Otros tres alcaldes también delegan a Jesucristo seguridad de sus municipios

MONTERREY, N.L. (apro).- Los alcaldes de Guadalupe y Benito Juárez, César Garza y Rodolfo Ambriz, así como el de Ensenada, Baja California, Enrique Pelayo Torres, también “entregaron sus municipios a Jesús” para que instale ahí su reino de paz, tal como lo hizo el sábado pasado la alcaldesa regiomontana Margarita Arellanes Cervantes.

En ceremonias separadas, los tres ediles concedieron materialmente las llaves de la ciudad a Dios.

En videos difundidos en YouTube se observa al priista Garza, al panista Ambriz y al priista Pelayo Torres hacer proclamas similares a las que hizo recientemente la panista Arellanes, quien encomendó el cuidado de la ciudad a Jesucristo.

En Guadalupe, edil delega “la máxima autoridad”

Garza Villarreal es observado en un video de cuatro minutos titulado “Alcalde le entrega las llaves de la ciudad a Jesucristo”, con fecha de publicación de 10 de diciembre de 2012.

Ahí se ve al edil en un templete, junto a otras personas que elevan las manos al cielo en actitud suplicante, mientras lo aplaude abajo una multitud.

En la parte medular del discurso, dice el alcalde priista: “Es por eso que hoy, yo, César Garza Villarreal, presidente municipal de ciudad Guadalupe, entrego la ciudad de Guadalupe, Nuevo León a nuestro señor Jesucristo, para que su reino de paz y bendición sea establecido. Abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad.

“Reconozco que sin su presencia y ayuda no podemos tener éxito real. Y con un profundo respeto y reverencia le pido ante esta comunidad, como testigos, que entre a esta ciudad y la haga su habitación. Señor Jesucristo, ¡bienvenido a Ciudad Guadalupe!”

Luego, Garza hace entrega de las llaves de la ciudad a una persona que está con él en el templete. Posteriormente Garza lee la inscripción en el obsequio: “Dios ha estado visitando nuestra ciudad de una manera palpable, conduciendo la transformación que está cambiando el ambiente de nuestra comunidad. Es por eso que hoy determino entregar la Ciudad de Guadalupe, Nuevo León a nuestro señor Jesucristo, para que su reino de paz y bendición sea establecido (…) Bienvenido a Ciudad Guadalupe, César Garza, presidente municipal”.

El animador de la reunión pide a la gente que levante las manos en señal de gracias a Dios.

Es en este municipio, vecino al oriente de Monterrey, donde el militar retirado Enrique Sanmiguel, secretario de Seguridad Pública, institucionalizó desde la pasada administración las misas cristianas en el cuartel, para que los policías, antes de salir a efectuar los peligrosos rondines, puedan encomendarse a Dios.

En Benito Juárez, se “canceló” la pobreza

En otro video de 11 minutos, fechado el 1 de enero de 2013, el alcalde panista Rodolfo Ambriz Oviedo aprovecha lo que parece un mensaje de año nuevo para agradecer a las personas que confiaron en él para que se convirtiera en alcalde.

Y después declara al municipio de Benito Juárez, ubicado a 20 kilómetros al oriente de la capital, como residencia permanente del “altísimo”.

“Dios viene a establecer su reino aquí a Juárez y todos somos testigos de que éste no es un evento de una exclusiva religión. Es por eso que los líderes espirituales están aquí, frente a nosotros. Vamos a regresarle la paz a nuestros hijos y nuestras familias y seremos testigos de ello”.

Luego, Ambriz hace entrega de la ciudad a Jesús: “Es así, reconociendo que Dios me ha honrado con la condición de ser instrumento para que en la Ciudad haya paz y buena voluntad, yo, Rodolfo Ambriz Oviedo, alcalde de Benito Juárez, Nuevo León, a primero de enero del año 2013, ante la sociedad de esta ciudad, hago entrega de las llaves de la ciudad ¡a Jesucristo, rey de reyes y señor de señores, y declaro que a partir de hoy, toda rodilla se dobla y toda lengua confiesa el señorío de Cristo en la vida práctica de esta ciudad”.

Enfebrecido, el alcalde señala que a partir de ese día la vida en la comunidad se renovará: “Este día declaro canceladas maldiciones de corrupción, pobreza, falta de valores, y de todos los factores que históricamente han destruido las familias de esta bendita ciudad”.

Luego, el edil le entrega las llaves a la ciudad a un hombre al que llama Profeta Walker.

Los discursos de los dos alcaldes son muy parecidos al que pronunció Margarita Arellanes en un evento evangélico denominado México Ora, en el que le entrega la ciudad a Jesús.

Proclamó la panista: “Reconociendo que la participación humana es indispensable, sabemos que por sí sola no tiene la capacidad de revertir las tinieblas, que sólo la luz de la fe de Dios puede desvanecer. Es por eso que hoy estamos aquí reunidos, y yo, Margarita Alicia Arellanes Cervantes, entrego la ciudad de Monterrey, Nuevo León, a Nuestro Señor Jesucristo, para que su reino de paz y bendición sea establecido”.

En Ensenada, un romance divino

El alcalde Enrique Pelayo Torres entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo en un acto religioso en agosto de 2012.

“Ensenada está viviendo un romance con Dios y claro que le doy las llaves de la Ciudad a Jesucristo” dijo, frente a una congregación religiosa en el evento Oración por la Ciudad 2012, también de tendencia cristiana.​

Sólo después de la entrega, un pastor agradeció a Dios por haber dado a Ensenada un presidente municipal como Enrique Pelayo Torres. Ruega además, que los recursos federales lleguen a Ensenada para que se pueda concretar el proyecto político del alcalde.

Por último, asienta el portal Terra, “la persona que presentó al edil dice que ningún integrante de esa comunidad religiosa tiene la autoridad de entregar las llaves de la ciudad a Jesucristo, pero el alcalde sí puede, en lo que califica como un hecho profético ya que Satanás lo escuchó y esa decisión tiene peso tanto en la tierra y como en el infierno.

Comentarios

Load More