Denuncian criminalización de tres ‘facebookeros’ en Puebla

PUEBLA, Pue. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) consignó a Eduardo Salazar Velázquez, Néstor López Espinoza e Iván Ismael Guizasola Vázquez, porque supuestamente planeaban realizar “hechos violentos” durante el desfile que se realizó el pasado domingo 5 en esta ciudad, con motivo del 151 aniversario de la Batalla de Puebla.

El consejero del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), René Sánchez Galindo, denunció que el gobierno de Rafael Moreno Valle intenta criminalizar a los jóvenes por convocar a una manifestación a través de una cuenta de Facebook, de la misma manera que en 2011 el gobierno de Veracruz encarceló a dos tuiteros porque presuntamente divulgaron a través de la red social rumores sobre tiroteos y otros actos violentos del narcotráfico en el estado.

El gobierno poblano cometió violaciones graves a los derechos humanos de los tres detenidos, como desaparición forzada, tortura y fabricación de delitos, entre otros, en su afán de desarticular una posible movilización social en un acto en el que estaría el presidente Enrique Peña Nieto, señaló.

Detalló que los tres jóvenes fueron detenidos entre la noche del jueves 2 y la mañana del viernes 3 en operativos arbitrarios.

La víspera, el procurador de Justicia, Víctor Carrancá Bourguet, reconoció que en los cateos realizados en los domicilios de los acusados no se encontró una sola prueba que demostrara que planeaban ejecutar hechos violentos durante el desfile.

No obstante, dijo, se procedió a su detención por una denuncia anónima que señalaba a los tres jóvenes como orquestadores de una manifestación violenta, aunque después de los interrogatorios y de haberles asegurado sus equipos de cómputo sólo se comprobó que eran los autores de mensajes en los que llamaban a manifestarse el 5 de mayo.

Luego de esas declaraciones se daba por hecho que el Ministerio Público se desistiría de levantar cargos contra los acusados, pero la tarde-noche del domingo fueron consignados ante juzgados de Cholula y Puebla, bajo la averiguación previa 215/2013/DMZS, por los delitos de portación de instrumento prohibido, cohecho, desobediencia y resistencia de particulares.

En un comunicado, la propia PGJ admitió que a las tres personas “se les investigó ante la advertencia de la posible comisión de hechos violentos previstos para el 5 de mayo a los que estaban convocando”, y advirtió que la dependencia mantiene abierta una carpeta de investigación en torno al caso.

En tanto, este lunes los juzgados de Cholula fijaron una fianza de 95 mil pesos para Eduardo Salazar y de 90 mil para López Espinoza, pero a petición de la defensa fueron reducidas a 28 mil  y 20 mil pesos, respectivamente.

En cuanto a Iván Ismael Guizasola Vázquez, quien fue enviado al penal de San Miguel en Puebla, aún se desconoce si tendrá derecho a fianza.

En el caso de Néstor López Espinoza, estudiante de la Universidad Autónoma de Puebla y secretario de capacitación del Comité Municipal de Morena, además de miembros del movimiento #YoSoy 132, existen testimonios de que fue detenido de manera arbitraria el viernes 3 por la mañana, pero fue hasta el sábado a mediodía cuando  sus familiares dijeron que desconocían su paradero.

De acuerdo con Carlos Figueroa Ibarra, secretario de Derechos Humanos de Morena, saben por el abogado de López Espinoza que por varias horas lo tuvieron encapuchado, con las manos esposadas hacia atrás, arrodillado y  escuchando amenazas de que lo matarían.

El abogado también dijo que su cliente fue acusado del delito de portación de instrumento peligroso, debido a que al momento de su detención llevaba un “bóxer”, una especie de manopla de acero.

Al respecto, Verónica Espinoza, madre de Néstor, desacreditó esa supuesta prueba debido a que su hijo –aseguró– ni siquiera sabía lo que significaba la palabra “bóxer”. Manifestó que nunca antes vio ese objeto en poder de su hijo y que era imposible que lo portara al momento de ser detenido, porque cuando ello ocurrió el joven se dirigía a prestar su servicio social en la Delegación Estatal del Instituto Nacional de Migración.

Añadió que tampoco hay elementos para acusarlo de cohecho, pues ese día sólo llevaba 50 pesos para pagar los camiones que necesitaba para trasladarse de Chachapa, Amozoc, hasta el centro histórico de Puebla.

Por testimonio de vecinos, la madre de Néstor sabe que su hijo fue interceptado alrededor de las 8:45 horas por una camioneta tipo Jeep roja, placas TXK1714, de la que bajaron hombres vestidos de civil y se lo llevaron a la fuerza.

“Los vecinos que presenciaron esto incluso creyeron que se había tratado de un secuestro o de un levantón porque mi hijo gritó pidiendo auxilio y hasta hubo gente que trató de ayudarlo”, relató en entrevista Verónica Espinoza.

El cateo

La mujer detalló que el mismo viernes 3, sin saber que su hijo había sido detenido, alrededor de 30 hombres y mujeres vestidos de civil, portando armas de alto poder, llegaron al mediodía su casa, en la Segunda Privada Camino a Santa Cruz #11 de la colonia Guadalupe, en Chachapa, con una supuesta orden de cateo que, aseguró, nunca le entregaron para que pudiera leerla.

“Sólo me la enseñaron de lejos, pero no me dejaron que la tomara”, recordó Espinoza.

Por los “nervios” que le provocó la acción, dijo, batalló para abrir la puerta, pero los policías la abrieron a empujones.

“Cuando estaban entrando, les pedía que me explicaran de qué se trataba, por qué llegaban así a mi casa, y uno de ellos me dijo: ‘¿qué quiere, señora, que pase lo mismo que ocurrió en Boston?’”.

Luego de revisar la casa, los policías se llevaron dos CPU, una laptop descompuesta, una memoria USB, un celular, papeles de su hijo y propaganda de Morena.

Cuando los policías se retiraron del lugar, agregó, buscó contactarse con su hijo, pero el celular de aquél la “mandaba a buzón” reiteradamente. En ese momento se le acercó un vecino para ofrecerle ayuda y le contó que en la mañana habían “subido a un muchacho” en la entrada del Camino a Santa Cruz, Chachapa.

Los familiares del joven se dirigieron a la PGJ y a las agencias del Ministerio Público, pero en ningún lugar les dieron noticias de Néstor.

“Ya pensaba que a mi hijo lo habían matado”, exclamó la mujer, cuando al mediodía un ministerial le informó que Néstor estaba en una unidad conocida como Bicentenario, cercana a la PGJ.

Sólo le permitieron que entrara por 30 segundos para darle algo de alimento y apenas pudieron cruzar palabras. “Como si mi hijo hubiera cometido algún delito muy grave”, soltó.

Por la noche del domingo, integrantes de Morena arribaron al penal de Cholula para manifestar su apoyo al joven, cuyo perfil, dijeron, no corresponde al de una persona violenta o radical, como lo calificó la PGJ.

Sánchez Galindo consideró que la manera en que actuó la dependencia, con base en las presuntas comunicaciones que los jóvenes tuvieron por internet, sin ninguna prueba física de la cual pudiera deducirse que pretendían generar violencia, es violatorio de los derechos humanos.

“Lo que publicaron en las redes sociales lo hicieron bajo el derecho que tienen a la libertad de expresión”, apuntó.

Subrayó que a todas luces, al no encontrar ninguna prueba, la PGJ armó los delitos menores por los que finalmente los consignó.

La Comisión #YoSoyHuesca, perteneciente a la asamblea #YoSoy132Puebla, emitió un comunicado para solidarizarse con los tres detenidos.

Un integrante de ese movimiento consideró que ese caso, como otros que han ocurrido en el país, busca generar miedo y desarticular el activismo social en contra del gobierno de Peña Nieto.

A los jóvenes detenidos se les relaciona con una cuenta de Facebook denominada Revolución 2013 Puebla y con un video colocado en YouTube bajo el nombre “Operación 5 de Mayo”, en los que llamaron a manifestarse durante la visita que haría Peña Nieto a Puebla ese día.

“Durante estos meses hemos difundido la Operación 5 de Mayo, la fecha está próxima, será un día de manifiesto en la Ciudad de Puebla, así que invitamos al Pueblo nacional a manifestarse, el gobierno daña cada vez más al país y debemos hacer algo para evitarlo, es hora de que el gobierno tema a su pueblo”, se lee en uno de los mensajes subidos, en los que se observa a un personaje con la máscara de Anonymous.

“Estamos aquí para apoyar a los que luchan por defensa de la Patria, este mensaje va en especial para Peña Nieto y Moreno Valle. Hacemos el comunicado al pueblo nacional que si el gobierno reprime alguna de las manifestaciones nacionales, pero en especial a los hermanos poblanos, los únicos responsables Peña y Valle (sic), tendrán que responder sobre lo que ocurran”, añade.

En un principio, medios locales difundieron que durante los cateos a los domicilios de los muchachos, la PGJ había encontrado material para elaborar bombas molotov, sin embargo el procurador reconoció que no se halló material peligroso que confirmara el supuesto plan de violencia.

Esta tarde, integrantes de Morena volvieron a manifestarse afuera del  penal de Cholula para exigir la inmediata liberación de los tres  detenidos, pues hasta ahora, aseguraron, no existen pruebas de que hubieran cometido algún delito.

En tanto, Sánchez Galindo manifestó que los mensajes en Twitter que se le imputan a Néstor sobre su supuesta participación en una protesta en esta ciudad, ni siquiera están relacionados con sus cuentas personales en redes sociales.

Comentarios

Load More