Maestros de Guerrero enfocan repudio y protestas contra perredistas

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- A un día de que fueran desalojados por agentes federales tras bloquear la autopista del Sol, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) y normalistas se manifestaron nuevamente en esta capital donde destrozaron la sede estatal del PRD y condenaron la actitud asumida por el gobernador de izquierda, Ángel Aguirre Rivero y el presidente del Congreso local, el diputado perredista Bernardo Ortega Jiménez, quien fue llamado “narco diputado”.

También, irrumpieron en la toma de protesta del nuevo rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Javier Saldaña, donde acudieron autoridades estatales y diputados locales, y lanzaron huevos contra la sede del ayuntamiento capitalino y el edificio del Instituto Guerrerense de la Cultura, ambos ubicados en la plaza central Primer Congreso de Anáhuac.

De esta forma respondió el magisterio y los normalistas al desalojo de ayer realizado por la Policía Federal (PF) y la protesta, a la que se sumaron padres de familia, militantes de Morena, integrantes de la Policía Comunitaria, miembros de organizaciones sociales y grupos juveniles, se convirtió en una descarga de ira contra el mandatario, su grupo político y sus aliados perredistas, quienes fueron calificados de ser ajenos a los conflictos sociales que persisten en la entidad y actuar en contra de los intereses de la sociedad para privilegiar a los grupos de poder.

“Hoy en Guerrero se libra una lucha contra el Estado mexicano y las reformas que impone el gobierno federal, no sólo la educativa sino las que vienen. Por eso la respuesta tan dura de las autoridades en nuestra contra; por eso tanto descrédito a este movimiento”, expresó el dirigente de la CETEG, Gonzalo Juárez Ocampo.

Advirtió que este movimiento que surgió el 25 de febrero en rechazo a la aprobación de la reforma educativa, después del desalojo de ayer, se convirtió en “una lucha popular” en contra de las reformas que atentan contra la soberanía y los derechos de la sociedad.

Por ello, criticó la postura que asumieron el mandatario estatal y el líder del Congreso local, hijo de Celso Ortega La Ardilla -un presunto narcotraficante ejecutado en 2011- frente a la contrarreforma educativa que planteó el magisterio, la cual fue avalada por el gobierno estatal y enviada por el Ejecutivo al Congreso, donde fue rechazada esta semana por diputados postulados por la izquierda que son mayoría, entre ellos el hijo del gobernador Aguirre.

Luego, anunció que los profesores seguirán en paro laboral y que las acciones de protesta las reanudarán el próximo miércoles.

A las 11:00 horas, un contingente de más de cuatro mil manifestantes partió en marcha de la sede de la CETEG, ubicada al sur de esta capital al grito de “cuidado con Guerrero, estado guerrillero” y lanzando consignas en contra del gobernador Aguirre y los diputados locales perredistas.

Al frente del contingente un profesor llevaba pegado al cuerpo fajos de billetes y una banda en el pecho con el nombre escrito del diputado perredista y presidente del Congreso local, Bernardo Ortega, quien fue señalado de manera insistente como “narco diputado”.

Enseguida, los manifestantes irrumpieron en el auditorio estatal Sentimientos de la Nación, donde se realizaba la toma de protesta del nuevo rector de la UAG y a la que asistieron autoridades estatales encabezadas por el secretario de Gobierno, Humberto  Salgado Gómez y diputados locales, entre ellos Bernardo Ortega; así como el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera y el rector de la UNAM, José Narro.

“Que salga Bernardo Ortega y Humberto Salgado; aquí estamos para ver si son valientes y pueden golpearnos”, gritaban los manifestantes; no obstante, el incidente no pasó a mayores y se retiraron expresando su repudio a los aguirreristas y perredistas que se encontraban en el lugar.

Luego, el contingente se dirigió al centro de esta capital donde realizaron un mitin en la plaza central y lanzaron huevos en contra de la fachada del ayuntamiento y el edificio de la representación cultural del gobierno estatal.

En su discurso, el vocero de la CETEG, Minervino Morán, emplazó a los diputados locales a aprobar las reformas a la ley local de educación que envió el Ejecutivo y rechazaron esta semana, de lo contrario, advirtió, “el pueblo tomará en sus manos este movimiento”.

Ahí, el dirigente reiteró que desde este momento la lucha de la CETEG y normalista, se convirtió en “un movimiento popular”.

También, los manifestantes condenaron el manejo informativo de medios de comunicación como Milenio, Televisa y TV Azteca.

Mientras que el integrante de la dirigencia estatal de Morena, Iván Hernández denunció que en el desalojo de ayer, policías federales detuvieron a un militante de esta organización, identificado como Salvador Corona Polito, quien hasta la fecha no ha sido presentado.

El mitin concluyó a las 15:00 horas y el contingente se regresó en marcha hacia el campamento que mantienen en la sede de la CETEG y cuando pasaban frente a la sede estatal del PRD, sobre la avenida Miguel Alemán, los inconformes arremetieron contra el inmueble lanzando piedras y huevos.

La protesta se intensificó cuando los inconformes derribaron un portón y se introdujeron al edificio, recién remodelado, destruyendo ventanas y muebles de oficina.

En la sede partidista se encontraba el secretario de Asuntos Electorales de la dirigencia estatal del Sol Azteca, Mario Ruiz Valencia, quien se escondió en una oficina para evitar la ira de los manifestantes.

También, los cetegistas apedrearon la casa de gestión del senador perredista y miembro del grupo político del gobernador, Aguirre, Sofio Ramírez, ubicada sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

Así concluyó la semana de protestas del magisterio disidente y normalistas que rechazan la aprobación de la reforma educativa y ahora arremetieron contra el PRD y el gobernador postulado por la izquierda, Ángel Aguirre.

Comentarios

Load More