Sobrevivieron pobres con 77.7 pesos diarios en 2012: Inegi

MÉXICO, D.F. (apro).- Pese al crecimiento de la economía mexicana después de la crisis del 2009, los ingresos de los hogares mexicanos no alcanzan a recuperarse; al contrario, la clase media, por ejemplo, ha venido arrastrando un deterioro desde aquella recesión, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al dar a conocer la Encuesta Nacional de los Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), el Inegi reveló que el ingreso promedio corriente total se ubicó en 38 mil 125 pesos trimestrales en 2012, lo que significó un incremento de 1.5% respecto de los 37 mil 574 registrados en 2010.

Sin embargo, los recursos de las familias mexicanas aún no logran alcanzar aquellos niveles anteriores a la crisis de 2009 (año en que la economía se desplomó 6.5%), cuando tenían ingresos promedio de 42 mil 865 pesos trimestrales.

El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) después del 2009 evolucionó de manera favorable, no así los ingresos familiares.

En 2010, el PIB tuvo una expansión de 5.5%; en 2011, 3.9%; en 2012, 4.2%. No obstante, en este último año los hogares promedio de México lograron vivir con 423 pesos diarios; mientras que en el 2008 la cantidad ascendió a 476 pesos.

Pero el diablo está en los detalles. Si se comparan los ingresos de las familias más pobres, con los de ingreso medio y altos, la desigualdad de recursos dibuja un abismo.

De acuerdo con el Inegi, los hogares ubicados en el decil I, es decir, los más pobres del país, sobrevivieron con 77.7 pesos diarios en 2012. Lo equivalente a un kilogramo de huevo, más un garrafón de agua y un kilogramo de tortilla.

La “buena noticia” es que los ingresos de este sector de la población fueron los que más crecieron entre 2010 y el 2012, a una tasa de 5.5%. En 2010, las familias ubicadas en el primer decil sobrevivían con 73.7 pesos diarios, mientras que en 2008, antes de la crisis, tenían disponibles 79.2 pesos.

Caso contrario es el del decil V, los de recursos medios. Ellos sí vieron disminuidos sus ingresos con la crisis y no han podido recuperarlos hasta el año pasado. En el 2008, una familia de clase media contaba con 284.7 pesos diarios. En 2012, los recursos cayeron a 265.7 pesos diarios. Hubo un desplome de ingresos de 6.6% de la precrisis hasta el año pasado.

En México, la punta más alta del abismo de recursos la marcan las familias adineradas. Mientras que los más pobres sobreviven con 77.7 pesos diarios y un hogar de la clase media con 265 pesos, una familia del decil X, que es el más alto en recursos, tiene a su disposición mil 478 diarios. Más de cinco veces de lo que ingresa un hogar de media tabla.

Los hogares del décimo decil aumentaron sus ingresos entre el periodo 2010-2012, ubicándolos en 133 mil  pesos trimestrales. Sin embargo, la cifra es corta comparada con el 2008, cuando antes de la recesión económica sus recursos eran de 155 mil 525 pesos trimestrales.

De los ingresos de las familias más ricas, el 19.9% lo ocupan en educación y esparcimiento; el 19.7% en transporte y comunicaciones; el 14.4% en alimentos, bebidas y tabacos.

Por su parte, los hogares de recursos medios destinan el 35.5% de sus ingresos en alimentos, bebidas y tabaco; un 16.7% en bebidas y telecomunicaciones; y un 10.4% en educación y esparcimiento.

Mientras que el 46.4% de los 77.7 pesos diarios de las familias más pobres se destinan principalmente a alimentos, bebidas y tabaco; el 10.2% a vivienda y combustibles, en tanto que el 9.8% al transporte y comunicaciones.

Con este cuadro, el 30 % de los hogares (deciles VIII,IX, X) concentraron el 62.7 % de los ingresos corrientes totales, mientras que el restante 70 % de los hogares (del decil I al VII) obtuvieron solo el 37.3 % del ingreso.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso