Alerta El Barzón Chihuahua contra desempleo de jornaleros

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Las presas de la región centro-sur de la entidad se encuentran a 20% de su capacidad y, por las condiciones climáticas de 2012, este año sólo producirán 40% de sus tierras, lo que representa un grave desempleo para miles de jornaleros del sur del país que viajan cada año para trabajar en esta zona.

Así lo advirtió el líder barzonista Roberto Cázares Quintana, quien dio a conocer que esta problemática forma parte de las demandas que movilizaron a cientos de chihuahuenses en las Jornadas por la justicia.

También recordó que, el año pasado, las autoridades consiguieron un apoyo adicional para enfrentar la crisis alimentaria, gracia al pago de seguros catastróficos y a que los productores pudieron apoyar a comunidades indígenas y serranas que enfrentaron una fuerte crisis de alimentos.

Sin embargo, las aseguradoras se dieron cuenta que perdieron mucho y este año decidieron no ofrecer ese tipo de coberturas, por lo que no hay manera de apoyar más a las comunidades, ya que los productores también forman parte de los afectados.

Esa exigencia se suma a las demandas para que las autoridades atiendan y den resultados a las víctimas de la violencia, despojo de tierras de indígenas, sobreexplotación de mantos acuíferos y atención al campo, entre otros.

Los inconformes realizarán una audiencia pública este martes 5 a la una de la tarde, en la Plaza Mayor de la ciudad de Chihuahua, en donde estará como invitado el obispo de Coahuila, Raúl Vera.

Por su parte, los vendedores ambulantes de la ciudad de Chihuahua iniciaron hoy un ayuno para que las autoridades municipales respeten su derecho a trabajar.

Un grupo de policías antimotines llegó a las ocho de la mañana para intimidar y desalojar a los manifestantes, pero ante la presencia de representantes de los medios de comunicación desistieron de su acción.

Martín Solís Bustamante, quien lidera una de las manifestaciones en cabalgata desde el ejido Benito Juárez, informó que buscan ser atendidos por el gobernador César Duarte y, debido a que las problemáticas son también de competencia federal, demandan la presencia de subsecretarios de dependencias relacionadas con el campo, seguridad y derechos humanos.

Este lunes los ejidatarios tomaron la caseta de Sacramento, ubicada a 20 kilómetros de la capital, de la carretera hacia Juárez. La respuesta de los automovilistas fue de respeto y solidaridad.

Solís Bustamante explicó que mañana los inconformes arribarán por tres entradas a Chihuahua, recorrerán la ruta del nuevo transporte público que aún no se inaugura, el ‘Vivebus’, y dispuestos a acampar en la Plaza Mayor –ubicada frente a palacio de gobierno– los días que sea necesario hasta encontrar respuestas y soluciones.

Roberto Cázares encabeza la marcha en tractores, que avanza de Delicias, e informó que las autoridades estatales se acercaron para conocer sus demandas y ellos entregaron un pliego petitorio.

Esa región de Chihuahua requiere de programas alimentarios que integren a los pobres de las regiones y no sólo de los cinco municipios que se sumaron a la Cruzada contra el Hambre.

Además, demandan apoyos para la ganadería, porque entre mayo y junio se terminará el agua de las presas y no habrá producción si no hay atención de las autoridades a este problema.

Asimismo, piden regular el precio de la leche y que las autoridades federales formen parte de las mesas de trabajo, con el fin de que se comprometan a que la crisis no pase a mayores y tampoco sean recurrentes los estragos de la sequía.

Durante las tres marchas que avanzan por las carreteras de Delicias, Cuauhtémoc y Juárez hacia la capital estatal, representantes gubernamentales se han acercado para que los manifestantes lleguen en las mejores condiciones a su destino.

Una representante de Atención a Víctimas de la Fiscalía Zona Occidente, se acercó a los inconformes y preguntó a Luz Estela Castro Rodríguez, directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, los requerimientos de alimentos y hospedaje y los casos por los que reclaman atención.

Castro Rodríguez respondió que la cuestión de los alimentos y hospedaje está resuelta, pero lo que requieren de las autoridades es que se pongan a trabajar, que investiguen y encuentren a las personas desaparecidas.

Sobre las víctimas, indicó que la Fiscalía en Cuauhtémoc tiene pendientes por lo menos 90 casos de personas desaparecidas. Sin más, la funcionaria de la Fiscalía Zona Occidente se retiró.

Recrudece hambre en la sierra

“Estamos muriendo de hambre. Venimos por mucha ayuda, no cosechamos nada. No hay frijol”, clamó hoy Jesús Rodríguez, padre de once hijos y gobernador indígena de Chineachi, municipio de Carichí, al integrarse con sus compañeros a las Jornadas por la justicia.

Y aunque la inseguridad ha golpeado fuerte a las comunidades en la sierra Tarahumara, el fenómeno no se compara con el hambre que enfrentan los indígenas, sentenció el líder barzonista, Heraclio Yaco Rodríguez.

Dando golpes pausados con un tambor, Jesús Rodríguez acompaña la caminata de familiares de desaparecidos para sumar su lucha a la manifestación que concluirá el martes en la capital, en el marco del 96 aniversario de la Carta Magna.

Hoy se integraron a las marchas tres representantes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) con el fin de documentar las demandas de la cabalgata que avanza por el noroeste del estado, así como de la caminata que llegó al municipio de Santa Isabel, de los agricultores que vienen en tractores de Delicias y de vendedores ambulantes de la ciudad de Chihuahua.

El hambre de las comunidades obligó a Jesús Rodríguez, Felipe Reyes y José Evaristo Varela, también indígenas, a realizar el año pasado una colecta para pedir apoyo a productores de Namiquipa y otras partes del noroeste.

Lograron reunir 60 toneladas, donadas principalmente por la comunidad menonita, pero esas provisiones ya se terminaron. Las regiones beneficiadas se ubican en Batopilas, Bocoyna, Guachochi y Carichí.

“A ellos les dieron frijol cribado (quebrado) y no entero, eso habla de que la sequía ha afectado a productores que antes daban frijol entero, pero ellos e debe a los gastos que les generan los altos créditos, las tarifas de luz y una cosecha raquítica”, explicó Tomás Ruiz, representante de la asociación Derechos Supremos de los Pueblos Indígenas.

“Las autoridades no tienen visión de solidaridad ni conciencia. Nunca van a poder ocultar la desnutrición y el hambre, las muertes. Dicen que por la inseguridad no han atendido bien la cobertura de salud, pero sí puede llegar la Coca Cola ¿y no puede llegar la Sedesol, Salud?”, cuestionó Yaco Rodríguez.

También dio a conocer que de los camiones enviados para apoyar a la Tarahumara, el año pasado, ninguno fue víctima de la delincuencia.

Además, destacó que la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en Chihuahua tiene un estudio en donde los tarahumaras revelan que están cansados de que les digan qué hacer para atraer turismo, porque lo que les interesa es conservar su tierra, el agua y el bosque.

Luego criticó el programa federal denominado Cruzada contra el Hambre, de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que en Chihuahua sólo incluye tres comunidades serranas, así como la capital y Ciudad Juárez.

“En esos municipios serranos que incluyen (Guachochi, Guadalupe y Calvo y Morelos) sólo se encuentra 40% de población con pobreza relacionada con el hambre. ¿Y el otro 60% de la población? Van a quedar en la misma condición de pobreza porque no hay presupuesto adicional para ellos”, advirtió.

El martes 5 se unirán otras comunidades que reclaman la posesión ancestral de sus tierras, y que no les han sido reconocidas legalmente, como Bacajípare, Huetosachi y Mogotavo, del municipio de Urique, y que han sido afectadas por la construcción del teleférico en las Barrancas del Cobre.

Sobre la inseguridad, Tomás Ruiz do a conocer que la semana pasada acudieron a la V Zona Militar, con sede en la capital, para dar a conocer los casos de desaparecidos pero no fueron recibidos por las autoridades.

Los casos registrados se originaron en municipios como Bocoyna, Urique, Chínipas, Uruachi, Morelos, Batopilas y Guazapares.

Los indígenas caminan lado a lado con los familiares de las personas desaparecidas, así como de los vendedores ambulantes.

Comentarios