Se estanca conflicto en la UNAM; marchan 200 en apoyo a encapuchados

MÉXICO, D.F. (apro).- El conflicto en la UNAM llegó a su sexto día sin visos de solución: Las personas que mantienen tomada la rectoría mantienen vigente su exigencia de que se revierta la decisión el Tribunal Universitario de expulsar a cinco alumnos, mientras que las autoridades insistieron en que no se sentarán a dialogar si antes no desalojan el inmueble.

En el curso del día, alrededor de 200 estudiantes que apoyan a los encapuchados realizaron una marcha de apoyo por el circuito universitario, mientras las autoridades continuaron con la difusión de comunicados para exigir la entrega inmediata del inmueble.

Los que avalan la toma caminaron por el circuito universitario con pancartas en las que exigieron a las autoridades un diálogo público y un alto a la “represión”.

Al finalizar su recorrido, regresaron a la explanada frente a la rectoría, en donde mantienen un “cinturón de seguridad” para evitar la intervención de la Policía Federal (PF).

Incluso, varios jóvenes pernoctaron ahí durante la noche, en casas de campaña, para apoyar a los inconformes.

Luego leyeron un comunicado en el que reiteraron que el nuevo plan de estudios fue impuesto por “burócratas” de la UNAM, que no fue sometido a consideración de los estudiantes y tiene la finalidad de privatizar la educación.

También condenaron la “criminalización de la protesta social” por parte de las autoridades universitarias, su falta de voluntad para dialogar y les exigieron desistirse de las demandas penales presentadas contra quienes tomaron la torre de rectoría.

Asimismo, insistieron en la reintegración de los alumnos expulsados por el Tribunal Universitario. La decisión se tomó luego de su participación en los actos de violencia de los días 1 y 5 de febrero en el CCH Naucalpan.

Los alumnos afirmaron que la violencia provino de las autoridades, quienes permitieron el acceso de policías del Estado de México al plantel para detener a los presuntos responsables.

Por su parte, la UNAM informó en un comunicado que la Comisión Especial de Seguridad del Consejo Universitario realizó una sesión extraordinaria en la que demandó “al grupo violento que ocupa ilegalmente la torre de rectoría” que entregue de inmediato las instalaciones.

La instancia universitaria en la que están representados consejeros alumnos, profesores, investigadores, trabajadores, directores de facultades, centros e institutos expresó su rechazo a cualquier expresión de violencia como medio para dirimir diferencias y manifestó su apoyo al rector José Narro Robles.

En otro comunicado, la universidad informó de la exigencia de 18 mil 300 alumnos pertenecientes a 160 escuelas del Sistema Incorporado de la UNAM, con presencia en 22 estados, para que las “personas encapuchadas” que tienen ocupada la torre de rectoría la devuelvan inmediatamente y sin condiciones.

Asimismo, señala el comunicado, su rechazo a la violencia “como fórmula para expresar demandas o promover soluciones, y reprobaron que continúe la alteración de la vida institucional y el daño a la imagen de la universidad”.

Esta misiva se sumó a las tres dadas a conocer el miércoles pasado por las autoridades universitarias, en las que presuntamente 115 mil 664 universitarios exigieron el desalojo inmediato de los inconformes.

Comentarios

Load More