Repudian empresarios debilidad del Congreso al ceder a presión de la CNTE

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de que los legisladores decidieron sesionar en el Centro Banamex como sede alterna y dejar a un lado la aprobación de la reforma a la Ley de Servicio Profesional Docente, la iniciativa privada lamentó que el Congreso cediera al “chantaje” y a las “acciones violentas” de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

A dos días de que los profesores integrantes de este organismo acordonaron el acceso a las instalaciones del Senado y de la Cámara de Diputados, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) soltó: “Es inaceptable que los legisladores cedan a chantajes y a las acciones violentas de una parte del magisterio, dejando en suspenso la posibilidad de aprobar esta norma que es fundamental para mejorar la calidad de la educación en el país”.

El organismo cúpula consideró que retroceder ante las amenazas de los docentes “puede representar una pésima señal, sentando un mal precedente de que la violencia y el chantaje son redituables y que cualquier organización o grupo puede salir violentamente a tomar oficinas y a bloquear las calles para detener las grandes transformaciones que México demanda.

“Estos grupos que rechazan los principios de la democracia y que incumplen con sus obligaciones más básicas frente a los niños y jóvenes de México”, señaló el CCE, presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani.

El CCE aclaró que al no aprobar la ley que establece el servicio profesional docente se incumple con el mandato constitucional derivado de la reforma educativa, la cual queda incompleta y sería insuficiente para alcanzar los objetivos de elevar la calidad de la enseñanza para millones de niños y jóvenes en el país.

En el mismo tono, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Copamex) repudió “los actos de violencia e intimidación de grupos minoritarios que no quieren ni valoran la democracia, buscan la confrontación y están tomando como rehén al Congreso de la Unión”.

Para la confederación presidida por Juan Pablo Castañón, la CNTE representa un pequeño grupo de no más de 15 mil maestros, que no son representativos de la mayoría de los docentes del país y que “está queriendo cambiar el curso de las discusiones democráticas e institucionales”.

El organismo patronal aclaró que las dos leyes aprobadas por la Cámara de Diputados, la reforma a la Ley General de Educación y la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, no son suficientes, y no permitirán por sí mismas crear las condiciones para una educación integral y de calidad para más de 26 millones de niños y jóvenes mexicanos.

“Sin una profesionalización de los docentes, que incluya la evaluación, capacitación y promoción de los maestros más preparados, la reforma educativa quedará trunca. De nada sirve crear un Instituto de Evaluación si no se pueden aplicar las pruebas, y que éstas tengan consecuencias en la carrera magisterial”, explicó.

Por su parte, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) dijo que las movilizaciones de los profesores provenientes de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y el Distrito Federal provocan pérdidas millonarias en los negocios formalmente establecidos.

“Más allá de los destrozos en inmuebles, perjuicios a transportistas y miles de ciudadanos, las movilizaciones, mítines y plantones, como las que se han presentado en los últimos días, en distintas ciudades del país, genera provoca pérdidas millonarias en los negocios formalmente establecidos”.

Por si fuera poco —enfatizó el presidente de la Concanaco, Jorge Dávila Flores— las marchas y bloqueos ahuyentan a turistas nacionales e internacionales e inhiben a los consumidores que pretendían hacer sus compras en zonas céntricas.

Pese al descontento de la clase empresarial, por la mañana, el líder de la sección 9 del CNTE, Francisco Bravo, explicó en entrevista radiofónica que el conflicto se originó debido a que se enteraron de que los dictámenes no incluían una sola de las propuestas que ellos hicieron y que el gobierno se había comprometido a incorporar en la discusión.

“El gobierno federal solamente administró el conflicto pero no tomó en cuenta la opinión de los maestros, se tiraron al bote de la basura miles de propuestas para mejorar el sistema educativo nacional (…) trataron de engañarnos, por eso miles de voces ahora nos aglutinamos”, explicó.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More