El FBI y la NSA, a juicio en París

Las revelaciones del exanalista de inteligencia Edward Snowden empiezan a tener consecuencias legales: El jueves 11, la Federación Internacional de Derechos Humanos presentó ante el Tribunal de Gran Instancia de París una demanda penal por la intercepción de comunicaciones privadas de internautas franceses. Este recurso permitiría investigar la responsabilidad de las agencias de inteligencia de Estados Unidos y la complicidad de las grandes corporaciones de internet –entre ellas Google, Yahoo! y Facebook– en las violaciones de derechos individuales cometidas por medio del espionaje cibernético.

PARÍS (Proceso).- “Las revelaciones de Edward­ Snowden sobre el programa Prism son terribles. So pretexto de la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el Buró Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos se dotaron de un sistema de acceso a los servidores de las nueve mayores empresas mundiales de comunicación electrónica, que les permite recopilar, analizar y guardar información de carácter privado tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo”, se indigna Patrick Baudouin.

Renombrado abogado francés, presidente honorario de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Baudouin tiene a su cargo las acciones judiciales emprendidas por esta ONG.

Prosigue: “Semejante intromisión en la vida privada de los ciudadanos del planeta es una violación flagrante de las libertades fundamentales y una grave amenaza para la democracia y el estado de derecho. Por esa razón el jueves 11 interpuse una denuncia contra ‘personas desconocidas’ (equivalente a ‘quien resulte responsable’) ante el Tribunal de Gran Instancia de París a nombre de la FIDH y de la Liga Francesa por los Derechos Humanos.

–¿Cuál es el fundamento jurídico de esa demanda?

–Según revelaciones de Edward Snowden al semanario Der Spiegel, la NSA y el FBI interceptaron 2 millones de comunicaciones de internautas franceses. Violar correos electrónicos privados fuera de todo marco legal y usarlos son delitos en Francia. De hecho tipificamos cinco infracciones a nuestro código penal perpetradas por las agencias de inteligencia estadunidenses: acceso fraudulento a sistemas automatizados de datos, captación fraudulenta de datos personales, violación de la privacidad, uso y conservación de registros obtenidos vulnerando la privacidad de las personas y violación de la correspondencia electrónica.

–Su demanda es en contra de personas desconocidas…

–Las denuncias de Snowden nos llevan a considerar que la NSA y el FBI son los autores principales de estas infracciones y que Google, Yahoo!, Apple, Microsoft, Paltalk, Skype, Facebook, YouTube y AOL pueden haber actuado como sus cómplices. Pese a que los directivos de estas multinacionales declaren lo contrario, tengo la íntima convicción de que colaboraron con las agencias de inteligencia estadunidenses. Lo afirman Snowden y numerosos expertos en este campo. Pero le corresponde a la justicia francesa investigar su actuación y descubrir la verdad.

–¿Cree realmente que jueces de instrucción franceses podrán hacer investigaciones en las sedes ultracerradas de la NSA y del FBI e interrogar a sus responsables y agentes?

–Por supuesto que no. Somos lúcidos. En cambio, si logramos que prospere nuestra demanda, los jueces de instrucción podrán investigar a las filiales que los gigantes electrónicos estadunidenses tienen en Francia. Será clave para determinar el papel exacto que jugaron en ese programa Prism y su relación con la NSA y el FBI.

–Esa demanda no debe entusiasmar al gobierno francés.

–Sabemos que vamos a enfrentar muchos obstáculos antes de que oficialmente se abra esa investigación judicial, pero nuestra base jurídica y nuestro expediente son realmente sólidos.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1917 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios

Load More