Mónica Arriola, la hija de Elba Esther, se deja querer en el Senado

MÉXICO, D.F. (apro).- Vestida de color morado, el de la pasión católica en épocas de cuaresma, la senadora Mónica Arriola, hija de Elba Esther Gordillo, se convirtió en el foco de atención, de la solidaridad y de las condolencias en el Senado de la República, como si se tratara de un pésame.

Arriola, la única senadora del Panal, se dejó querer. Abrazó efusivamente a Manuel Camacho Solís, exregente del Distrito Federal en la época que su madre, Elba Esther Gordillo, llegó a la secretaría general del sindicato de maestros. También le dio un abrazo a Javier Lozano, exsecretario del Trabajo en el calderonismo.

Maestro en las relaciones públicas, Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la bancada del PRI, se levantó de su curul para acercarse a Mónica Arriola, expresarle su solidaridad y preguntarle sobre su encuentro con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

–¿Cómo le fue con el secretario de Gobernación? –preguntó el senador priista.

–Bien –contestó amable y seca.

Apenas un día antes, Gamboa Patrón insistió en que los senadores del PRI no consideraban la detención de Elba Esther como una venganza política; hoy afirmó que su partido no actúa “con deslealtad hacia la maestra” que fue secretaria general del tricolor.

Gamboa Patrón también abundó sobre sus lealtades. Ante la prensa declaró que él es un hombre de lealtades. “Les quiero decir que mi lealtad es con el licenciado Miguel De la Madrid; mi lealtad hoy es con el presidente Peña Nieto.”

Otro de los líderes sindicales en el foco de atención, Joel Ayala, senador y dirigente de los burócratas, expresó su respeto a la autonomía del SNTE; y aclaró que él tiene bien sus cuentas y las presentó los días 12 y 13 de febrero.
“Hay que separar una situación de aplicación rigurosa de la ley hacia la persona de Elba Esther Gordillo y otra situación, al sindicalismo”, advirtió Ayala, amigo personal de Gamboa Patrón.

Al único que no se le vio en el salón de sesiones fue al senador y dirigente del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, señalado también en los medios por sus excesos y presunto desvío de fondos del gremio petrolero.
Mónica Arriola asumió que se encuentra triste, pero insistió que la detención de su madre, quien dirigió durante casi 24 años el SNTE, es un asunto personal.

“Esto no limita mi compromiso con seguir trabajando aquí y legislando”, afirmó.

Arriola subió a tribuna para presentar una iniciativa de ley para proteger a los bebés de madres seropositivas.
Todos escucharon a la hija de la maestra que, a partir de hoy, se convirtió en la senadora Arriola, del Panal. A secas.

Comentarios

Load More