el lado blanco (los simpatizantes del proyecto), no solamente el lado verde”.

Dijo que la intención no es empezar a construir pronto, sino que sólo se quiso aprovechar la visita del nuncio para exponerle el proyecto y pedirle la bendición de la primera piedra.

Al mediodía de este viernes, el nuncio bendijo la casa del sacerdote anciano, a las seis de la tarde tuvo misa en la catedral y a las ocho de la noche acudió a una presentación del ballet de la Universidad de Colima ofrecida en su honor.

A la vez, este sábado participará en la celebración religiosa por los 50 años de vida sacerdotal del obispo José Luis Amezcua y sostendrá una reunión con el gobernador Mario Anguiano Moreno.

Comentarios

Load More