Cerca el fin del conflicto armado en Colombia: FARC

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Foto: AP Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Foto: AP

MÉXICO, D.F. (apro).- El conflicto armado que ha golpeado a Colombia durante más de medio siglo está por llegar a su fin, según las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Esa guerrilla señaló hoy que “trabaja de manera seria y resuelta en la construcción de un acuerdo” con el gobierno que encabeza Juan Manuel Santos para terminar el conflicto.

Iván Márquez, jefe negociador del grupo insurgente en los diálogos de paz que se desarrollan en La Habana, Cuba, con el gobierno colombiano, dijo este lunes que confía en lograr un acuerdo en la mesa que acabe con más de 50 años de confrontación militar.

“Entendemos, y el país lo entiende muy bien, que las guerras no son eternas, y tenemos de alguna manera la certeza de que Colombia está cerca del fin del conflicto”, declaró el Márquez a la emisora colombiana RCN.

Para lograrlo, dijo, ambas partes —FARC y gobierno— “trabajan de manera seria y resuelta en la construcción de un acuerdo” en La Habana.

“Hacemos un llamado a los organismos sociales y a los partidos para que se unan y logremos la paz, pese a los enemigos de ella”, dijo el jefe negociador en referencia a los sectores políticos colombianos que se oponen al diálogo como opción, entre ellos el expresidente Álvaro Uribe, partidario de una salida militar y quien afirma que una negociación de paz llevará a la “impunidad”.

El número dos de las FARC agregó que “si no se colocan escollos artificiales, esto va a fluir rápidamente”.

Las negociaciones entre las FARC y el gobierno de Santos giran en torno a temas como el acceso a la tierra, participación en política, salidas al problema del narcotráfico y reparación a víctimas.

Las delegaciones ya llegaron a un acuerdo sobre el primer punto de la agenda, el de desarrollo rural y a partir del lunes deben discutir el de participación política.

En cuanto a su participación en la política, las FARC tampoco han revelado bajo qué esquema participarían, aunque Márquez dio a entender que propiciarían una coalición de movimientos de izquierda.

“El esfuerzo tenemos que centrarlo en que las fuerzas políticas y sociales de izquierda muestren un escenario común para la actividad política, que logren una convergencia para que luchen por la gran mayoría de los colombianos que no tienen voz”, dijo.

Respecto de los plazos que el gobierno quiere establecer para concluir los diálogos en La Habana, el grupo rebelde consideró que “a la paz hay que darle el tiempo necesario”, pues “una paz mal hecha es peor que la guerra”.

El gobierno colombiano ha solicitado avanzar lo más rápido posible para conseguir un acuerdo con las FARC antes de que concluya este año y con la finalidad de evitar que la campaña electoral para renovar el Congreso y elegir presidente en 2014 se vea afectada.

El líder guerrillero dejó en claro que “este es un proceso de paz, no de sometimiento. La única guerra es la de las ideas”, por lo que pidió el tiempo necesario para desahogar la agenda que se discute con el gobierno desde noviembre pasado.

Márquez insistió además en pedir la celebración de una Asamblea Constituyente como mecanismo para refrendar de un eventual acuerdo de paz.

“La Constituyente debe ser el resultado de un acuerdo político, derivado de la necesidad de introducir cambios institucionales que sienten las bases de la paz. Concebimos la Constituyente como un mecanismo ideal para la refrendación de los eventuales acuerdos.

“La Constituyente va a rodear de legitimidad el acuerdo, lo va a asegurar jurídicamente a futuro. No podrá ningún presidente sucesivo decir ‘yo desconozco esos acuerdos’. Es muy importante por eso”, explicó.

Desde fines de 2012, las FARC llevan a cabo un proceso de paz con el gobierno de Santos, mediante una mesa de diálogo en La Habana. Las conversaciones tienen a Cuba y Noruega como garantes y a Chile y Venezuela como acompañantes.

Las FARC surgieron en 1964 y son la principal guerrilla de Colombia, con unos ocho mil combatientes. En el país se encuentra activo también el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), con unos dos mil 500 guerrilleros, que hasta ahora está al margen del proceso de paz.

Sobre una eventual incorporación al diálogo del ELN, Márquez indicó que “depende de lo que piense el ELN y el gobierno”.

“Ellos seguramente van a llegar a un acuerdo sobre cómo abordar conversaciones. Si el ELN piensa que puede sumar esfuerzos en la mesa de La Habana, por nosotros no habría ningún problema”, aseguró.

Load More