Peña inaugura El Macayo; reducirá inundaciones en Tabasco y Chiapas, asegura

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto y los gobernadores de Tabasco y Chiapas, Arturo Núñez y Manuel Velasco, respectivamente, inauguraron la compuerta El Macayo en Reforma, Chiapas, en la bifurcación de los ríos Carrizal y Samaria, con la cual se esperan reducir riesgos de inundación en esta capital.

El Ejecutivo federal dijo que la infraestructura regulará el caudal del Carrizal administrando el flujo de agua que cruza por Villahermosa y que, en épocas de lluvias, alcanza hasta 8.5 millones de litros por segundo, cantidad tres veces superior a lo que utilizan todas las ciudades de México al mismo tiempo.

La compuerta –en la que se invirtieron más de mil 100 millones de pesos- controlará el paso de solamente 850 metros cúbicos por segundo por el Carrizal y desviará los excedentes hacia el Samaria y de éste al Golfo de México, con lo que se reducirá el riesgo de inundaciones en esta capital que en 2007 sufrió la peor inundación de su historia.

Peña Nieto resaltó que más allá del costo económico, este tipo de obras ayuda a actuar de manera preventiva y mitigar los efectos de las lluvias, reduciendo a la vez el gasto de lo que representaría emprender acciones correctivas una vez ocurridos los desastres.

Urgió a los gobiernos estatales y municipales a poner énfasis “con un sentido de urgencia” al rubro preventivo, y a trabajar en las obras que requiere el país para que el agua se vista como fuente de vida y prosperidad, no como factor de riesgo.

El gobernador Arturo Núñez Jiménez celebró la conclusión de la obra y aseguró que Tabasco continúa avanzando, coordinadamente con el gobierno del presidente Peña Nieto, “en la tarea de dejar atrás las épocas amargas de las inundaciones”.

Destacó que El Macayo es ejemplo de lo que se puede hacer cuando hay voluntad y visión de Estado y confió que, con el apoyo del gobierno federal, Tabasco resolverá los temas pendientes en materia hidráulica, entre ellos, la planeación y construcción de obras de control y cauces de alivio en los ríos Samaria, De la Sierra y Usumacinta.

En una jornada considerada “histórica” porque la conclusión de El Macayo se prolongó por más de una década, el mandatario tabasqueño consideró como inaceptable continuar viviendo bajo la sombra del peligro y la vulnerabilidad, y resaltó que el nuevo Proyecto Hidrológico de Tabasco (Prohtab) está encaminado a revertir este escenario.

Las obras de El Macayo, dijo, en coordinación con un manejo adecuado de la extracción de las presas del Alto Grijalva, podrán garantizar los niveles del río Carrizal, evitando vaivenes drásticos incontrolables e inundaciones en Villahermosa, en beneficio de 700 mil habitantes.

Subrayó que la estructura es para Tabasco un símbolo de esperanza y solidaridad republicana en el marco del federalismo mexicano.

Según Peña, el convenio suscrito entre la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y su gobierno, que da vida al Prohtab, refleja la visión integral de la gestión del agua largamente reclamada por los tabasqueños, ya que incluye obras de control de inundaciones, de aprovechamiento del recurso con fines productivos, drenaje y alcantarillado y de suministro del vital líquido.

Al acto asistieron, entre otros, los secretarios de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor; de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga; de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud y el director de la Conagua, David Korenfeld Federman.

Trabajadores petroleros recibieron a Peña entre porras y aplausos.

“Siempre para el Presidente de la República resulta muy satisfactorio, muy alentador, poder tener contacto, cercanía con la gente de todo el país. Poder escuchar en voces, a través del saludo que voy teniendo en mi trayecto a este lugar, porque vamos recogiendo el sentir social, preocupaciones, inquietudes que tiene la sociedad. Yo les agradezco de veras por estar aquí”, dijo Peña Nieto.

Comentarios

Load More