El programa “Ponte al 100” no llega ni al 50

En el Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto se presume la puesta en marcha del Programa Nacional de Activación Física Ponte al 100 como eje rector para combatir el sobrepeso y la obesidad entre la población estudiantil. Sin embargo, a casi un año de que se inició la actual administración, no hay avances en esta materia. En su afán de impulsar esa iniciativa, el titular de la Conade, Jesús Mena, ha canalizado indebidamente recursos a organismos como el Condeba, asociación civil formada por los responsables de educación física de los estados.

El programa Ponte al 100, estrategia del gobierno federal para combatir el sobrepeso y la obesidad mediante un régimen alimenticio y actividad física, comenzó con el pie izquierdo, pues no se implementará en las escuelas de educación básica, como lo anunció el director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Jesús Mena.

Aunque en el Primer Informe de gobierno de Enrique Peña Nieto se anuncia que este programa se realizará “en su versión piloto de evaluación a nivel nacional” de septiembre a diciembre de 2013, la realidad es que la Secretaría de Educación Pública (SEP) frenó su ejecución en las escuelas.

En marzo pasado, al cumplirse los primeros 100 días de su administración, Mena dio a conocer los tres ejes de su Programa Nacional de Cultura Física y Deporte 2012-2018, el cual aún no presenta. En el punto 1, denominado “Mover a México”, se incluye el encargo más importante que le hizo el presidente: combatir los altos índices de sobrepeso y obesidad.

Mena adelantó que se efectuaría un programa de mediciones en las escuelas para tener un diagnóstico del estado físico de los niños mexicanos, a fin de establecer una política que ayude a mejorar la capacidad funcional de las personas.

Por esas fechas, de la mano de sus amigos Mario Ramírez Barajas y Juan José Palacios Butchart, el director de la Conade comenzó a trabajar el proyecto. De entrada se diseñaron las Reglas de Operación del Programa de Cultura Física 2013 mediante las cuales quedó establecido qué organismos públicos y privados podrían recibir dinero para aplicarlo.

El principal beneficiado resultó ser el Consejo Nacional para el Desarrollo de la Educación Física y el Deporte en la Educación Básica, A.C. (Condeba), conformado por los responsables de educación física de los estados y que nunca antes había recibido dinero directamente de la Conade.

Al presidente del Condeba, Jaime Figueroa, amigo de Ramírez Barajas y de Palacios Butchart –los tres son profesores de educación física– el anuncio le vino muy bien, pues la Conade tenía contemplado canalizar, a través del organismo que preside, 300 millones de pesos para operar las evaluaciones de la capacidad funcional.

En mayo pasado, cuando apenas se diseñaba la logística para ejecutar el piloto del programa Ponte al 100, la Conade ya había entregado al Condeba 70 millones de pesos.

En junio pasado la subsecretaria de Educación Básica de la SEP, Alba Martínez, se reunió con Mena y le dijo que cualquier acción que la Conade quisiera realizar en las escuelas debía estar avalada por su área, ya que esta dependencia cuenta con el plan Programas de Estudio. En éste se estipula el número de horas por asignatura que los alumnos deben tomar en cada ciclo escolar, incluyendo la educación física.

En virtud de que el Condeba no tiene facultades para implementar ninguna política en las escuelas de educación básica, la Conade debía diseñar la logística en conjunto con la SEP y celebrar un convenio para aplicar el programa Ponte al 100.

Como éste no se ejecutará, el Condeba debe reembolsar los 70 millones de pesos otorgados por Mena, de los cuales Jaime Figueroa ya se gastó 50 millones. Sin importarle que la SEP haya detenido su aplicación, el titular de la Conade firmó otro convenio de colaboración con el Condeba durante el Primer Congreso Nacional de este organismo deportivo realizado en la ciudad de Puebla del 23 al 25 de agosto último.

Este semanario se comunicó al teléfono móvil de Figueroa para preguntarle en qué se gastó los recursos federales recibidos. Contestó una mujer, quien dijo ser su asistente. A través de la línea se escuchó: “te hablan de la revista Proceso”. Se hizo un silencio y después la mujer aseguró que Figueroa estaba en una reunión, pero que devolvería la llamada.

En una segunda llamada al mismo número, Figueroa contestó con su inconfundible voz cavernosa. Cuando la reportera se identificó, le pasó el teléfono a otra persona, quien dijo ser Othón Flores, y se comprometió a darle el mensaje. Hasta el cierre de esta edición, Figueroa no se había comunicado.

 

El asesor

 

El titular del Condeba fue director general de la Policía Judicial de Guerrero durante el gobierno de René Juárez Cisneros (1999-2005). En 2001, un exagente de la corporación denunció ante la Dirección General de Averiguaciones Previas que varios comandantes y altos mandos de ese organismo policiaco y de la Procuraduría General de Justicia estaban involucrados con bandas de secuestradores y eran responsables de actos de tortura y desaparición de personas. Menos de 24 horas después, Figueroa fue destituido de su cargo (Proceso 1899).

El 24 de agosto, Juan José Palacios apareció en el Congreso del Condeba como presidente de la Fundación Movimiento es Salud, A.C., para capacitar a un grupo de alrededor de 150 profesores de educación física, quienes supuestamente realizarían las mediciones a los niños en las escuelas.

En entrevista con Proceso, reconoce que en virtud de que Ponte al 100 ya no se aplicará en las escuelas, el Condeba lo implementará de manera “extraescolar”. No dice dónde ni cuándo. Afirma que él no opera el programa para el gobierno federal, sino que sólo funge como “asesor” del doctor Juan Manuel Herrera, director de Medicina y Ciencias Aplicadas al Deporte de la Conade.

Sin embargo, en julio pasado se presentó en las instalaciones de la Conade con sus dos hijos y un grupo de árbitros de basquetbol con los que ha trabajado para capacitar a los representantes de cada uno de los institutos del deporte de los estados que, supuestamente, pondrán en práctica Ponte el 100 con la población en general.

En el documento del Primer Informe de Gobierno se expone que este programa –que Jesús Mena todavía no ha presentado públicamente– consiste en medir a los participantes para conocer su porcentaje de grasa corporal y hacer que durante tres meses realicen actividades deportivas de 45 a 60 minutos, cinco veces a la semana, bajo la supervisión de personal capacitado, junto con un régimen alimenticio especial.

Al cabo de ese tiempo serán evaluados de nuevo para conocer si su grasa corporal aumentó o disminuyó, y así sucesivamente hasta “reeducar a la población para que sea responsable de su salud”. Toda la información se almacenará en una “nube”; es decir, en una plataforma en internet mediante la cual, a través de una página web, los participantes podrán conocer los resultados.

Para cumplir esta meta, se lee en el informe, el gobierno federal se abocó desde comienzos de 2013 a diseñar el Sistema Nacional de Desarrollo de la Capacidad Funcional en 4 mil 200 centros de mediciones extraescolares y en deportivos municipales de todo el país, “en donde se estima evaluar a 3 millones de personas al 31 de diciembre de 2013” como parte de la etapa piloto.

En el sitio web de la Conade está disponible una presentación que contiene el Programa Nacional de Activación Física Ponte al 100 denominado Evaluación de la capacidad funcional. En algunas de las fotografías aparecen los hijos de Juan José Palacios, uno como evaluador y otro como el modelo al que se le están realizando las mediciones de composición corporal, psicopedagógicas y de desempeño físico, entre otras.

Según se informa en el documento, el programa fue diseñado con base en un plan piloto realizado en 105 escuelas del Estado de México donde al 30 de mayo último fueron evaluados mil 701 alumnos por un maestro de cada escuela. Los menores realizaron 30 sesiones de ejercicio de entre 45 y 60 minutos y recibieron un plan alimenticio.

Estos son los resultados: la población saludable pasó de 47.88% a 47.62% (disminuyó 0.26%); la población con sobrepeso pasó de 21.52% a 20.94% (disminuyó 0.58%); la población con obesidad pasó de 21.61% a 21.28% (disminuyó 0.34%). Con base en estas cifras en el documento se concluye que “65.14% (mil 108 personas) de los participantes disminuyó su porcentaje de grasa.

De ese 65.14%, 290 personas disminuyeron de .01% a 0.9% de grasa; otras 399 de 1% a 2.9%; 172 perdieron de 3% a 7.9%; 160 bajaron entre 5% y 7.9% y otros 87 perdieron entre 8% y 16% de grasa corporal.

Esas cifras no se parecen en nada a las que, vía correo electrónico, envió a Proceso el director operativo del Imcufide, Guillermo Gutiérrez Martínez. El funcionario y expresidente de la Federación Mexicana de Ciclismo mandó una tabla que indica que en esas 105 escuelas fueron evaluadas 7 mil 13 personas (523 hombres y  mil 142 mujeres mayores de 18 años y 2 mil 831 niños y 2 mil 517 niñas de seis a 17 años).

De acuerdo con esos resultados, la población saludable aumentó 0.95%, la población con sobrepeso disminuyó 0.57% y la población con obesidad bajó 0.47%.

 

Descoordinación

 

La responsabilidad de cumplir con la meta de aplicar el programa piloto Ponte al 100 entre la población recae ahora en los directores de los institutos del deporte. Este semanario realizó un sondeo con algunos de ellos. Todos ofrecen una versión distinta de la forma en que lo van a ejecutar. Mientras algunos estados, como Baja California, comenzaron a implementarlo desde julio pasado, otros, como Sonora, no han hecho nada porque no han recibido dinero ni firmado un convenio.

La Conade ya firmó convenios de ­colaboración con algunos estados y ha comenzado a mandarles recursos para que lo ejecuten. En otros no ha sido así. Los directores de los institutos realizarán las evaluaciones con sus atletas, otros con el personal de dependencias gubernamentales de sus estados, algunos más en empresas. Sus mayores dudas tienen que ver con la instalación de los llamados centros de medición y con el hecho de que no hay garantías de que a las personas que midan regresarán para la segunda medición, programada para diciembre.

Cada instituto tiene metas diferentes en cuanto al número de centros de medición que instalarán y al número de personas que evaluarán. Para cumplir con la meta de 3 millones de personas, en promedio, a cada estado corresponde evaluar a 93 mil 750 personas en 122 días; es decir, 768 personas por día.

No todos los institutos cuentan con personal capacitado para, a su vez, capacitar a otros promotores deportivos; tampoco saben dónde deben comprar el kit con el equipamiento para las mediciones, así como los implementos para que los participantes puedan realizar la actividad física que se les marque.

De acuerdo con un documento que el subdirector de Cultura Física del Imcufide, Marco Antonio Cabezas, envió el 19 de agosto pasado al Instituto de Transparencia del Estado de México, para ejecutar el programa piloto en el Estado de México la Fundación Movimiento es Salud, A.C., de Juan José Palacios, capacitó durante seis meses al personal que ha realizado las mediciones.

A los profesores de educación física y al personal de los institutos del deporte, Palacios los “capacitó” en cuestión de ­horas.

Algunos ejemplos: la Conade destinó al Instituto del Deporte de Tlaxcala (­Idetlaxcala) 1 millón 300 mil pesos para operar el programa en un estado cuya población es de 1.17 millones de habitantes. Con esos recursos se comprarán los tres kits requeridos –cada uno con valor de 30 mil pesos– a fin de aplicar Ponte al 100.

 

Sin equipos

 

La directora del Idetlaxcala, Minerva Reyes, explica que aunque todavía no cuenta con material para realizar las mediciones, el programa comenzó a desarrollarse en la entidad desde la semana anterior, concretamente en el municipio de Tetla. Dice que el proyecto se aplica “entre nosotros”, es decir que la muestra sólo incluye a 145 becarios, 43 entrenadores y 53 trabajadores del organismo, en virtud de que sólo cuentan con cinco personas para operarlo, además de un centro de medición y un centro de evaluación.

Según Reyes, sólo está esperando que pasen las fiestas de septiembre para iniciar “la segunda parte del programa”, que abarca escuelas como el Cecyt (Centro de Estudios, Científicos y Tecnológicos), secundarias y preescolares. La funcionaria advierte que ve complicado cumplir con la meta que le pidió la Conade (evaluar entre 50 y 100 personas al mes), pues sólo dispone de cinco personas para aplicar la medición.

–Pero la meta global es alcanzar 3 millones de personas –se le comenta.

–No sé cómo lo piensa hacer la Conade. Nosotros apoyaremos con lo más que podamos para alcanzar la meta propuesta.

Por su parte, el director del Instituto del Deporte y la Cultura Física de Baja California (INDE), Saúl Castro, asegura que Ponte al 100 comenzó a ponerse en práctica en su estado los primeros días de julio, de tal manera que en el presente mes, cuando según el informe de Peña Nieto se pondrá en marcha el programa, ya se tendrá lista la primera evaluación.

“En Baja California –afirma– apenas vamos iniciando porque traíamos otros programas. Este lo estamos tomando como uno de los principales, toda vez que necesitamos llegar más fuerte a la población en general al tener un grave problema de obesidad infantil. Queremos ser el primer estado que estadísticamente participe de la mejor manera en este proyecto. Empezamos las primeras evaluaciones con los grupos de talentos deportivos que tenemos detectados.”

El INDE dispone de 18 capacitadores pero, al igual que en Tlaxcala, aún está en proceso de adquirir el equipo para las mediciones. “Tenemos algunos datos de dónde puede adquirirse, pero es un equipo muy común. Contamos con el de medición de potencia de salto que utilizamos con los atletas de las diferentes disciplinas en el programa deportivo de talentos, así que para nosotros esa parte no es nueva”.

Para este programa, Baja California tendrá un presupuesto de 4.5 millones de pesos que le otorgará la Conade. Y aunque según Castro en su estado ya terminaron la primera evaluación, tampoco han instalado los centros de medición.

–¿De cuántos centros de medición dispone actualmente?

–En cada municipio tenemos un centro de desarrollo deportivo. Los responsables de cada área, en coordinación con los municipios y los consejos estudiantiles, aplicarán el proyecto. Todavía no tenemos establecidos 50 o 100 centros de medición. Apenas vamos iniciando con el proyecto en el ­estado.

En Oaxaca el programa Ponte al 100 aún no tiene fecha de inicio, toda vez que “apenas nos está llegando la información; estamos en ese proceso, en la firma del convenio con la Conade, en lo correspondiente a los lineamientos y las licitaciones para la compra del equipo”, admite la directora de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte de esa entidad, Julieta García Leyva.

Comentarios

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Load More