Servitje, Aramburuzabala y Arango abandonan el PAN

MEXICO, D.F.,  (apro.com.mx).- Igual que el expresidente Vicente Fox y su mujer Marta Sahagún, así como al menos un millón y medio de ciudadanos, prominentes empresarios que fueron atraídos por el triunfo electoral de 2000 rechazaron refrendar su militancia en el Partido Acción Nacional (PAN), como María Asunción Aramburuzabala Larregui, Lorenzo Servitje Sendra y Manuel Arango Arias.

“Marisún” Aramburuzabala Larregui, exvicepresidenta del Grupo Modelo y quien posee la fortuna más grande de México y exesposa del exembajador estadounidense Antonio Garza, se afilió como adherente el 2 de junio de 2006, pero ya no refrendó esa militancia.

Tampoco refrendó su militancia su hermana Lucrecia, quien se afilió también en 2006, y la madre de ambas, la pintora Lucrecia Larregui González, viuda de Pablo Aramburuzabala Ocaranza, fundador del emporio cervecero. Las tres donaron casi un millón de pesos, cada una, para el PAN en 2005.

Otro prominente empresario que desdeñó seguir militando en el PAN es Lorenzo Servitje Sendra, patriarca del Grupo Bimbo, que monopoliza la industria del pan y de pastelillos en México, y quien se afilió en 2005 para apoyar la precampaña presidencial de Alberto Cárdenas Jiménez.

Junto con Servitje Sendra, también se afiliaron al PAN varios miembros del clan que, además, le entregaban recursos para las campañas y los gastos ordinarios. Su hermano Roberto fue uno de ellos.

Otros fueron María del Pilar y María Luisa Servitje Montull, hijas de Lorenzo Servitje, quienes se afiliaron en abril de 2005 y tres meses después, en julio, lo hicieron sus primos  Arantzatzú, Estíbaliz, Marisa y Francisco Laresgoiti Servitje. Ninguno refrendó su militancia como adherente.

Iñigo, Jordi, María del Pilar y Nicolás, quienes se afiliaron en julio de 2005, tampoco quisieron seguir siendo militantes adherentes del PAN.

Otro empresario emblemático que se afilió al PAN en 2005, y que ya no refrendó su militancia como adherente, es Manuel Arango Arias, fundador del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), quien se dio de alta en el padrón del PAN en 2005 para apoyar a Felipe Calderón.

Otro empresario destacado que tampoco refrendó su militancia como adherente del PAN, afiliado en 2005, es Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de Margarita, la mujer de Calderón, y de Juan Ignacio, quien tampoco refrendó su militancia.

Como informó el semanario Proceso en su edición de esta semana, los militantes del PAN se dispararon en el año 2000 por el “aura” de la conquista de la presidencia de la República, pero la pérdida del poder en las elecciones de 2012, propiciaron la fuga masiva de esos militantes.

El éxodo del PAN es colosal: Del millón 868 mil 572 militantes, activos y adherentes, sólo refrendaron su pertenencia a ese partido 379 mil, es decir, apenas el 20% del total.

La estimación de la dirigencia nacional, que encabeza Gustavo Madero, era antes de iniciar el proceso de refrendo que la militancia se reduciría a la mitad, unos 900 mil, pero luego se apostó que se quedarían en el PAN los que votaron en la elección de candidato presidencial, el 5 de febrero de 2012: Un total de 547 mil. Ni eso. Los ciudadanos que refrendaron su militancia son casi los mismos 371 mil 377 que se afiliaron en la campaña de dos semanas que, con ese fin, organizó César Nava, quien sustituyó a Germán Martínez en la presidencia del PAN tras el colapso electoral de 2009.

Y más aún: Los 379 mil militantes (210 mil activos y 169 mil adherentes) son casi el mismo número que el PAN tenía en el año 2000, en vísperas de ganar la Presidencia de la República.

 

 

 

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More