Convenios de TV UNAM

La UNAM, a través del canal cultural de los universitarios, firmó un convenio con la Universidad de Salamanca de España con la mira de elaborar coproducciones e intercambiar materiales audiovisuales de carácter educativo-cultural y promover la actualización de sus recursos humanos relacionados con las diversas especialidades televisivas.­

Se busca que los contenidos atiendan básicamente temas relacionados con el idioma, por ejemplo las diferencias entre la lengua española hablada en la península ibérica en relación con la de México y otros países latinoamericanos, así como las aportaciones de las lenguas indígenas.­

Entre otros programas se ha pensado en realizar un curso de español destinado a la comunidad hispánica y latinoamericana de Estados Unidos. De esta forma la televisión cultural de la UNAM compartirá programas acerca de los clásicos de la filología hispánica, entre otros la publicación Los 1001 años de la lengua española, de Antonio Alatorre. Además de diversos perfiles de la serie Maestros detrás de la ideas y Palabra empeñada, perfiles de escritores contemporáneos de México.

Este acuerdo se agrega a las distintas colaboraciones con que ya cuenta TV UNAM con universidades de varios países de Latinoamérica, como Argentina, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador y Panamá. Algunas series de esos países han aparecido ya en pantalla; recientemente un programa chileno sobre las mujeres escritoras, quienes reflexionaban sobre las posibles diferencias entre la literatura hecha por mujeres y la realizada por hombres, para llegar a la conclusión no unánime de que las variedades quizás están en los temas o en los enfoques (pero, al ser las palabras el instrumento fundamental para ambos, es imposible distinguir entre una escritura masculina y otra femenina).

Un tropiezo de las televisoras culturales es el hecho establecido por el mercado de encarecer la producción frente a la compra de series o programas. De este modo el adquirir materiales a las grandes compañías se ha vuelto costumbre. Y puede conocerse la calidad de una emisora por el monto de realizaciones propias.

En América Latina todos los canales educativo-culturales cuentan con bajo presupuesto y escasa producción; una solución a sus carencias es firmar convenios entre sí y con otros canales que puedan aportar programas a cambio de los propios. Aquí hay una triple ventaja: al tiempo que se adquieren series, las propias se difundirán a su vez en otras latitudes, logrando también diversidad en una pantalla más bien monocorde.

Comentarios