Autor de matanza en Washington tenía problemas mentales

MÉXICO, D.F., (apro).- El Buró Federal de Investigaciones (FBI) descartó que Aaron Alexis, el presunto autor del tiroteo en una base naval de Washington, tuviese alguna conexión o vocación terrorista, sin embargo, aclaró que varias veces pidió ayuda al Departamento de Veteranos debido a que “tenía problemas mentales”.

De acuerdo con John Miller, exasistente de dirección del FBI, Aaron Alexis –quien también perdió la vida en la balacera, junto con 12 personas más– “tenía episodios (de descontrol), por lo que estaba tratando de conseguir tratamiento”.

En ocasiones, añadió, no distinguía la realidad de sus fantasías y llegaba a escuchar voces.

“Buscó tratamiento varias veces en varios lugares y también terminó frustrado (en su búsqueda)”, señaló Miller a la cadena CBS.

Mientras continúan las investigaciones para determinar cuál fue la causa de su acción, varias fuentes cercanas al caso han afirmado que Alexis llevó a cabo el ataque con tres armas: un rifle de asalto, una pistola y una escopeta, que adquirió de manera legal en una tienda de armas en el estado de Virginia.

Al parecer, Alexis, de 34 años de edad y raza negra, era un individuo solitario, que no frecuentaba las redes sociales y tenía problemas dentro de la compañía para la que trabajaba, una subcontratista de la empresa Hewlett Packard.

El 4 de septiembre de 2010 fue detenido en conexión con un tiroteo en su complejo residencial, en Oak Hill Circle en Fort Worth (Texas), donde presuntamente disparó al techo de su departamento y hacia el de una vecina que días antes le había reclamado en el estacionamiento por hacer mucho ruido.

Años antes, en 2004, la policía de Seattle (estado de Washington) arrestó a Alexis porque disparó contra los neumáticos del vehículo de un trabajador de la construcción y, según confesó, lo hizo tras un ataque de rabia, aunque argumentó que no recordaba el incidente hasta una hora después.

En aquella ocasión, el presunto autor de la masacre en Washington también dijo a la policía que estuvo presente durante “los trágicos atentados del 11-S” y que éstos lo habían “trastornado”.

Durante las investigaciones, el padre de Alexis aseguró en aquel entonces que su hijo padecía un trastorno de estrés postraumático (PTSD, en inglés) a raíz de su participación en las tareas de rescate en los ataques de las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, lo que le causaba problemas de comportamiento.

El ataque de ayer inició alrededor de las 08:20 horas en un complejo de edificios llamado Washington Navy Yard, una sede histórica de la Marina y que actualmente es sede del Comando de los sistemas navales del país.

Aaron Alexis ingresó al llamado Edificio 197 del complejo, donde trabajan alrededor de tres mil personas, y disparó en repetidas ocasiones.

El presidente Barack Obama condenó lo que denominó un ”acto cobarde” y decretó cuatro días de luto nacional.

 

Comentarios

Load More