Minimiza César Duarte demandas de seguridad de médicos

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La población de Guadalupe y Calvo comenzó a levantar firmas en solidaridad con el personal médico del hospital que desde el pasado fin de semana mantiene un paro administrativo.

Además, comisariados ejidales enviaron oficios para respaldar sus reclamos: contratación de especialistas, respeto a sus derechos laborales y garantías para trabajar con seguridad.

Guadalupe y Calvo se ubica en el centro del “Triángulo dorado”, entre Durango y Sinaloa. La mayor parte de la población es indígena, rarámuri o tepehuana, y se unió para apoyar a los médicos, quienes evidenciaron la corrupción que existe en la zona.

Para el gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, el asunto del hospital es “una tradición, desgraciadamente, sobre todo en regiones serranas, la mayor parte de profesionistas aspira a venirse a la ciudad. Circunstancias como éstas las aprovechan para buscar sus cambios, para mejorar su situación laboral. Somos respetuosos de los derechos, pero es indebido que se plantee de esa forma”.

Pero el reclamo de los médicos es que ha cesado la contratación de especialistas, que han huido por amenazas, secuestros y por temor, ya que por lo menos en siete ocasiones han ingresado comandos para exigir que atiendan a sus pacientes.

Duarte dijo que esa situación “no es congruente. Sí es un problema pero no significa total riesgo. Por eso abrimos facultades de medicina, porque no hay médicos para la demanda. Ellos permanentemente quieren sus cambios a Chihuahua. Están en su derecho, quieren mejorar su calidad de vida; bueno, es válido, pero no que lo traten de esa manera”. Aseguró, además, que tienen total apoyo en materia de seguridad.

Los trabajadores del hospital reviran: ninguno está pidiendo cambio a Chihuahua. Lo que exigen es respeto a sus garantías, porque no a todos les llega la compensación que por ley les toca por trabajar en esa zona y les dilatan el pago. Además, piden equipo para trabajar, así como medicamento en beneficio de la comunidad.

Mientras tanto, en Guadalupe y Calvo, la gente se ha involucrado para apoyarlos, enviando escritos de secciones como San Rafael y otras comunidades, indígenas y mestizas, dijeron los representantes sindicales en la región.

El apoyo es para exigir mejor calidad en la atención médica.

Por su parte, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, José Luis Armendáriz González, dijo que la situación no es nueva, ya que el organismo ha registrado varias inquietudes del personal.

“Hay temor del personal porque varias ocasiones personas armadas han llegado con personas lesionadas para exigir que las atiendan rápido. Este hecho reciente ya lo estamos atendiendo, ya fue personal de la comisión a Guadalupe y Calvo”, aseguró.

Indicó que en los hospitales siempre hay exigencias, ya que las quejas de salud ante la CEDH ocupan el tercer lugar. “Los niveles de violencia son altos”, reconoció.

Las autoridades de la Secretaría de Salud se comprometieron a analizar las solicitudes del personal médico del hospital de Guadalupe y Calvo.

En un comunicado de prensa, aseguran que buscarán dar respuesta a las peticiones, con el objeto de brindar el mejor servicio y atención a la población, y garantizar las condiciones adecuadas para el personal.

La Secretaría de Salud recibió el pliego petitorio que hicieron los trabajadores sindicalizados y confirmó que no se han interrumpido los servicios de atención y prevención a la población en el hospital.

“En coordinación con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud se ordenó el levantamiento de actas administrativas para determinar la existencia de actos que signifiquen un riesgo a la prestación de los servicios de salud a la población, con apego a las Condiciones Generales de Trabajo”, informaron.

Comentarios

Load More