Policías de San Miguel de Allende asaltan a dos estadunidenses

SAN MIGUEL DE ALLENDE, Gto. (proceso.com.mx).- Uno de los policías involucrados en el ataque a dos estudiantes ocurrido el 13 de marzo pasado fue denunciado por dos mujeres estadunidenses residentes en esta ciudad por golpearlas junto con otros cinco agentes preventivos durante un desalojo derivado de un juicio contra el exesposo de una de ellas.

Helen Snowdew, una de las dos ciudadanas estadunidenses residentes en esta ciudad, acusó a los policías de haber hurtado varias de sus pertenencias en ese desalojo –ocurrido el 11 de marzo-, entre las cuales figuran dos candelabros que tenían como destino la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

“Tengo mucho miedo es estar aquí…mi familia en Estados Unidos teme por mí; quieren llevarme porque en México se vive una locura”, dijo Helen Snowdew, quien es originaria de Florida.

Ambas exhortaron al alcalde priista Mauricio Trejo a tomar cartas en el asunto y erradicar la corrupción en la Policía Municipal. “Si hay una manzana podrida en la canasta, quítala y dilo públicamente”, señaló por su parte Michel Connor.

Las mujeres identificaron a uno de los policías que acudió ese día con un abogado particular, al verlo en el video que circula en Youtube donde éste y otros dos agentes –entre ellos el subdirector de la policía sanmiguelense Gabriel Gutiérrez Faustino- detienen un automóvil en el que viajaban dos hermanos, estudiantes de Derecho, a quienes intentan sacar del vehículo por la fuerza, lanzándoles gas lacrimógeno.

Supuestamente, los tres agentes preventivos fueron cesados, según anunció en su cuenta de Twitter el alcalde priista Mauricio Trejo. Sin embargo, el subdirector Gutiérrez Faustino continúa desempeñando su cargo.

Según la narración que las dos mujeres hicieron a los medios de comunicación, el 13 de marzo Helen Snowdew se encontraba en su casa, en la comunidad de Banda de este municipio, cuando un grupo de seis policías preventivos encabezados por un abogado ingresaron por la fuerza a su domicilio, con el argumento de que debían efectuar un embargo por un juicio en contra de su exesposo Erik Morris.

La mujer les explicó que Morris ya no vive en el domicilio y que no podían llevarse las pertenencias puesto que son de su propiedad, pero aun así los policías comenzaron a sacar diversos bienes.

Helen llamó a su amiga Michel Connor, quien se presentó y cuando comenzaba a filmar a los agentes con su teléfono celular, éstos se lo arrebataron y jalaron a ambas mujeres. A Helen la tomaron por el cuello, le golpearon la nariz y esposaron a las dos.

Fueron obligadas a subir a las patrullas 097 y 100 de Seguridad Pública de SMA y llevadas a los separos, donde pudieron salir luego de pagar 500 pesos de multa, sin que se les explicaran los cargos en su contra. Tampoco recibieron algún tipo de ayuda consular, aun cuando Helen no habla español.

Señalaron que en el Consulado de EU en esta ciudad solamente les ayudaron a recuperar sus pasaportes, pero anunciaron que procederán a interponer una denuncia penal por el abuso del que fueron víctimas.

Los policías tampoco se identificaron ante la solicitud de las mujeres para que lo hicieran.

“Por días no pude dormir por el golpe en mi nariz…mi hombro no está bien”, comentó Helen, tras mostrar a los reporteros las huellas de la lesión que le causaron en el hombro.

Posteriormente, Helen se dio cuenta de que en la lista de las cosas que le fueron embargadas no figuraba una vajilla de su familia con más de doscientos años de antigüedad, así como dos candelabros que por su valor histórico serían entregados a la custodia de la Biblioteca del Congreso de EU y dinero en efectivo, mismos que se llevaron los policías el día en que irrumpieron en su casa.

La mujer asegura que los policías han pasado por su casa de manera posterior a los hechos que denuncia y que amenazaron con matar a sus perros.

Comentarios

Load More