Diputados potosinos compran ‘Dalay’ y cepillos de dientes de Barbie con seguro médico

SAN LUIS POTOSÍ, S.L.P. (apro).- La organización civil Ciudadanos Observando exigieron que los legisladores locales prescindan de un seguro de gastos médicos menores, con el que han adquirido medicamentos hasta para la disfunción eréctil, cepillos de dientes de Barbie y vaselina.

“Se comete un abuso discrecional de recursos públicos. Los diputados de San Luis Potosí son los más abusivos de la región, de acuerdo con un comparativo que hemos hecho con la información pública en los portales legislativos de los estados vecinos”, aseguró el vocero del colectivo, José Guadalupe González.

“No tienen llenadera”

De acuerdo con las diversas solicitudes que esta organización ha hecho ante la oficina local de acceso a la información, desde los primeros meses de la actual Legislatura local, los 27 diputados locales del PRI, PVEM, PAN, PRD, PT, Conciencia Popular, Nueva Alianza y Movimiento Ciudadano perciben un sueldo de 57 mil 976 pesos al mes.

De manera adicional, cuentan con los siguientes apoyos mensuales: 7 mil 350 para gasolina; 16 mil 837 pesos por “Comité de gestoría y quejas”; 40 mil 264 pesos de “Apoyos legislativos y gestoría”; 38 mil 346 por concepto de “Apoyo legislativo a fracciones” y 15 mil 750 como “Apoyo a comisiones”, y un seguro para gastos médicos menores por 36 mil 237 pesos. Un total mensual de poco más de 212 mil pesos.

Sobre los recursos a gestoría, el vocero aseguró: “Aquí entra la discrecionalidad, pues el diputado puede decidir quién es merecedor del apoyo y quién no. Y luego cuando se entra a revisar quiénes los reciben, aparecen los hijos de los asesores o sus familiares, la gente que anduvo en sus campañas”, señaló José Guadalupe González.

Todavía más: el apoyo de gestoría era de poco más de 7 mil pesos al inicio de la Legislatura; sin embargo, los propios diputados acordaron incrementar esta partida a más del doble porque “no les alcanzaba”.

El vocero de la organización ciudadana señaló que en el comparativo con otras legislaturas (a través de los portales de Internet) se encontró que en Zacatecas los diputados perciben un ingreso total de 95 mil pesos mensuales, dividido en tres rubros: un sueldo de 7 mil 800 pesos, un beneficio de supervivencia por 17 mil pesos y una compensación de 70 mil pesos.

‘Los más abusivos’

En la revisión al rubro de gastos médicos menores, los ciudadanos solicitaron la comprobación de los cheques que (dos por mes correspondientes a dos diputados) ha publicado el Congreso a través del portal de Transparencia, y han encontrado “con un abuso más del erario público”.

En el mes de abril, los diputados Jorge Alejandro Vera, de Conciencia Popular; los panistas Alejandro Lozano y María del Socorro Herrera; Federico Ángel Badillo y Rosa María Huerta, del PRI; Jorge Aurelio Álvarez, del Verde, y Jáen Castilla Jonguitud, de Nueva Alianza, gastaron 58 mil 445 pesos por concepto de gastos médicos menores.

En un documento elaborado para los medios informativos, la asociación detalla: “Solicitamos por transparencia al Congreso del Estado la comprobación del cheque Banorte No. 46920 por $15,043.30 bajo el concepto de Gastos Médicos Menores del mes de abril del diputado del Verde y actual presidente de la Mesa Directiva del Congreso, Jorge Aurelio Álvarez”.

Según el desglose de abril, el actual presidente de la Mesa Directiva y diputado por el Partido Verde necesitó atender diversos padecimientos con “Dalay” –relajante”, “X-Ray” para las articulaciones, artritis, inflamación muscular, asma, conjuntivitis, pero también adquirió –de acuerdo con la relación de recibos divulgada– un medicamento denominado “Go Oro” dispersable, empleado para la disfunción eréctil.

El segundo cheque (Banorte no. 46830) correspondió a la diputada priista Rosa María Huerta, y se expidió en abril.

La diputada gastó en medicamentos para “diarrea, hipertensión arterial, pie de atleta y vaselina para la piel”, y entregó un recibo de honorarios por una “atención médica” por la que pagó 7 mil pesos.

Huerta recibió en mayo pasado el premio Tlatoani como “mejor diputada”, que otorga el Instituto Mexicano de Evaluación, IME.

Sin embargo, la legisladora priista –que en su campaña se comprometió a promover y aplicar la austeridad en el Congreso– se vio envuelta en un escándalo cuando se conoció que cobraba dos salarios: su dieta como diputada y un sueldo en su calidad de secretaria del comité del PRI por más de 51 mil pesos.

Huerta anunció que renunciaría al salario que le otorga el partido y admitió que violó la ley.

Comentarios