Promotores niegan mano de Fox en Dragon Mart

MÉXICO, D.F. (apro).- Los promotores del megaproyecto Dragon Mart salieron hoy en defensa del expresidente Vicente Fox, al señalar que no existe “algún familiar” suyo entre los accionistas mexicanos, que el predio de más de 560 hectáreas pertenece a la esposa de Carlos Castillo Medrano, uno de los accionistas mexicanos, y que seguirán buscando los permisos necesarios para continuar su construcción.

En rueda de prensa realizada en la Ciudad de México, Juan Carlos López Rodríguez, director general de la empresa inmobiliaria Dragon Mart Cancún, afirmó que la inversión inicial será de 180 millones de dólares, de los que 90% corresponde a capital mexicano.

“En lo único que podrían participar los extranjeros será en la exposición de productos”, aseguró.

López Rodríguez admitió que no cuentan aún con los requisitos de ley para su edificación. En días pasados, el alcalde de Cancún, Juan Carlos Ricalde, consideró que el proyecto no contaba con la autorización del municipio.

Por su parte, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aclaró que esta dependencia no ha recibido alguna solicitud relacionada con el proyecto Dragon Mart.

“No hay elementos porque no hay ninguna solicitud formal a la Secretaría de Economía en ninguna área de las cuales está aparentemente pensado este proyecto, pero en su momento, es muy sencillo, con la ley en la mano se tomarán las decisiones de cualquier solicitud que llegue a la secretaría”, advirtió Guajardo en el marco del Foro México 2013.

El martes pasado, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, (Semarnat) se deslindó ante el Congreso de la Unión de la responsabilidad en el otorgamiento de los permisos para el polémico megaproyecto.

La Tercera Comisión recibió un informe breve donde la Semarnat se declaró incompetente para intervenir en este proyecto.

“Con nosotros, hasta ahora, en el ámbito federal no requieren de ninguna autorización. Hasta el día de hoy no hemos tenido ningún acercamiento de los directivos del Dragon Mart”, afirmó Gabriela Lima Laurents, delegada de la Semarnat en Quintana Roo.

Proceso publicó en su edición 1888 de esta semana que en el proyecto Dragon Mart ha privado la opacidad, así como la oposición de legisladores federales y cámaras empresariales, como Concamin, Canacintra, Caintra y Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que están en contra de la competencia que implicaría la venta de mercancía china a unos cuantos kilómetros de la principal zona hotelera del Caribe.

Además, detrás de la operación estaría un enfrentamiento entre empresarios cercanos al presidente Enrique Peña Nieto –como Francisco Funtanet, presidente de Canacintra– que se oponen al proyecto, y los que lo promueven, empresarios vinculados  al expresidente Vicente Fox y su familia y apoyados por los priistas Félix González Canto y Roberto Borge Anguiano.

Según especialistas consultados por el semanario, en el fondo hay una pugna por la apropiación de los recursos naturales y las materias primas en Quintana Roo.

En África, las exrepúblicas soviéticas de Asia Central y en Sudamérica, los chinos se han caracterizado por la explotación intensiva de materias primas pero, según López Rodríguez, el Dragon Mart no será exclusivo para comerciantes chinos, sino para cualquier empresa de cualquier nacionalidad, a pesar de que en marzo de 2011 se habló de una inversión china de más de 40%.

El director del proyecto sostuvo que cualquiera que cumpla con los requisitos podrá arrendar un local. Y afirmó que ya hay unas cuatro mil 500 empresas chinas interesadas y de las mexicanas apenas se inició el levantamiento del padrón.

El proyecto aprobado el 28 de septiembre pasado por el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental de Quintana Roo incluye la edificación de 3 mil 40 locales comerciales en un área de 127 mil metros cuadrados; 12 locales comerciales en torno a espejos de agua artificiales para cafeterías, tiendas y restaurantes.

También 20 bodegas de 5 mil 403 metros cuadrados cada una y la construcción de 722 viviendas de dos niveles, de entre 100 y 150 metros cuadrados, para trabajadores de origen chino.

 

Comentarios

Load More