Desaparecen 50% de tortillerías y panaderías en 10 años

MÉXICO, D.F. (apro).- Las pequeñas panificadoras y tortillerías ubicadas en las colonias populares del país están “en riesgo de extinción” ante el crecimiento desmedido de cadenas comerciales como Walmart, alertó Leopoldo González, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de la República Mexicana (Canainpa).

Según el directivo, en la última década más de 50% de estos negocios han desaparecido “ante el crecimiento invasivo de Walmart en México”, así como de otras cadenas departamentales.

El dirigente de la Canainpa también urgió a atender la problemática de las prácticas comerciales ejercidas por la cadena estadunidense en el país, ya que en naciones como Alemania, Walmart tuvo que pagar 283 millones de euros por prácticas desleales, “pues en menos de una semana acumularon 287 denuncias, y por ello a esta transnacional la corrieron de aquel país”.

El líder de la industria panificadora aseguró que organismos como la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), así como la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), “están dejando morir” a las pequeñas y medianas empresas dedicadas a la venta de alimentos.

Leopoldo González señaló: “Le pedimos al presidente de Concamin que ponga orden en el tema porque están destruyendo a todos los industriales, y a Canacintra, a que ponga en orden a todos los comerciantes de esta naturaleza –Walmart, Tiendas Aurrerá y Soriana, entre otros–, para que dejen de destruir fuentes de trabajo, pues en el lugar donde se pone una tienda de éstas, quitan cientos de fuentes de trabajo y 50% del comercio local”.

De hecho, aseguró que han existido múltiples solicitudes por parte del comercio organizado, así como de varias cámaras afiliadas, para que Concamin, que encabeza Francisco Funtanet, apoye ante el Ejecutivo y Legislativo una iniciativa de Ley Federal de Buenas Prácticas Comerciales.

“Esta iniciativa deberá buscar la equidad en el comercio y la competitividad en términos parejos, a fin de que ésta se cumpla y sea vigilada por las autoridades y no quede únicamente en un acto de buena fe de los firmantes”, acotó el vicepresidente de la Canainpa.

Luego advirtió que “Concamin y Canacintra deben voltear a ver a su verdadero sector, es indispensable, o de lo contrario las pequeñas y medianas industrias vamos a desaparecer”.

Y ejemplificó: “El costo de bolillo, el cual tiene un valor comercial promedio real de 1.40 pesos, una panificadora lo puede vender hasta en 1.50 pesos, en tanto que las tiendas de autoservicio lo suben a 1.70 cuando logran cerrar las panificadora de la colonia; sin embargo, cuando apenas arriban al punto de venta, por apertura, en su competencia desleal, lo ponen a 90 centavos la pieza”.

No sólo eso, también existen distorsiones mercantiles en la adquisición de materia prima, ya que los proveedores venden el huevo 30 ó 40% más bajo a Walmart y la margarina hasta 20% más bajo que a la industria panificadora.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More