Importación y producción privada, la estrategia de Peña en materia de gas natural

MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Enrique Peña Nieto presentó hoy la Estrategia Integral para el Suministro de Gas Natural, la cual se reduce a importar el fluido en el corto y mediano plazo y a aumentar la producción a largo plazo –que estaría en manos de empresas privadas–, siempre y cuando se apruebe en el Congreso su propuesta de reforma energética en los términos en que la presentó.

La aplicación de dicha estrategia ya está en marcha, pues, a decir de los secretarios de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y de Economía, Ildefonso Guajardo, desde hace ocho semanas las alertas por desabasto se erradicaron, a partir de una serie de contratos de importación de Gas Natural Licuado (GNL).

A partir de un diagnóstico desfavorable, el acto realizado en la residencia oficial de Los Pinos sirvió como escenario para que el presidente Peña Nieto promoviera la reforma energética que presentó la víspera. Inclusive, tras exponer las medidas para resolver el desabasto de gas, el titular del Ejecutivo aseguró que, si se aprueba la reforma que propone, México hasta podría ser exportador.

Inclusive, con un tono de voz grave, calificó como una ironía y una paradoja que haya empresarios mexicanos que realizan exploración y producción de gas en Estados Unidos, pues en su propio país no pueden por las leyes vigentes.

“Para resolver la paradoja de tener abundancia de gas en el subsuelo y escasez en la superficie se requiere una reforma energética de fondo”, dijo.

Añadió que dicha reforma permitiría incrementar la producción actual de gas natural “de 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios a 8 mil millones en 2018, y a más de 10 mil 400 para el año 2015”.

El resto de su intervención reprodujo lo dicho el lunes en la presentación de su iniciativa y en un mensaje a la nación: el fundamento cardenista, generación de empleos, desarrollo y crecimiento económico, mejores tarifas para los ciudadanos y hasta aumento de producción alimentaria.

Como lo hizo al dar a conocer la iniciativa de reforma energética, Pedro Joaquín Coldwell presentó un diagnóstico de la situación del gas. El funcionario aseguró que en el último año hubo al menos 15 alertas críticas por desabasto, que consisten en solicitar a los clientes industriales de Pemex Gas que reduzcan su demanda.

Con proyección de gráficas y una serie de datos, el titular de Energía aseguró que el déficit de gas en el país es de 35% y que, ante el impacto en la actividad industrial, explicó la estrategia en cinco acciones, tres de las cuales están orientadas a mejorar las importaciones de gas estadunidense, una, a evaluar reservas de gas y lutitas (rocas madre de petróleo o gas natural) y, finalmente, a incrementar la producción, a partir de que se apruebe la reforma energética.

Sin embargo, fue el presidente Peña Nieto quien explicó los alcances de su estrategia: importar más GNL en el corto plazo; a mediano plazo, ampliar la construcción de ductos (para la conducción del gas importado); a largo plazo, exploración e identificación de nuevos yacimientos y, finalmente, ya en el plazo más largo, si la reforma energética se logra, aumentar la producción a partir de la asociación con empresas privadas.

Pedro Joaquín Coldwell explicó que las alertas se erradicaron en los últimos dos meses y medio, debido a una serie de contratos de gas, entre ellos, uno por 200 millones de pies cúbicos diarios que ingresan por la terminal de recepción de Manzanillo.

Con esa erradicación de las alertas, el sector industrial privado celebró no sólo la estrategia del gas, sino toda la proyección energética del gobierno federal. Primero, el presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León, Álvaro Fernández Garza y, luego, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Javier Funtanet Mange.

En su discurso, Funtanet afirmó que 60% de la industria nacional depende del gas, y que las importaciones resuelven la problemática del desabasto. Para él, el gobierno de la República contribuye hoy a lograr avances en la economía, pero no es suficiente, pues se necesita que se apruebe la reforma energética que propuso Peña Nieto.

Luego de señalar que 60% de la industria nacional depende del gas natural y que las importaciones resuelven la problemática del desabasto, Funtanet Mange precisó que el sector invertirá 7 mil millones de dólares en los siguientes tres años, una vez que se garantice el suministro del fluido.

De esos recursos, 5 mil 500 millones de dólares corresponden a empresas establecidas en Nuevo León, aclaró Fernández Garza.

Comentarios

Load More