Bandas de rock and roll

Los lunes temáticos de Canal 22 ofrecen series complementarias. Las combinaciones de programas nacionales e importados dan pie al despliegue de un abanico de informaciones y puntos de vista diversos. En un afán didáctico, los cortes inician con una pregunta y tres opciones a escoger. De regreso a la emisión se da la respuesta. También hay breves noticias sobre los personajes, procesos o géneros tratados. Esta es una labor del canal que evita, especialmente cuando se trata de producciones extranjeras, la retransmisión simple de materiales sin un toque propio.

El lunes pasado se dedicó a la música de rock. Destacaron los documentales en torno a bandas emblemáticas del género: el grupo irlandés U2 y los muy famosos ingleses Rolling Stones. Con apenas una década de distancia en el nacimiento de una y otra, las diferencias son evidentes aunque también la continuidad en el acercamiento a un tipo de ritmo y expresividad propios de una época de cambios en la cultura y la forma de vida de los jóvenes. Ambas se caracterizan por una sutil crítica a la sociedad en la cual se desempeñan.

En el programa sobre U2 se comienza con una entrevista a los integrantes de la banda en un estudio de radio de la BBC de Londres; su líder Bono lleva la voz principal. Tres canciones se ofrecen a los radioescuchas y a los asistentes al foro. La parte central nos explica la forma de trabajar, de ir componiendo las melodías y la letra, de ir integrando los instrumentos, para al final producir una pieza de alto impacto. Bono señala: “Buscamos que en nuestra música haya alegría, sencilla alegría, lo cual es difícil de conseguir”. Acaba con un concierto al aire libre en una terraza situada casi en el techo de la BBC. Abajo, en la calle, cientos de fans disfrutan.

En la obra dedicada a los Rolling Stones hay menos explicaciones verbales. Se expone una etapa: cuando se autoexiliaron a Francia con el fin de poder pagar los impuestos que les exigían. Muestran entonces el proceso de constituir un disco. Keith Richards y su esposa se instalan en la Costa Azul, gozan de una casa enorme, un palacete con vista al mar. Y en virtud de la dificultad de conseguir un estudio adecuado para trabajar, poco a poco todos los miembros de la banda van a vivir a dicha casa. No hay horarios de comida, de descanso o de trabajo. Abunda el consumo de droga y alcohol. Luego de pruebas eligen el sótano, que dividen en secciones para los instrumentos, y ahí instalan la sala de grabación. Ensayan, corrigen, componen, desarman y al final integran todo y sale una pieza.

Resulta sorprendente cómo del caos que hemos visto emergen obras geniales, casi perfectas, que componen un disco y serán aceptadas y repetidas en todo el mundo occidental. El proceso creativo es misterioso y único para cada artista y grupo, parece indicarnos el documental de los Rolling Stones.

Comentarios