Pretende Mancera que el DF siga siendo “un centro de libertades”

MÉXICO, D.F. (apro).- Bajo la sombra de las desapariciones de jóvenes en la Ciudad de México y la inconformidad de deudos de la tragedia del New’s Divine, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia, pidió al gobierno de Miguel Ángel Mancera un “compromiso serio y decidido con los derechos humanos”.

Al rendir su informe de actividades del 2012 ante un auditorio lleno, el ombudsman capitalino recordó que durante el sexenio anterior, el exjefe de Gobierno, Marcelo Ebrard Casaubón, mantuvo una “actitud displicente” frente a la CDHDF, lo que “se tradujo en tensión y dificultad para trabajar conjuntamente a  favor de los derechos de las víctimas”.

Aunque dejó claro que en la capital del país hay “violaciones estructurales y legales en el sistema de procuración de justicia” por la utilización del arraigo y la exhibición de personas, así como una situación “crítica del sistema penitenciario”, entre otros abusos, González Placencia aseguró que con el gobierno de Mancera la relación ha mejorado, toda vez que el mandatario “ha dado instrucción a su gabinete de aceptar las recomendaciones”

No obstante el reconocimiento, lo cierto es que, en 2012, de las 20 recomendaciones emitidas, sólo dos fueron aceptadas sin objeciones, cinco rechazadas, siete aceptadas parcialmente, y el resto están en proceso de revisión, de acuerdo con datos de la CDHDF. La actual administración del DF arrancó el 5 de diciembre del año pasado.

En su discurso, González Plascencia invitó a Mancera a pasar de “las reformas legales a las políticas públicas y, de éstas, a las prácticas institucionalizadas”, así como a incorporar nuevos derechos y alentar debates de vanguardia “frente al sistema penal, en relación con la legalización de las drogas”, así como un compromiso claro con el Estado laico.

El ombudsman dijo que la institución que encabeza está lista para la reforma política y para la implementación de la reforma penal, “de la que se ha avanzado casi nada”. También advirtió que estará pendiente del uso legítimo de la fuerza: “(Mancera,) úsela siempre dentro de estos límites y encontrará nuestro respaldo irrestricto”.

Con buena parte de su gabinete presente en el evento, Miguel Ángel Mancera se comprometió públicamente a “atender la agenda pendiente”.

En un discurso elogioso para la CDHDF, Mancera reiteró su disposición para atender “todos y cada uno de los puntos recomendatorios” que se formulen a su gobierno y los que están pendientes. Reconoció que ello es indispensable para que la Ciudad de México continúe siendo “un centro de libertades”, donde se luche contra la discriminación.

De acuerdo con los datos del informe de la CDHDF, de 2009 a 2012, la CDHDF recibió y tramitó 32 mil 857 quejas, de las cuales 8 mil 129 corresponden al último año. En ese mismo lapso se emitieron 20 mil medidas precautorias, de las que 5 mil 892se gestionaron en 2012.

Comentarios

Load More