Calderón y Mouriño, la mina de oro española

Juan Camilo Mouriño y Calderón. Foto: Miguel Dimayuga. Juan Camilo Mouriño y Calderón. Foto: Miguel Dimayuga.

En los expedientes del caso Nóos, en España, se expone la manera en que el yerno del rey Juan Carlos de Borbón, Iñaki Urdangarín, utilizó su parentesco y el acceso a la agenda real para vender información privilegiada a empresarios. El anzuelo era la promesa de facilitarles el acceso al mercado mexicano a través de Felipe Calderón, entonces presidente, y de su secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño. Aunque oficialmente no se concretó ningún acuerdo a través de Urdangarín, inquieta comprobar que exfuncionarios calderonistas han sido contratados por consorcios de aquel país.

MADRID (Proceso).- La ruptura de Iñaki Urdangarín y su socio Diego Torres abrió la posibilidad de que se ventilaran en los tribunales españoles documentos confidenciales que prueban el tráfico de influencias al que recurrió Urdangarín, yerno del rey Juan Carlos de Borbón y duque consorte de Palma, al abrirles oportunidades de negocio a inversionistas españoles con su intercesión ante el gobierno mexicano.

Iñaki proporcionó información privilegiada a sus clientes por anticipado, para lo cual aprovechó su acceso a la agenda de la Casa Real, en particular sobre los encuentros que el monarca tendría con Felipe Calderón durante la visita de Estado que el entonces presidente mexicano hizo a España en junio de 2008.

El informe Oportunidades de negocio en México. Informe de resultados de las primeras gestiones realizadas por D. Iñaki Urdangarín, del que este semanario obtuvo una copia, consta de 30 páginas y está fechado el 7 de marzo de 2008. Ahora está en manos del juez Pedro Castro, quien instruye el proceso judicial del llamado caso Nóos, por el instituto y la consultora del mismo nombre con que operaba el yerno del rey.

Ahora ese texto sirve para documentar que las “puertas” para que los inversionistas españoles entraran al país eran directamente el presidente Felipe Calderón y su mano derecha, Juan Camilo Mouriño.

Para resaltar el valor de sus gestiones, Urdangarín se jactó de la buena relación que su suegro, el rey Juan Carlos, mantenía con Calderón. Así lo describe en su informe, que envió a su cliente Eugenio Calabuig Gimeno, propietario de Aguas de Valencia (Agval)…

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1906, ya en circulación)

 

Comentarios

Load More