“Dios me pidió dedicarme a la oración”: Benedicto XVI

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- “Dios me pidió dedicarme a la oración y a la meditación”, dijo este domingo el Papa Benedicto XVI ante miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro, en su su último Ángelus como pontífice.

Sin embargo, precisó que no abandonará la Iglesia:

“En este momento de mi vida siento que la palabra de Dios está dirigida a mí. El Señor me llama a ‘subir a la montaña’, a dedicarme aún más a la oración y a la meditación”.

“Si Dios me pide esto es justamente para que pueda seguir sirviendo a la Iglesia con la misma dedicación y amor con el que lo he hecho hasta ahora, pero de una manera más adecuada a mi edad y a mis fuerzas”, afirmó el Papa alemán quien el próximo abril cumplirá 86 años.

El Ángelus fue pronunciado desde la ventana de su estudio privado en el palacio apostólico, como suele ser costumbre en los meses de verano.

Como es costumbre, el Papa se dirigió en varios idiomas a los fieles, entre ellos en español y pronunció una frase: “Estaremos siempre cerca”.

Este miércoles 27 de febrero, el pontífice realizará su última audiencia general que también se llevará a cabo en la plaza de San Pedro, un día antes de su retiro.

El Papa partirá el 28 de febrero en helicóptero hacia Castelgandolfo, a 30 kilómetros de Roma, a las 17:00 horas. A las 20:00 horas se hará efectiva su renuncia al papado, explicó el vocero del Vaticano,  Federico Lombardi. Todos los actos del Papa previstos para después del 28 de febrero fueron cancelados.

La despedida de Benedicto XVI no está siendo del todo suave, pues en los últimos días la prensa italiana ha revelado escándalos y comportamientos poco éticos en la Curia Romana que han sacudido sus casi ocho años de pontificado.

Según el periódico italiano La Repubblica, un informe ultrasecreto sobre escándalos de corrupción, sexo, y tráfico de influencias en el Vaticano, habría sido la causa de la renuncia del Papa.

Comentarios

Load More