Obras desconocidas de Fanny Rabel

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Documentos, entre bocetos, notas y otros impresos, así como óleos y grabados poco conocidos de la pintora Fanny Rabel (1922-2008), forman parte de la exposición Para participar en lo justo: Recuperando la obra de Fanny Rabel, en la Universidad Iberoamericana (UIA).

Un total de 170 obras –90 entre óleos y grabados, y 80 de documentación– se presentan como resultado de un trabajo de catalogación de toda la producción de Fanny Rabel, realizada por alumnos y profesores para celebrar a la pintora y festejar los 60 años del Departamento de Arte de esa universidad católica.

La muestra, que se expone hasta el 11 de octubre en la Galería Andrea Pozzo, se divide en seis núcleos y piezas poco vistas, prácticamente inéditas, como El naufragio (1983), de técnica mixta sobre tela de la colección de Paloma Woolrich, hija de la artista, quien explicó a Proceso:

“Yo creo que lo que Fanny pensó respecto a la vida y el mundo, lo que la conmovió, enterneció e indignó, está en su obra. Fue una mujer congruente que integró su vida a lo que expresaba. Es su pensamiento, su forma de vida, su postura política, todo plasmado ahí. Su obra es muy vigente, tiene toda esta temática de la ciudad, lo que hizo en los setenta de ciudades llenas de coches y vías que no van a ningún lado, y que es nuestra realidad hoy, también de la parte social, de esta riqueza sin sentido.”

Woolrich abrió las puertas del taller donde tenía la obra de su madre a alumnos y profesores, quienes hurgaron, revisaron y catalogaron todo el archivo.

“Lo que me sorprendió fueron las cartas y escritos de lo último en su etapa de vejez, de cuando escribía sobre su memoria. Algo como ‘se me escapa mi memoria, ya no me acuerdo y estoy consciente de que la estoy perdiendo’ estaba escrito en una hoja de block rayada con una letra grande diferente a la que tenía, y me pudo mucho porque nunca la había leído.”

Además de obras prestadas por la actriz también se contemplan otras de coleccionistas particulares, como del escritor Vicente Leñero, quien prestó El mexicanito (1983), y piezas provenientes del Museo de Arte Moderno, de la colección Ruth D. Lechuga del Museo Franz Mayer, y del Instituto Mexiquense de Cultura del Estado de México.

La curaduría es de Dina Comisarenco, Karen Cordero y Ana Torres, también profesoras de la UIA, y la museografía de Alejandro Matzumoto. Al respecto Comisarenco comentó:

“Aunque la muestra no está ordenada de manera cronológica ni por etapas, sí tiene que ver con la memoria, con la exploración de los orígenes y las experiencias importantes que marcaron la vida de Fanny como persona y artista, y que a su vez señalaron el curso de su obra.”

La pintora fue considerada una de las primeras muralistas modernas y, junto con Guillermo Monroy, Arturo García Bustos y Arturo Estrada, del grupo llamado “Los Fridos”, es decir, discípulos de Frida Kahlo.

En adición a la muestra Para participar en lo justo: Recuperando la obra de Fanny Rabel, se lleva a cabo una serie de actividades hasta el 11 de octubre, que incluye visitas guiadas, talleres, teatro y música (estas dos disciplinas fueron parte de la formación infantil de Rabel), así como el concurso de ensayo Recuperando el archivo de Fanny Rabel cuyas inscripciones están abiertas hasta el 15 de septiembre.

La galería se encuentra abierta de lunes a viernes de 9 a 19 horas y sábados de 10 a 14 horas en Prolongación Paseo de la Reforma 880, Colonia Lomas de Santa Fe. Y las actividades se pueden consultar en la web: concursofannyrabel.blogspot.mx y www.museodemujeres.com.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios