Ejecutan a paciente dentro del hospital Ángeles Interlomas

HUIXQUILUCAN, Méx. (apro).- El asesinato de un paciente en el Hospital Ángeles de Interlomas, el segundo ocurrido en dos años en uno de los centros hospitalarios propiedad del empresario Olegario Vázquez Raña, Grupo Empresarial Ángeles, es reflejo de la violencia que se vive en la capital mexicana.

En marzo de 2011, el empresario michoacano David Valencia Ramírez, cuyas actividades estaban radicadas en los estados de Jalisco, Sinaloa y Quintana Roo, fue ejecutado en el lobby de la cafetería del hospital Ángeles del Pedregal.

Esta tarde, un nuevo homicidio se registró en el mismo hospital, pero en Interlomas, cuando un paciente que dejaba la sala de urgencias fue atacado a tiros y asesinado por tres personas.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 13:00 horas, momento en que tres personas llegaron a bordo de un vehículo y balearon a tiros al paciente Antonio Garza Arellano, de 42 años, quien dejaba el hospital tras haber permanecido ocho días en él.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Estado de México desplegaron un operativo de seguridad alrededor del hospital para intentar ubicar a los agresores, y hasta el momento mantienen filtros de seguridad en los accesos y salidas a la zona residencial aledaña a Interlomas.

Avenidas como Paseo de La Herradura, en los límites con el municipio de Naucalpan, son custodiadas por agentes estatales, quienes restringen la circulación con tambos de color naranja.

En el interior del hospital Ángeles se mantiene un operativo de vigilancia, tanto de policías estatales como municipales, pero las actividades del nosocomio, ubicado en la zona de Interlomas, se realizan con normalidad.

A los asesinatos mencionados en hospitales privados se suma el del presunto líder de “Los Rojos”, Crisóforo Rogelio Maldonado Jiménez, El Bocinas, en diciembre de 2012.

En esa ocasión, dos sujetos vestidos de médicos lograron burlar la vigilancia del hospital Médica Sur e ingresaron al área de Terapia Intensiva para privar de la vida al sujeto; después de perpetrada la agresión se dieron a la fuga.

Comentarios