Se desinfla impulso bélico para una intervención en Siria

MÉXICO, D.F. (apro).- El Parlamento británico frenó hoy los planes del primer ministro David Cameron para una intervención militar “legal y proporcionada” contra el régimen sirio de Bashar al-Assad.

En una sesión de urgencia, con diferencia de 13 votos –285 en contra y 272 a favor— los legisladores decidieron no avalar la acción militar en Siria a pesar de que Cameron matizó su texto ante las presiones de la oposición y de su propia coalición.

El resultado en la Cámara de los Comunes obligó al primer ministro a admitir que “el Parlamento y los británicos no desean ver una intervención militar. Lo entiendo y actuaré en consecuencia”, adelantó Cameron poco después de conocer el resultado de la votación.

Por su parte, el ministro de Defensa, Philip Hammond, destacó que la negativa del Parlamento obliga al Reino Unido a evitar involucrarse en una acción internacional contra Siria.

En entrevista con la BBC de Londres, Hammond comentó que Estados Unidos “estará decepcionado por el hecho de que el Reino Unido no estará involucrado” en una eventual intervención militar contra Siria, aunque subrayó que no cree que la ausencia británica “detenga cualquier acción” contra el régimen de Bashar al Asad.

En tanto, más de 140 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos firmaron una carta dirigida al presidente Barack Obama en la que advierten que cualquier ataque militar contra Siria requerirá el aval del Congreso.

La posibilidad de que el gobierno de Obama lance un ataque militar limitado contra Siria, en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen sirio contra civiles, cerca de Damasco, ha desatado un debate nacional sobre si el mandatario requiere o no el permiso explícito del Congreso para emprender la acometida bélica.

En la misiva, los legisladores condenan el uso de armas químicas contra civiles, presuntamente realizado el miércoles 21, pero advierten que es el Congreso el que tiene el poder de aprobar el uso de la fuerza como respuesta.

“Aunque entendemos que como comandante en jefe tiene la obligación constitucional de proteger nuestros intereses nacionales de un ataque directo, el Congreso tiene el poder y la obligación moral de aprobar una fuerza militar si Estados Unidos o sus intereses directos no han sido atacados o amenazados con un ataque.

“Le urgimos enérgicamente a que busque una decisión afirmativa del Congreso antes de comprometer cualquier implicación militar estadunidense en esta compleja crisis”, advirtieron los legisladores.

Aunque la crisis actual en Siria es “horrenda”, sobre todo por las continuas violaciones de los derechos humanos y la pérdida de vidas, abundaron, eso no debe arrastrar a Estados Unidos a una “guerra imprudente, especialmente sin adherirse a nuestros requisitos constitucionales”.

Además, expresaron su apoyo a la labor del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para lograr un consenso internacional “que condene el presunto uso de armas químicas y prepare una respuesta apropiada”.

Comentarios

Load More