Tributo multimillonario del gobierno a Televisa

Instalaciones de Televisa en Periférico Sur Instalaciones de Televisa en Periférico Sur

Un recuento de los favores fiscales del gobierno a Televisa, a partir de la administración de José López Portillo, muestra que la condonación de casi 3 mil millones de pesos del Servicio de Administración Tributaria al gigante mediático es el tributo con que cada presidente –en este caso Enrique Peña Nieto– compra la buena voluntad de quienes deciden el final de las telenovelas.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- En su reporte trimestral ante la Bolsa Mexicana de Valores, el Grupo Televisa informó que desde el 15 de abril, “con el consentimiento del SAT” (Servicio de Administración Tributaria), la empresa presentó ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa un desistimiento al juicio de nulidad y realizó un pago de 343 millones 254 mil pesos.

El reporte no precisaba lo que realmente era la clave: ese pago representaba apenas el 10% del crédito fiscal por 3 mil 334 millones 960 mil pesos que el consorcio adeudaba al SAT por deducciones erróneas de pérdidas en el pago del Impuesto Sobre la Renta.

El sábado 11 de mayo se precisó que, en realidad, la condonación del adeudo fiscal a Televisa equivalía a 2 millones 990 mil 746 pesos. El dato generó un revuelo mayúsculo en las redes sociales, al grado de convertir las frases #SATHazmeUnParo y #PerdonaSAT en los trendig topics más mencionados durante el fin de semana en Twitter.

El mismo día, el SAT intentó “aclarar” en un comunicado el multimillonario favor fiscal indicando que se basó en el artículo tercero transitorio de la Ley de Ingresos de la Federación para 2013, aprobada en la Cámara de Diputados en febrero pasado, cuando se negociaba en el gobierno federal y el Pacto por México la reforma constitucional en telecomunicaciones.

Pese a la “aclaración”, el revuelo por la condonación de casi 3 mil millones a Televisa no disminuyó. Por el contrario, confirmó la regla no escrita desde los sexenios priistas de José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, así como en los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, de favorecer fiscalmente al monopolio televisivo.

Desde la entrega de concesiones de decenas de canales sin pago de contraprestación alguna, la condonación de los adeudos fiscales y financieros consentida por Ernesto Zedillo durante la crisis de la sucesión de Azcárraga Milmo en 1997, la eliminación de los tiempos fiscales con el decretazo de 2002 en el sexenio de Vicente Fox, y la supresión del pago de derechos en la Licitación 21 durante el gobierno de Felipe Calderón, la constante de todos los gobiernos ha sido la de beneficiar a Televisa.

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1907, ya en circulación)

Comentarios

Load More