“Caravana por la vida” llega a Chihuahua; exigen a Duarte resultados sobre desapariciones

MÉXICO, D.F. (apro).- “Son nuestras hijas, no son mercancía”, “Duarte: si no resuelves, eres cómplices”, gritaban al unísono los integrantes de la “Caravana por la vida” al entrar a la ciudad de Chihuahua, luego de siete días de camino y 376 kilómetros recorridos desde Ciudad Juárez.
A los padres y madres jóvenes desaparecidas de Ciudad Juárez los acompañó un contingente de más de 50 de personas. Al llegar a la zona conturbada de la capital, al ejido de Sacramento, se unieron otras mamás de mujeres desaparecidas de Juárez y Chihuahua.
El gobernador del estado, Cesar Duarte Jáquez, no los recibió porque viajó a Chiapas para acompañar al presidente Enrique Peña Nieto en el arranque del programa “Cruzada contra el hambre”.
Entregaron un pliego petitorio que fue recibido por el secretario de Gobierno, Raymundo Romero Maldonado: “Bienvenidos a Chihuahua, qué bueno que llegaron con salud”, le dijo el funcionario, luego de que Ricardo Alanís, uno de los padres de mujeres desaparecidas, le preguntó si estaba estresado por el tono de voz que le escucharon.

Karla Castañeda, otra de las mamás iniciadoras de la caminata, indicó que el énfasis de la voz de Romero se debía al gusto que le da verlos; y preguntó a qué se debía que el gobernador no los recibiría.
Raymundo Romero les explicó que César Duarte no estaba porque tenía un compromiso previo, la agenda está establecida con anterioridad y no tenía detalles de la marcha. La cita era en Chiapas, les dijo. “Lo importante es que les de respuesta al pliego petitorio, ¿no?”
La caravana llegó a las once de la mañana a la capital para exigir una audiencia pública con el gobernador César Duarte Jáquez. Hicieron un alto en la escultura “El árbol de la vida”, donde se ubica una decena de cruces que simbolizan los feminicidios cuyos cuerpos encontraron en esa zona al norte de la ciudad, y que no han sido resueltos.
En el transcurso de la marcha hacia el Palacio de Gobierno, las madres y padres de familia fueron apoyados por los ciudadanos con claxons, aplausos y gritos que los animaban a continuar.
Llegaron quince mamás y dos papás de Ciudad Juárez, quienes expresaron su júbilo por haber llegado.
Luego de leer el pliego petitorio, colocaron una ofrenda de flores y veladoras en la placa conmemorativa del asesinato de su compañera y activista, Marisela Escobedo Ortiz, a quien mataron frente al Palacio de Gobierno el 16 de septiembre de 2010.
Los manifestantes decidieron regresar hoy mismo a Juárez; le dieron treinta días al gobernador para responder el pliego, que incluye los siguientes puntos, los cuales, pidieron que se respondan en una audiencia pública:
1. La entrega de los restos óseos que están en el Semefo y que siguen retenidos sin causa.
2. Que dé respuesta y explicaciones claras en presencia de expertos en la materia a las madres que han solicitado la opinión de un segundo dictamen que ADN, que lleve a la certeza de la identificación genética hecha por el estado de Chihuahua.
3. La entrega parcial de restos encontrados en el Valle de Juárez en 2011 y que ha evidenciado la problemática pública que vive el estado desde 1993.
4. Que se tipifique como delito la desaparición de personas y deje de ser un simple reporte, ya que las personas involucradas en la desaparición comparecen sin responsabilidad legal alguna.
5. Resultados a cada una de las madres sobre el caso de sus respectivas hijas.

Comentarios