Autoridades de Chihuahua pretenden hundir a chofer de Monster Truck, denuncian

MÉXICO, D.F., (apro).- Alejandro Chapa Medellín, abogado de Francisco Velázquez Samaniego, el conductor de la monster truck que provocó la muerte de nueve personas y lesionó a 80 más en Chihuahua el pasado 5 de octubre, informó que promoverá un amparo ante la justicia federal para que el juicio contra su cliente se desahogue fuera de esa entidad.

Lo anterior, dijo, porque la justicia del estado ha actuado en favor de los organizadores del evento Extremo Aeroshow al omitir en la audiencia pública y ante los medios, pruebas en favor de su cliente que, sostuvo, prácticamente fue obligado a conducir la monster truck que dejó unos 80 heridos.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión el abogado afirmó que los Ministerios Públicos que representan a la fiscalía de Chihuahua omitieron algunas pruebas, como las declaraciones y cláusulas del contrato y el testimonio de un testigo.

“El contrato lo ofrecieron nada más (los MP), dijeron quiénes lo contrataron y quiénes lo firmaron, no manifestaron ni las declaraciones ni las cláusulas lo que era lo medular del asunto”, acusó.

Además, dijo, en la audiencia pública que se realizó y ante los medios, omitieron una testimonial.

“Uno de los testigos manifestó que vio a mi cliente inconsciente en el momento del golpe y ellos (los MP) lo negaron ante la autoridad, en la audiencia pública”, afirmó el abogado quien sólo identificó a loa ministerios públicos por su apellido, “el coordinador Rangel y el licenciado Carvajal”.

“Dijeron que no hay ninguna testimonial de eso, violándose, si no me equivoco, el artículo 109 del Código de Procedimientos Penales de Chihuahua, (sobre) el principio de objetividad  y lealtad”, acusó.

El abogado afirmó que la testimonial a la que se refiera la vio él mismo en autos, en la carpeta de investigación del caso, y por ello –dijo—es que recurrirá a la justicia federal  a las instancias correspondientes “para hacer ver eso, para que sean castigados”, los MP que omitieron esos dos datos.

“Además del contrato omitieron las declaraciones y cláusulas nomás mencionan que se firmó. De alguna manera están protegiendo a los contratantes a los organizadores del show”, Demolition Show, subrayó.

El contrato fue firmado la Presidencia Municipal, a cargo de Luis Felipe Valdez Cavazos, y el organizador del evento, Eliot Castillo Hernández.

“El contrato de la empresa con el municipio señala que la empresa se hace responsable”, afirmó el abogado.

Chapa Medellín, no desestimó que su cliente tenga alguna responsabilidad en el incidente pero afirmó que tanto el Ayuntamiento como organizador, y Eliot Catillo Hernández como el prestador del servicio, también son responsables porque ambos eligieron el lugar donde se realizaría el espectáculo y debían verificar las condiciones de seguridad en la arena que, afirmó, no eran óptimas.

Para dar una idea del protocolo de seguridad que se llevó a cabo para el evento, refirió que las vallas que se instalaron medían 1.30 metros y las llantas de monster truck miden 1.80 metros.

Peor aún, dijo, en el espacio donde se suscitó el accidente, no había valla alguna.

Según el defensor, su cliente fue “obligado” a conducir la camioneta pese a que había afirmado que las condiciones para hacerlo no eran buenas, porque ya le habían pagado.

“La pista no era segura… Él comentó que lo obligaron. Él no podía correr en esas condiciones, pidió que por favor quitaran a la gente de ahí, que no tenía el terreno suficiente (…) Le respondieron ‘a ti ya te pagamos, haz tu trabajo‘”, reveló el abogado.

En total, dijo, a su cliente y los demás pilotos se les pagó 90 mil pesos por el show y en el precio fue incluido el traslado de las camionetas.

Chapa Medellín dijo que su cliente, el piloto Francisco Velázquez Samaniego permanece detenido y sin posibilidad de salir, porque de acuerdo con la ley, al no ser originario de Chihuahua y no existir ni un empleo formal que lo arraigue a la ciudad, debe permanecer tras las rejas.

Además, señaló que en cuestiones de daños, Velázquez Samaniego deberá pagar más de tres millones de pesos, que son alrededor de 280 mil pesos por persona fallecida, más el monto de compensación a los heridos y los daños estructurales.

Al parecer, dijo, el municipio, la asociación y la empresa de Eliot Castillo se pusieron de acuerdo para deslindarse del incidente y culpar de todo al conductor de la monster truck, por lo que insistió en que deben de asumir su parte de responsabilidad.

Comentarios