Decapitan a dos policías; hallan sus cabezas dentro de una hielera

MÉXICO, D.F. (apro).- La violencia presuntamente vinculada a acciones del crimen organizado dejó un saldo de al menos 14 muertos, entre ellos dos policías decapitados, en hechos registrados en cinco entidades.

Un hallazgo macabro tuvo lugar en Culiacán, Sinaloa, a un costado de la carretera México-Nogales, en el municipio de Ahome: dos cabezas humanas fueron halladas dentro de una hielera abandonada.

Una era de un agente de la Policía Ministerial del Estado (PME) y la otra de un exelemento de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

Según la Policía Municipal de Ahome, junto a la hielera había un mensaje en el que se amenazaba a las corporaciones policiacas.

En Durango, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó sobre la muerte violenta de tres personas; dos fueron encontradas en la zona serrana, asesinadas a balazos, y una más fue ultimada por un desconocido en la capital de la entidad.

Según la dependencia, el hallazgo de los dos primeros cuerpos, ambos del sexo masculino, se dio en el municipio de San Dimas.

Las víctimas fueron identificadas como Mateo, de 25 años, e Israel, de 28, quienes presentaban heridas de bala en tórax y abdomen.

Por la mañana otro hombre de unos 26 años fue ejecutado en la capital del estado en la calle prolongación Cuauhtémoc y Tres Culturas en el fraccionamiento Huizache I.

La víctima fue interceptada por un sujeto que conducía un vehículo negro, quien le disparó en la cabeza y tórax y luego huyó.

En La Paz, Baja California, tras un trabajo de rastreo realizado en el sur de la ciudad, elementos de seguridad ubicaron una fosa clandestina en la que encontraron tres cadáveres, entre ellos el de una mujer.

La fosa fue localizada en las inmediaciones de la colonia Tabachines, hacia las 22:00 horas del lunes pasado.

En el municipio fronterizo de Matamoros, Tamaulipas, fueron ultimados dos presuntos delincuentes al enfrentarse con militares.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia (PGJE) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatales, el lunes anterior se registró un enfrentamiento entre civiles armados y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional con saldo de dos hombres muertos.

El suceso inició en Matamoros y terminó en terrenos del ejido El Juanillo, donde fueron ultimados los dos hombres, de 26 y 25 años.

Uno de ellos fue identificado como Oscar Andrés Escamilla Salas, originario de esa misma localidad.

Los hoy occisos formaban parte de un convoy compuesto por dos vehículos con gente armada, mismo que fue detectado por los soldados a la altura de la avenida Rigo Tovar y Leyes de Reforma. Ahí se inició un enfrentamiento y persecución que prosiguió por la carretera Matamoros-Reynosa.

En su intento por escapar, los civiles armados se internaron en el ejido El Juanillo, donde tuvieron otro enfrentamiento con los militares y finalmente fueron ultimados.

En Chihuahua, la Fiscalía Zona Sur informó que dos hombres, de unos 25 años, fueron encontrados muertos la noche del lunes en el camino que conduce a la sección de Dolores, en el entronque de la comunidad La Crucita, del municipio de Guadalupe y Calvo.

Ambos tenían heridas de bala, atadas las manos con cinta canela y a uno de ellos le cubrieron la cabeza con su propia camiseta.

Sus cuerpos fueron abandonados en la parte trasera de una camioneta Jeep Cherokee color gris sin placas, que tenía impactos de bala.

La madrugada de este martes fueron localizadas dos personas asesinadas a balazos en la carretera Tanhuato-Guadalajara, en Michoacán.

Una llamada anónima alertó a los cuerpos de la Policía Municipal, que arribaron al lugar en compañía de personal del Ministerio Público y elementos de servicios periciales para realizar el levantamiento de los cuerpos.

Las víctimas tenían entre 30 y 35 años y tenían huellas de tortura, así como varios impactos de bala y marcas de que fueron arrollados varias veces.

 

Comentarios

Load More