A 20 años de Canal 22: “Con el recorte del 15%, no puede operar”: Cremoux

Canal 22 ya posee el terreno de su antena en el Cerro del Chiquigüite y acaba de recuperar siete horas diarias de transmisión matutina que llenaba el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa (ILCE), dice a Proceso Raúl Cremoux, nuevo director del Canal Cultural de México, y agrega:

“Estamos renegociando el presupuesto de 221 millones de pesos que recibimos luego de un recorte de 15%. Tenemos muchos planes para el futuro, algunos son: crear un cuarteto musical, establecer el Club 22 –especie de tarjeta de descuento en espectáculos, libros, restaurantes, seguros– para ampliar el círculo de fieles seguidores, y licitar la creación de una agencia que consiga publicidad para contribuir a las finanzas de la emisora. También haremos un gran evento sobre televisión pública en septiembre para aprovechar las experiencias de otros países al producir y gestionar emisoras culturales.”

Todo ello en el contexto de su aniversario 20 a celebrarse en el Lunario del Auditorio Nacional este lunes.

–¿Cómo recibe el canal?

–Bien, es un sello con prestigio. Está totalmente digitalizado, lo cual es muy importante para el apagón analógico, tiene cámaras de última generación y dos unidades móviles, produce el 41% de su programación. Sin embargo cuando llegué estaban varios focos rojos prendidos. El primero fue que me dijeron en enero: no hay para la nómina en abril: De los 252 millones 800 mil pesos del presupuesto de 2012, nos quitaron 7.5 millones, y poco después, sobre lo restante, nos bajaron un 8%, con lo cual descendimos a 221 millones, un 15% de reducción en total. Con eso no podemos operar. Estoy planteando al Consejo de Administración una inyección inmediata de 60 millones que no sé si lograremos porque la Secretaría de Hacienda lo ve muy difícil.”

–¿A qué se debió la baja, cuando otros canales como el Once obtuvieron aumento?

–Fue un recorte sectorial que ocurrió con todo Conaculta y en muchas otras zonas federales. Me parece injusto. Para todo lo que queremos hacer necesitaríamos una cantidad de 600 millones de pesos al año.

“El segundo foco rojo encendido era el terreno en el Cerro del Chiquigüite, No pertenecía legalmente al canal, y ante la aparición de nuevas cadenas no faltaría quien quisiera comprarlo, así que logramos un decreto expropiatorio con pago a los campesinos, éste fue publicado en el Diario Oficial hace apenas una semana.

“El tercero provenía de una inercia: Desde 1995 el ILCE, que entonces producía siete horas diarias de series educativas, cubría con esa programación la mañana de transmisiones de Canal 22. Con el tiempo la institución comenzó a declinar, pues de  los 17 organismos de las 17 naciones que la sostienen la mayoría paga una cuota muy baja, insuficiente para cumplir con los compromisos de la institución. No había convenio, y como concesión federal estamos obligados a tener el control total de las horas que emitimos, era una situación irregular, ya la contraloría interna nos lo había advertido. Por tanto hicimos un acuerdo con el director actual del ILCE, José Luis Espinosa, paulatinamente iremos recuperando una, dos, tres horas hasta que volvamos a tener las siete. También poco a poco les cederemos ese tiempo en el canal 22.3 analógico para no afectar a los maestros y a quienes hacen uso de esos materiales.”

Canal 22 carece de instalaciones propias. En el tercer piso de un edificio rentado a Estudios Churubusco está la dirección, “este es otro de los déficit de la emisora”, señala Cremoux:

“No hay lugar suficiente para trabajar, estamos apretados y mal distribuidos, esta oficina es muy grande mientras que los técnicos tienen que arreglárselas con un espacio mínimo.”

–¿Cuáles son sus planes?

“Te digo algunos: Aumentar los recursos económicos, para ello crear una agencia propia de publicidad, de marketing que atraiga clientes, firmas afines a los objetivos del canal, por ejemplo librerías, líneas aéreas, bancos, instituciones públicas como Pemex o la CFE. El público que nos sigue no es aquel que ve el futbol y se llena de cerveza, nachitos, papitas. Debe haber una renovación en la forma de vender, no por raiting sino por el tipo de audiencia que tiene Canal 22. Yo te diría que tenemos la mayor audiencia en conciertos, en documentales, en películas de gran calado. Cuando se tiene una S.A. de C.V. pienso que es legítimo obtener beneficios con la venta de espacios sin desvirtuar los productos.”

–Cuando Jorge Volpi se hizo cargo de Canal 22 declaró que iba a hacer de éste un buen negocio. ¿Está de acuerdo con eso?

–No, yo no pienso hacer un gran negocio. No, para nada. ¿Qué es lo que yo quisiera? Quisiera lograr comprensión de las grandes empresas para que sean aliadas de la calidad, aliadas para crear una mejor audiencia, capacitada. No conseguir dinero por sí, cuidar de dónde viene. Por otro lado se conoce poco que Canal 22 puede prestar servicios a todos los sectores productivos con unidades móviles, estudio virtual, foros. Para hacerlo tenemos una subdirección comercial, y para apoyarla vamos a tener una agencia.”

–Y la forma de difundir los anuncios, el formato, ¿será el mismo que en la televisión comercial?

–No, ya estamos dando el ejemplo. Tenemos cine sin cortes. Claro, hay negociaciones con el IFE y con la Secretaría de Gobernación (SG) porque constantemente te mandan pautas, más ahora que va a haber elecciones. En todo lo que queremos hacer buscaremos que no haya esos cortes, que los patrocinios estén al principio y al final del programa y que digamos “este es un tiempo de comerciales” para que la audiencia lo sepa. Quizá no siempre lo logremos, pero será una meta. Además en el viejo reglamento de la SG está muy claro que no puedes interrumpir en las escenas climáticas.

“Otro de los planes es el de tener un cuarteto. Se me ocurrió formar una orquesta como la que tuvo la ORTF, la radio y televisión francesas, pero me dijeron que eso era presupuestalmente inviable. Fernando Lozano, director de la orquesta de Puebla e impulsor de orquestas juveniles, nos está ayudando con este proyecto. Será un cuarteto que se desdoblará, en alguna ocasión será una camerata de ocho individuos, luego otra de 21 para volver a cuatro.  queremos hacer música y difundir la música mexicana.

“Planeamos crear una especie de club para atraer televidentes fieles. Mediante una cantidad se le daría, de entrada, un obsequio del tipo de cinco películas que son obras maestras, y una tarjeta. Con ésta se buscará que obtengan descuentos en diferentes establecimientos. De esa manera podemos capitalizarnos un poco y hacer que nuestra audiencia se quede con nosotros,  este es otro de los proyectos que tengo.”

–¿Seguirá con el proyecto de la señal internacional de Canal 22?

“Sí, continuamos dando servicio al millón 300 mil suscriptores en Estados Unidos. Buscamos alianza con la Secretaría de Relaciones Exteriores, específicamente con la subsecretaría para América del Norte. Haremos un convenio con Dextro, la plataforma de contenidos educativos y culturales de Estados Unidos,”y luego yo te diría una cosa, el Estado mexicano debe tener muy claro que el prestigio del país no está en los botines de los jugadores, ni en los guantes de los boxeadores, está en sus creadores de cultura y este canal no hace cultura pero la difunde. Los gobiernos del mundo no hacen cultura pero están obligados a poner las condiciones necesarias para su desarrollo. Sin una política cultural vigorosa, el país se desdibuja. ¿Qué es lo que tenemos que hacer nosotros? Contribuir a darle el diseño de un país que aspire a la grandeza, en consecuencia no podemos pensar en el negocio. Te lo diré de otra manera, nuestro negocio es conseguir que el gobierno, por medio de recursos fiscales o de otro orden, nos dé el apoyo necesario para cumplir con nuestra tarea.

Comentarios

Load More