Procuraduría de Chiapas falsea pruebas sobre el plagio de una niña indígena

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Elena Morales Gutiérrez, madre de Gabriela Sánchez Morales, una menor indígena de ochos años de edad secuestrada en 2011, denunció que la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) busca falsificar pruebas para notificar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que su hija ya fue localizada.

La mujer aseguró que su hija aún está en poder de sus secuestradores, presuntos miembros del PRI en el estado, quienes, dijo, la tendrían esclavizada en un poblado de la entidad.

El caso de Gabriela Sánchez y su familia, que ha sido víctima de agresiones, encarcelamiento y desplazamiento, fue llevado ante la CIDH, que emitió medidas cautelares contenidas en el expediente MC-485-11, con fecha 16 de mayo de 2012.

El secuestro de Gabriela Sánchez Morales, indígena tzeltal, ocurrió el 17 de julio de 2011 en el ejido Busiljá, municipio de Ocosingo.

Ese día, de acuerdo con el testimonio de la madre de la pequeña, Domingo Gutiérrez Hernández, Herlindo López Pérez, Benjamín Gómez Sánchez, Manuel Pérez Vázquez, Lorenzo Pérez Gutiérrez y Juan Sánchez Morales, quienes iban acompañados por 15 elementos de la Policía Estatal Preventiva, irrumpieron en su domicilio y se llevaron a su hija.

Luego de que Elena Morales interpuso una denuncia penal por el secuestro de Gabriela, la PGJE inició la averiguación previa 240/IN95-T1/2011.

La madre de la niña aseguró que en diciembre de 2011, seis meses después de que se llevaron a su hija, la vio en el domicilio de Benjamín Gómez Sánchez, pero las autoridades no hicieron nada por rescatarla.

Ante ese hecho, y luego de la expulsión de un grupo de familias del ejido Busiljá, entre ellos la de Gabriela, los agraviados solicitaron la intervención de la CIDH, organismo ante el cual la PGJE debe rendir un informe del caso.

Según la denuncia de la familia de la menor, en días pasados la dependencia estatal intentó convencer a la madre de Gabriela que firmara una carta donde dice que la niña ya se encuentra con ella, pero eso, subrayó, es falso.

Detalló que el pasado jueves 4 Elena Morales recibió un citatorio para comparecer el martes 9 en las oficinas de la agencia del Ministerio Público en la ciudad de Ocosingo.

En ese lugar, una persona que se identificó como el licenciado Castro Mancilla exigió a la mujer que firmara el documento en el que se notificaba que la menor Gabriela Sánchez Morales había sido localizada y ya se encontraba con su madre, padre y abuelos maternos.

Para presionarla, el “licenciado” ofreció a Elena apoyo de la PGJE y luego la amenazó con meterla a la cárcel si no aceptaba firmar, denunció la madre, quien se negó a signar el documento. Además, dijo, su padre murió hace años, por lo que es imposible que la niña estuviera con él.

“La niña Gabriela Sánchez Morales no ha sido localizada ni presentada, ni se encuentra con su madre, padre y abuelos maternos. La PGJE de Chiapas pretende engañar a la CIDH y continuar con las violaciones al debido proceso para una resolución justa y conforme a derecho de las familias desplazadas”, denunciaron los agraviados, quienes insistieron en la localización y el rescate de la menor.

Comentarios