Urgía un “escarmiento ejemplar” en Tabasco: Arturo Núñez

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El gobernador Arturo Núñez insistió en que Andrés Granier Melo debe ser trasladado a Tabasco porque en esta entidad se le siguen procesos locales y aquí está radicado el juez Cuarto de Distrito que ordenó su aprehensión por lavado de dinero y defraudación fiscal.

“Tendría que estar en Tabasco, porque tanto el juez de la causa de los delitos federales como el juez de la causa local están radicados en Tabasco”, manifestó durante una gira de trabajo por el municipio de Huimanguillo.

Núñez Jiménez señaló que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) tiene en arraigo por 30 días al exgobernador priista por peculado y ejercicio indebido del servicio público, y eventualmente enriquecimiento ilícito, lo que dará tiempo para terminar de integrar la averiguación previa estatal DGI-67/2013 y se pueda solicitar otra orden de aprehensión en su contra.

Además, reiteró que en los procesos penales contra Granier Melo y colaboradores, implicados en el desfalco a Tabasco, “no hay ajuste de cuentas ni revancha política, sólo la aplicación de la ley”.

El gobernador dijo que serán las autoridades judiciales las que decidirán la suerte de los presuntos responsables, para quienes garantizó todos los medios de defensa “que permite el debido proceso del Estado de Derecho”.

Incluso garantizó que contra ninguno de ellos se atentará en sus más elementales derechos humanos y recordó que, a lo largo de sus 43 años de carrera política, jamás le había tocado denunciar a alguien para llevarlo a la cárcel, pero en el caso Tabasco no podía tolerar “el saqueo brutal que se cometió a las finanzas”, ni mucho menos “ser omiso al daño que se infligió a la moral pública”.

“No podía fallar a los tabasqueños en un agravio que fue para todos, y que corría el riesgo de volverse doble si al delito cometido se le agregaba la impunidad”, enfatizó.

Arturo Núñez advirtió que nunca le temblará la mano para defender los recursos del pueblo y que, ante la descomposición que se vivía en Tabasco por la relajación moral en que cayó la función pública, “se necesitaba un escarmiento ejemplar”.

“No hacer nada contra la corrupción implicaba, como alguna vez lo advirtió un presidente de la República, convertirnos en una sociedad de cínicos, perder la esperanza y la razón fundamental de la ética y condición humana”, puntualizó.

Luego aseguró que en la medida en que se vayan saneando las finanzas, se irá cumpliendo a los tabasqueños lo prometido en campaña, pero primero “teníamos que limpiar la casa y ponerla en orden”, destacó.

El gobernador resaltó asimismo el trabajo coordinado entre las procuradurías generales de la República (PGR) y de Justicia del Estado (PGJE) en el caso Granier, y apuntó que el encarcelamiento del exmandatario, en el Reclusorio Oriente del Distrito Federal por los delitos federales de lavado de dinero y defraudación fiscal, representa un hecho lamentable que no debiera ocurrir.

“Los gobernantes somos electos para administrar los recursos del pueblo, no para privatizarlos en beneficio propio”, señaló Arturo Núñez para luego advertir que todo exfuncionario que haya estado involucrado en el desfalco a la hacienda pública será llamado por la justicia.

El mandatario perredista dejó en claro que en el quebranto de las finanzas de Tabasco no sólo espera que se sancione a los responsable de los ilícitos, sino que se logre recuperar, por lo menos, alguna parte de los recursos sustraídos.

Núñez Jiménez señaló que sólo el tiempo aclaró el motivo por el cual no se incluyó de manera inicial el nombre de su antecesor en las denuncias.

“Hubo el reclamo inicial de que en las denuncias penales no se incluyó el nombre del exgobernador Granier, pero de eso se trataba, que con motivo del inicio y desarrollo de las averiguaciones se evidenciara no sólo su presunta responsabilidad, sino la de todos aquellos exservidores públicos que resulten responsables involucrados”, manifestó.

“Ya estamos en condiciones de decirles (a los tabasqueños) que lo esencial de este trabajo lo hemos concluido”, subrayó.

Finalmente, dijo que no tiene conocimiento de que se investigue a familiares de Granier Melo, principalmente a su hijo Fabián Granier Calles, y que en el caso del exgobernador sólo se habla de la demanda “emblemática” de los mil 900 millones de pesos desaparecidos de recursos federales, “pero hay muchas más porque la corrupción fue generalizada”.

Por su lado, la PGJE informó que notificó al exsecretario de Salud (SS), Luis Felipe Graham Zapata, y a su exdirector administrativo, Adalberto Vázquez Gómez, para que se presenten este jueves 27 a las 10:00 y 12:00 horas para rendir declaración ministerial ante la fiscal Luz del Alba Pardo, en calidad de testigos y/o como personas relacionadas con los hechos que se investigan en la averiguación previa DGI-067/2013.

Graham Zapata y Vázquez Gómez fueron citados a comparecer por primera vez el pasado 10 de junio, pero no se presentaron ni enviaron abogados.

Luis Felipe Graham fue titular de la SS del 1 de enero de 2007 al 3 de diciembre de 2011, fecha en que renunció al cargo para contender por el PRI a la alcaldía del municipio de Centro (Villahermosa), luego de aspirar a la gubernatura, candidatura que recayó en el exalcalde de Centro, Jesús Alí de la Torre, quien perdió ante el perredista Arturo Núñez.

Comentarios

Load More