Descarta Segob presunto veto de EU al general García Ochoa

WASHINGTON (apro).- A unos días de que Enrique Peña Nieto asumiera la presidencia de la República, el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, advirtió a su equipo de seguridad que el general de división Augusto Moisés García Ochoa posiblemente estaba ligado al narcotráfico y a actos de corrupción, lo que pudo influir en su nombramiento como secretario de la Defensa Nacional, revela el diario The New York Times (NYT).

“El gobierno de (Barack) Obama tenía muchas preocupaciones sobre el general, incluida la sospecha de la Administración Federal Antidrogas (DEA) de que tenía lazos con traficantes de drogas”, subraya el diario estadunidense en un amplio reportaje publicado en su primera plana.

El artículo, titulado “La mano de Estados Unidos para prevenir el ascenso del general”, firmado por Ginger Thompson, Randal Archibold y Eric Schmitt, agrega que el Pentágono tenía “la ansiedad” de que García Ochoa “no había usado de manera adecuada al equipo militar y había robado dinero de contratos multimillonarios en materia de defensa”.

De acuerdo con testimonios de exagentes federales y funcionarios de los gobiernos de México y Estados Unidos que hablaron con los reporteros bajo la condición del anonimato, además de documentos clasificados de la DEA, la relación de García Ochoa con el narcotráfico data desde finales de los años 90” del siglo pasado.

La preocupación del gobierno de Obama se acentuó cuando el nombre del general apareció en la lista final de los candidatos de Peña Nieto para ocupar la titularidad en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Al final, el general García Ochoa no obtuvo el puesto, y en su lugar fue nombrado el general Salvador Cienfuegos Zepeda”, matiza el rotativo, y añade: “El papel de Estados Unidos en la elección de un integrante del gabinete subraya la tensión y desconfianza que existe entre los dos gobiernos, pese a las proclamas de amistad y cooperación”.

The New York Times, periódico que se había destacado por publicar en vastos reportajes de primera plana escándalos de corrupción de funcionarios mexicanos y sus lazos con el narcotráfico –práctica que menguó con la llegada a Los Pinos de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón–, apunta que con la elección de Peña Nieto y el regreso del PRI al poder, en el gabinete presidencial “muchos” de quienes lo integran tienen un pie en el pasado, en clara alusión a la corrupción y los nexos con el narcotráfico que caracterizaron a las más de siete décadas de hegemonía priista en la presidencia de México.

Designado por Calderón comandante de la columna del desfile militar del pasado 16 de septiembre, García Ochoa, de acuerdo con NYT, desconocía que el gobierno estadunidense se oponía en silencio a su posible designación como titular de la Sedena.

“Tras bambalinas, funcionarios estadunidenses habían puesto al general el apodo de El señor diez por ciento, acuñado por las sospechas por la manera en que manejaba los contratos militares”, puntualizan los reporteros.

Con base en despachos periodísticos mexicanos, el reportaje de primera plana indica que García Ochoa aprobó el pago de más de 355 millones para la adquisición de equipo de vigilancia (espionaje).

“La DEA sospechaba que el general tenía nexos añejos con el narcotráfico”, subraya.

“Los documentos fechados el 15 de diciembre de 1997 sostienen que el entonces coronel García Ochoa era uno de los altos oficiales militares mexicanos involucrados en un intento de negociar un acuerdo con las organizaciones del narcotráfico más poderosas del país”, acota el rotativo.

Los documentos “clasificados de la DEA” que obtuvieron los reporteros del The New York Times detallan cómo, presuntamente en una redada contra el cártel de Juárez, el general Ochoa “de manera deliberada” permitió que se escapara el entonces jefe de la organización criminal, Juan García Abrego.

“El coronel no dio la orden para lanzar la operación hasta que no salió del área el auto en el que según viajaba García Abrego”, se lee en el despacho de la primera plana del diario neoyorquino.

La advertencia sobre García Ochoa que personalmente hizo el embajador Wayne “a menos de una semana de la toma de posesión de Peña Nieto” a los entonces asesores de seguridad del ahora presidente, Miguel Ángel Osorio Chong y Jorge Ramírez Marín, The New York Times la caracteriza como una posible incapacidad del nuevo gobierno mexicano hacia la corrupción.

“La manera tan quieta con la que los estadunidenses descartan a funcionarios sospechosos de corrupción, ocurre por el temor que tienen de que las instituciones mexicanas no tengan la disposición de hacerlo por sí mismas”, añade el articulo.

Entre varios de los puestos que ha tenido el general García Ochoa destaca el de director del Centro de Investigación Antinarcóticos, comandante de las Fuerzas Especiales y director general de Administración de la Sedena.

Actualmente García Ochoa es el comandante de la XI Región Militar, en Torreón, Coahuila.

Descarta Segob presunto veto de EU

La noche de este martes, la Secretaría de Gobernación (Segob) rechazó que el gobierno estadunidense haya vetado en diciembre pasado un supuesto nombramiento para la Sedena, como lo publicó el New York Times.

El presidente de la República, acotó la Segob en un comunicado, “valoró en su oportunidad los perfiles de los generales de división en activo del Ejército Mexicano para seleccionar al secretario de la Defensa Nacional, cargo que recayó en el general Salvador Cienfuegos Zepeda”.

Gobernación precisó que esa decisión se “realizó en ejercicio pleno de las facultades que la Constitución le confiere (al jefe del Ejecutivo) para nombrar y remover libremente a los secretarios de Estado”.

Lo anterior, “en relación con la nota del periódico estadunidense The New York Times, que recogen hoy diarios mexicanos, en el sentido de que el gobierno de Estados Unidos vetó en diciembre pasado un supuesto nombramiento para la Secretaría de la Defensa Nacional de la actual administración”.

 

Comentarios