Ordena Obama iniciar “apagón” de actividades de gobierno

MÉXICO, D.F. (apro).- La economía de Estados Unidos sufrió su primera parálisis en 17 años: el proyecto de presupuesto 2014 fue rechazado por la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, lo que le quita los recursos al gobierno de Barack Obama (del Partido Demócrata) para pagar a los burócratas y hacer funcionar la inmensa mayoría de sus instituciones.

Esto significa que Estados Unidos entra a una situación conocida como shutdown, en la que el gobierno federal debe suspender los servicios no esenciales, incluidos parques federales, museos y edificios públicos. Alrededor de 800 mil trabajadores empezarán a recibir licencias temporales sin goce de sueldo.

El problema —que golpeará a México— se avizoraba desde hace semanas: Los republicanos repudian el plan de sanidad de Obama (conocido como Obamacare), que busca ampliar la atención médica entre los estadunidenses.
Los republicanos aseguran que este proyecto no es una opción, ya que entre otras cosas dañará a las compañías aseguradoras.

Los demócratas, en cambio, exigen que este programa se incluya en el presupuesto.

No pudieron llegar a un acuerdo. Así que a partir de las 00:01 horas (23.01 del lunes en México), Estados Unidos entró en “apagón” operativo-económico.

En el transcurso del día, los republicanos de la Cámara de Representantes (donde son mayoría) presentaron tres diferentes proyectos de presupuesto. Sin embargo, ninguno contenía la exigencia de Obama. Cada nueva versión debía pasar al Senado para ser ratificada, donde los demócratas son mayoría.

La última “versión del presupuesto” permitía la operatividad del gobierno hasta el 15 de diciembre, pero exigía posponer un año la entrada en vigor de la Ley de Salud Asequible, la Obamacare. No se concretó.

El de ahora es el primer shutdown de Estados Unidos en 17 años. Otra de sus implicaciones es que buena parte de los proyectos de inversión gubernamental se detiene, además de que el pago de créditos contratados por ese país se compromete. Esto puede afectar la confianza y la calificación crediticia de esa nación, lo que significa un pequeño terremoto para las finanzas mundiales.

Antes del último voto de los republicanos, el presidente Barack Obama se comunicó con los líderes demócratas y republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado para pedirles que evitaran el cierre del gobierno federal, según informó la Casa Blanca.

Por la tarde, el presidente hizo un llamado de último momento a los representantes republicanos para cumplir su trabajo y mantener operativo el gobierno:

“El Congreso debe mantener abierto al gobierno, necesita pagar sus cuentas a tiempo y nunca amenazar con incumplir con el crédito de Estados Unidos”, señaló.

No surtió efecto la advertencia presidencial.

Esta noche, la Dirección de Presupuesto de la Casa Blanca ordenó a las agencias federales que inicien el proceso de cese de actividades, ante el fracaso del Congreso de aprobar un nuevo presupuesto.

En un memorando, Sylvia Mathews Burwell, directora de la Oficina de Presupuesto, confirmó que “las agencias deben ahora ejecutar los planes para un cierre ordenado ante la ausencia de asignación de recursos”.

Comentarios

Load More