Benedicto XVI le pone candados a informe Vatileaks

MÉXICO, D.F. (apro).- El papa Benedicto XVI decidió que el informe sobre los documentos filtrados el año pasado, conocidos como Vatileaks, siga siendo confidencial, por lo que solamente podrá ser conocido por el próximo pontífice, quien será elegido en marzo próximo.

“El Santo Padre ha decidido que los hechos de esta investigación, los contenidos de la cual sólo conoce su Santidad, se harán disponibles exclusivamente al nuevo Pontífice”, señaló la Santa Sede en un comunicado difundido este lunes, luego de un encuentro entre el Papa y los tres cardenales que realizaron la investigación: Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgio.

De acuerdo con la sala de prensa del Vaticano, Benedicto XVI entregará personalmente el delicado informe a su sucesor.

La semana pasada, el diario italiano La Repubblica –citando fuentes anónimas– señaló que durante su investigación esos tres cardenales descubrieron una red clandestina de chantajes, sobornos y encuentros homosexuales, que involucran a la jerarquía del Vaticano.

Y dicho hallazgo, agregó, fue una de las razones por las cuales el Papa presentó su renuncia al cargo, que se hará efectiva el próximo jueves 28.

El Vaticano inmediatamente negó tal versión periodística, calificándola de “deplorable”. Tras ello, varios medios italianos pidieron que se hiciera público el informe, a lo que el Papa acaba de responder que seguirá siendo confidencial.

Por otra parte, Benedicto XVI emitió un decreto mediante el cual le otorga al Colegio Cardenalicio la facultad de decidir en qué momento empieza el cónclave.

Según la reglamentación interna del Vaticano, aquel debe iniciar entre 15 y 20 días después de que el Papa abandone el trono pontificio, pero con esta nueva disposición papal, el cónclave podrá adelantarse. Todo depende del acuerdo al que lleguen los cardenales que participarán en él.

Comentarios