Las narcoconexiones México-Colombia

BOGOTÁ (Proceso).- Por medio de una empresa de fachada que instaló en el sur de Florida, el agente especial del IRS Kurt Evan Hartwell documentó entre 2004 y 2011 cientos de transferencias financieras realizadas por testaferros de narcotraficantes mexicanos y colombianos para lavar dinero procedente de la venta de drogas en México y Estados Unidos.

La operación encubierta, denominada Stock Block (bloqueo de valores), ha derivado hasta ahora en la extradición de nueve comisionistas de bolsa y asesores financieros colombianos a Estados Unidos y mantiene bajo investigación a importantes empresas bursátiles de este país. Sus alcances en México se mantienen en reserva.

Las transacciones financieras rastreadas por Hartwell iniciaban en México, Nueva York y Puerto Rico con el giro de órdenes de pago electrónicas a favor de una cuenta bancaria de Logistical Engineering, Inc., la empresa montada por el agente del IRS, que supuestamente prestaba servicios de consultoría en ingeniería civil en Florida.

De Estados Unidos, esos recursos eran transferidos a Colombia, donde el conocido comisionista de bolsa Carlos Eduardo Leyton Sinisterra se encargaba de blanquearlos en el sector bursátil del país: una clásica operación delictiva de cuello blanco.

Según pormenores de la operación encubierta proporcionados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a las autoridades colombianas, en la red de lavado de activos participaron comisionistas de bolsa, asesores financieros y prestanombres que utilizaron identificaciones de personas fallecidas para montar en Colombia un entramado de empresas fantasmas, licitaciones públicas inexistentes y contratos falsos, todo con el fin de blanquear al menos 6.7 millones de dólares.

Las acusaciones 12-20091 CR-KING, 11-20491 CR-LENARD y 09-20941 CR-LENARD del Tribunal Federal del Distrito Sur de Florida establecen que en la red de lavado participaron al menos 11 colombianos, nueve de los cuales ya fueron extraditados a Estados Unidos y cooperan con las autoridades de ese país. Los dos restantes son Leyton Sinisterra y su asistente en las corredoras de bolsa Intervalores y Proyectar Valores, Fany Esperanza Gil Vivas, quienes aún se encuentran detenidos en Colombia.

El pliego de cargos en su contra señala que “Leyton Sinisterra, Gil Vivas y otros abrieron una cuenta en Intervalores para poder recibir y convertir dólares estadunidenses en pesos colombianos. Leyton Sinisterra y Gil Vivas presentaron facturas y contratos (de Logistical Engineering, Inc.) de servicio ficticios correspondientes a trabajo de ingeniería falso para poder ocultar la verdadera naturaleza de los fondos ilícitamente obtenidos y lavar los ingresos de los narcóticos. Un informante confidencial que tenía trato directo con Leyton Sinisterra y Gil Vivas suministró información del conocimiento y participación de ellos en el plan para el lavado de dinero”.

 

La investigación en México

 

El congresista colombiano Simón Gaviria encabeza una investigación legislativa sobre Interbolsa y le pidió al presidente Juan Manuel Santos no firmar la extradición de Leyton Sinisterra hasta que no se esclarezcan sus nexos con las operaciones ilegales en la compañía y con narcotraficantes como El Chapo Guzmán.

“La información que pueda aportar Leyton para esclarecer diferentes operaciones de lavado también debe llevar a profundizar la investigación en Colombia e inclusive en otros países, como México”, dice Gaviria.

Por su parte, el vicefiscal general de Colombia, Jorge Fernando Perdomo, confirma a Proceso que Leyton Sinisterra ha sido interrogado acerca de sus relaciones con Guzmán. Omitió los detalles porque “se trata de una investigación en curso; pero sí, esa línea investigativa es clara”.

En un documento que forma parte del expediente remitido por la justicia estadunidense a las autoridades colombianas, se dice que entre septiembre y noviembre de 2007 el comisionista de bolsa colombiano Manuel Alfonso Madero Luzardo, El Pato, “hizo que se enviaran transferencias cablegráficas de negocios cambiarios mexicanos y de un negocio mexicano dedicado a exportaciones de vehículos a la cuenta bancaria de Logistical Engineering. Madero entonces hacía que se transfirieran los fondos cablegráficamente de la cuenta bancaria de Logistical Engineering a su cuenta personal de cliente en lntervalores con la ayuda de Leyton Sinisterra y de Gil Vivas.

“Para poder justificar el recibo de dólares estadunidenses en su cuenta en Colombia –continúa el documento–, Madero le proporcionaba a Intervalores una factura falsa que afirmaba que Logistical Engineering le debía a él una cierta cantidad especificada de dinero por servicios de consultoría presuntamente prestados para un proyecto de ingeniería civil en Colombia. Estos presuntos servicios de consultoría nunca se realizaron, ya que Logistical Engineering era una empresa encubierta controlada por el Servicio de Rentas Internas (IRS) de Estados Unidos.”

 

Casas de cambio

 

El Pato, extraditado a Estados Unidos en agosto de 2012, era una pieza clave de este engranaje que, según la acusación 11-20491 CR-LENARD, “transfirió cientos de miles de dólares estadunidenses derivados de ingresos de narcóticos desde Estados Unidos o México a Colombia”.

La operación Stock Block que dirigió Hartwell y el fiscal Frank H. Tramen aportaron a la Corte de Florida múltiples evidencias de lavado de dinero, como “registros de transferencia electrónica de la Reserva Federal de Estados Unidos, comunicaciones electrónicas (e-mail), registros de negocios, transcripciones de conversaciones telefónicas grabadas legalmente, grabaciones de audio y video de reuniones y reportes de entrevistas a informantes confidenciales y otros testigos con conocimiento relevante a la actividad delictiva en este caso. Además, un informante confidencial, quien tenía negociaciones directas con Leyton Sinisterra y Gil Vivas, ha suministrado información de su esquema de lavado de dinero”, se lee en los cargos contra los implicados.

Entre las transacciones que se documentaron de esa forma aparecen varias realizadas desde casas de cambio mexicanas que emitieron órdenes de pago a la cuenta bancaria de Logistical Engineering en Estados Unidos. La mayoría de esos giros cablegráficos fueron realizados o coordinados por Luis Glicerio Figueroa Jaramillo y El Pato, cuyos testimonios ante la justicia estadunidense pueden desembocar en nuevas acusaciones.

El mes pasado, funcionarios de la fiscalía general colombiana viajaron a Florida para interrogar a los nueve extraditados por la operación Stock Block y profundizar sobre la posible implicación de otras corredoras de bolsa de su país en el lavado de activos.

Además de Figueroa Jaramillo y El Pato, están en manos de la justicia estadunidense y esperan juicio en la Corte Federal de Florida Hugo Alejandro Sighinolfi Encinales, Daniel Bernal Colmenares, Juliana Rubio Isaza, María Margarita Salinas, Carlos Fernando García Córdoba, Héctor Álvaro Martínez Rujana y Juan Alberto Charria Martínez, la mayoría de ellos comisionistas de bolsa en Colombia.

Las autoridades de Estados Unidos tienen grabadas varias horas de conversaciones de los principales acusados con informantes que seguían instrucciones de Hartwell. Según la acusación, aquellos “siempre dejaron claro que su negocio tenía que ver con recibir dólares procedentes de la venta de drogas ilícitas en México y en las calles de Estados Unidos, y entonces trasladar efectivo a Colombia”.

Comentarios

Load More