Ahora es Standard & Poor’s la que disminuye su previsión de crecimiento para México

Instalaciones de la agencia calificadora Standard & Poor’s. Foto: Especial Instalaciones de la agencia calificadora Standard & Poor’s. Foto: Especial

MÉXICO, D.F. (apro).- La economía mexicana no ha transitado por su mejor año y los pronósticos siguen a la baja por causa de los fenómenos meteorológicos recientes que se suman al paso lento del mercado interno y de las exportaciones.

Hoy, la agencia calificadora Standard & Poor’s redujo su previsión del crecimiento del producto interno bruto (PIB) nacional a 1.5% para 2013, dos décimas menos que el estimado por la Secretaría de Hacienda (SHCP) que es de 1.7%.

Los recientes huracanes Ingrid y Manuel que dejaron a su paso muertes, devastación en viviendas, comercios, cultivos, infraestructura y parálisis en el sector turismo, también contribuyeron a empeorar el panorama de la economía para este año.

Al dar a conocer el artículo América Latina no está a salvo del crecimiento mundial más lento, Standard & Poor’s señaló que “ahora esperamos un crecimiento de sólo 1.5% este año, sujeto a algún riesgo a la baja adicional por las recientes tormentas”.

La calificadora con sede en Nueva York asentó que la fuerte desaceleración del crecimiento económico este año se derivó de una demanda más moderada de las exportaciones mexicanas por parte de Estados Unidos, así como de una caída en el gasto del gobierno después de que el nuevo presidente de México asumiera el cargo a finales de 2012.

Además, agregó, el gobierno reorientó su política de construcción de vivienda, lo que ha perjudicado a este sector.

Sin embargo, la calificadora espera que el crecimiento del país repunte en 2014 como resultado de la mejora en la economía de Estados Unidos, principal socio comercial del país y “suponiendo” que el gobierno avanza en las reformas estructurales exhaustivas para impulsar la inversión.

En el sector externo, favorecería un peso más débil en el corto plazo, ayudando a las exportaciones y a las remesas de los mexicanos que trabajan en el extranjero, que en septiembre rompieron una racha de 12 caídas consecutivas.

Pero este paisaje económico se extiende a toda América Latina que cerrará el 2013 con “un crecimiento sin brillo”, según Standard & Poor’s.

“Durante los últimos dos años, en general hemos bajado nuestra proyección de crecimiento para América Latina a medida que los datos reales han sido menores a lo que esperábamos debido a que la situación mundial se mantuvo débil”, explicó.

La calificadora estimó que el crecimiento promedio se moderará en 2013 en comparación con 2012, para luego mejorar algo en 2014, a medida que la economía de Estados Unidos se recupera. China crece al ritmo actual (frente a otra caída en el crecimiento) y Europa sale de la recesión, aunque con un crecimiento muy bajo.
Pero dentro de este paisaje, hay contrastes.

Mientras el crecimiento de México está sujeto a las reformas estructurales y casi se encuentra en la parálisis, en Brasil aquejan las presiones sociales que “han exacerbado la ya baja confianza del sector privado generada por las decisiones inconsistentes en las políticas”.

Esto se suma a los problemas de competitividad, el desvanecimiento del crecimiento vinculado con el gasto de consumo, y el menor crecimiento de la fuerza laboral.

Sin embargo, las cosas pueden cambiar un poco en el 2014 para la economía sudamericana ya que “el torneo de la Copa Mundial de Fútbol, puede respaldar temporalmente el crecimiento, pero el avance en los proyectos clave de infraestructura será más importante para la percepción, inversión y crecimiento del sector privado en general”.

Por la parte de los flujos de capitales, a América Latina no le ha ido tan mal.

Según el estudio Standard & Poor’s los flujos de inversión extranjera directa (IED) (deuda y capital) registraron máximas récord durante los últimos años.

Para las economías más grandes de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, y Perú), las entradas de capitales sumaron 265 mil millones de dólares en 2012, monto superior respecto de 2010 y 2011 y muy por arriba del nivel de 2007 previo a la crisis. Sin embargo, en el 2012, México captó apenas 12 mil millones; mientras que para este año se prevé más de 35 mil millones de dólares.

La agencia calificadora señaló que a pesar del significativo optimismo en el mercado respecto a las expectativas de reforma en México, los flujos de inversión de cartera del país se desaceleraron significativamente a 13 mil millones de dólares en el primer semestre de 2013 desde 33 mil millones en el mismo periodo de 2012, incluyendo un decrecimiento completo en el segundo trimestre.

Load More